INDICE

1.¿Somos testigos del comienzo de una revolucion global?

2.La Revolución Tecnológica y el Futuro de la Libertad:El despertar politico global y el nuevo orden mundial:

3. La Revolución Tecnológica y el Futuro de la Libertad:Revolución y represión en estados unidos

4.La Revolución Tecnológica y el Futuro de la Libertad: La nueva eugenesia y el ascenso a la dictadura científico global

CONTENIDO

1.¿Somos testigos del comienzo de una revolucion global?

Por primera vez en la historia humana casi toda la humanidad está políticamente activa, políticamente consciente y políticamente interactiva… El activismo político global resultante está generando un aumento en la búsqueda de dignidad personal, respeto cultural y oportunidades económicas en un mundo dolorosamente marcado por los recuerdos de largos siglos de dominación colonial o imperial extranjera…. El anhelo de dignidad humana en todo el mundo es el desafío fundamental inherente al fenómeno del despertar político global… Ese despertar es socialmente masivo y políticamente radicalizante… El acceso casi universal a la radio, la televisión, y crecientemente, al Internet, está creando una comunidad de percepciones y envidias compartidas que puede ser galvanizada y encausada por las pasiones demagógicas políticas o religiosas. Estas energías trascienden las fronteras soberanas y representan un desafío tanto para los Estados existentes, así como para la jerarquía global existente, sobre la que Estados Unidos aún se posa…Los jóvenes del Tercer Mundo son especialmente inquietos y resentidos. La revolución demográfica que encarnan es también una bomba de tiempo político… Su potencial vanguardia revolucionaria probablemente surgirá de entre las decenas de millones de estudiantes concentrados en la frecuencia intelectualmente dudosa de las instituciones educativas de “tercer nivel” de los países en vías de desarrollo. Dependiendo de la definición del nivel de formación universitaria, hay actualmente en todo el mundo entre 80 y 130 millones de estudiantes “universitarios”. Por lo general procedentes de la inseguridad social de la clase media baja, e inflamados por un sentimiento de indignación social, estos millones de estudiantes revolucionarios-en-potencia, ya están semi-movilizados en grandes congregaciones, conectados por Internet, y pre-posicionados para una repetición en mayor escala de lo ocurrido años antes en la Ciudad de México o en la Plaza de Tiananmen. Su energía física y frustración emocional está a la espera de ser disparada por una causa, una fe, o un odio…

[Las] grandes potencias mundiales, nuevas y viejas, también se enfrentan a una realidad nueva: mientras que la letalidad de su poderío militar es mayor que nunca, su capacidad para imponer control sobre el despertar político de las masas del mundo se encuentra en un mínimo histórico. Para presentarlo sin rodeos: en los tiempos pasados, era más fácil controlar un millón de personas que matar físicamente a un millón de personas; hoy, es infinitamente más fácil matar a un millón de personas que controlar un millón de personas. [1]

– Zbigniew Brzezinski
Ex Consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos
Co-Fundador de la Comisión Trilateral
Miembro de la Junta del Center for Strategic and International Studies

Un levantamiento en Túnez condujo al derrocamiento de la larga dictadura de 23 años del Presidente Ben Alí en el país. Se formo un nuevo gobierno de “transición”, pero las protestas continuaron exigiendo un gobierno completamente nuevo sin vestigios de la tiranía previa. Protestas en Argelia se han desarrollado durante semanas, mientras crece la cólera por los precios de los alimentos, la corrupción y la opresión estatal. Protestas en Jordaniaobligaron al Rey a solicitar que los militares rodearan las ciudades con tanques y establecieran puestos de control. Decenas de miles de manifestantes marcharon en El Cairo, exigiendo el fin de la dictadura de 30 años de Hosni Mubarak. Miles de activistas, líderes de la oposición y estudiantes se manifestaron en la capital de Yemen contra la dictadura corrupta del presidente Saleh, en el poder desde 1978. Saleh, con la ayuda militar estadounidense, ha estado tratando de aplastar un movimiento rebelde en el norte y un masivo movimiento secesionista creciendo en el sur, llamado “Movimiento del Sur”. Protestas en Bolivia contra el encarecimiento de los alimentos forzaron al gobierno populista de Evo Morales a dar marcha atrás en sus planes de recortar los subsidios. [El sur de] Chile reventó en protestas de manifestantes arremetiendo contra los precios de gas. Manifestaciones contra el gobierno estallaron en Albania, resultando en la muerte de varios manifestantes.

Parece como si el mundo estuviese entrando en los comienzos de una nueva era revolucionaria: la era del “Despertar Político Global”. Aunque este “Despertar” se está materializando en diferentes regiones, diferentes naciones y bajo diferentes circunstancias, está siendo fundamentalmente influenciado por las condiciones globales. La dominación global de las grandes potencias occidentales, principalmente Estados Unidos durante los últimos 65 años, y más ampliamente, siglos, está alcanzando un punto de inflexión. Los pueblos del mundo están inquietos, resentidos y furiosos. El cambio, al parecer, está en el aire. Como indican las citas anteriores de Brzezinski, este desarrollo en el escenario global es la amenaza más radical y potencialmente más peligrosa para las estructuras de poder global y el imperio. No es sólo una amenaza para las naciones en las que las protestas se presentan o buscan un cambio; también en mayor medida, son una amenaza para las potencias imperiales occidentales, las instituciones internacionales, corporaciones y bancos multinacionales que sostienen, apoyan y se benefician de estos regímenes opresivos en todo el mundo. Por lo tanto, Estados Unidos y Occidente se enfrentan a un reto estratégico monumental: ¿Qué se puede hacer para detener el Despertar Político Global? Zbigniew Brzezinski es uno de los principales arquitectos de la política exterior de Estados Unidos, y posiblemente uno de los pioneros intelectuales del sistema de la globalización. Por lo tanto, sus advertencias sobre el “Despertar Político Global” van en directa referencia a su carácter de amenaza a la jerarquía global imperante. Por lo tanto, tenemos que ver al ‘Despertar’ como la mayor esperanza para la humanidad. Ciertamente, habrá muchas fallas, problemas y regresiones, pero el ‘Despertar’ ya ha comenzado, se está desarrollando, y no puede ser tan fácilmente cooptado o controlado como muchos podrían suponer.

La acción refleja de los poderes imperiales es sustentar y apoyar a regímenes opresivos, como también el potencial de organizar una desestabilización a través de operaciones encubiertas o guerra abierta (como se está haciendo en Yemen). La alternativa es desarrollar una estrategia de “democratización” donde las ONG, y agencias ayuda y organizaciones de la sociedad civil occidentales establezcan fuertes contactos y relaciones con la sociedad civil nacional en estas regiones y naciones. El objetivo de esta estrategia consiste en organizar, financiar y ayudar a dirigir la sociedad civil nacional para producir un sistema democrático, hecho a la imagen de Occidente, y por tanto, mantener la continuidad de la jerarquía internacional. Esencialmente, el proyecto de “democratización” implica la creación del constructo visible de un Estado democrático (elecciones pluripartidistas, sociedad civil activa, medios de comunicación “independientes”, etc.) y sin embargo, mantener la continuidad de la subordinación al Banco Mundial, el FMI, corporaciones multinacionales y potencias occidentales.

Parece que estas dos estrategias están siendo al mismo tiempo impuestas en el mundo árabe: el desarrollo de la represión y el apoyo a los estados, y la construcción de vínculos con organizaciones de la sociedad civil. El problema para Occidente, sin embargo, es que no han tenido la capacidad de establecer aún vínculos fuertes y dependientes con grupos de la sociedad civil en gran parte de la región; irónicamente, los regímenes opresores que eran y son apoyados son sin sorpresa, resistentes a tales medidas. En este sentido, no debemos desestimar las protestas y levantamientos como instigados por Occidente; surgieron de forma orgánica, y Occidente intentó posteriormente cooptar y controlar a los movimientos emergentes.

La Primera Parte de este ensayo se centra en el surgimiento de estos movimientos de protesta y rebelión, ubicándolos en el contexto del Despertar Político Global. La Segunda Parte examinará la estrategia del “imperialismo democrático” de Occidente como un método de cooptación del ‘Despertar’ y la instalación de gobiernos “amigos”.

La Chispa de Túnez

Un cable diplomático de julio 2009 de la Embajada de Estados Unidos en Túnez informó que “muchos tunecinos se sienten frustrados por la falta de libertad política y enojados por la corrupción de la Familia Presidencial, el desempleo elevado y las desigualdades regionales. El extremismo es una amenaza permanente”, y “los riesgos para la estabilidad a largo plazo del régimen están aumentando.” [2]

El viernes 14 de enero de 2011, terminó la larga dictadura de 23 años del presidente tunecino Ben Alí, apoyada por Estados Unidos. Durante varias semanas previas, el pueblo tunecino se había levantado en señal de protesta contra el encarecimiento de los alimentos, alimentados por una inmenso y creciente descontento con la represión política, e impulsados por cables WikiLeaks que confirmaron la percepción popular de Túnez de la seria corrupción de la familia gobernante. La chispa, al parecer, se encendió cuando un joven desempleado de 26 de edad se prendió fuego como forma de protesta el 17 de diciembre.

Con la ola de protestas desatada por la muerte del joven de 26 que se inmoló el 17 de diciembre, el gobierno de Túnez respondió reprimiendo a los manifestantes. Las estimaciones varían, pero alrededor de 100 personas murieron en los enfrentamientos. La mitad de los 10 millones habitantes de Túnez son personas bajo la edad de 25 años, lo que significa que nunca habían conocido una vida en Túnez sin vivirla bajo ese único dictador. Desde la independencia del imperio francés en 1956, Túnez ha tenido sólo dos dirigentes: Habib Burguiba y Ben Alí [3] El pueblo tunecino se levantaba contra muchas cosas: una dictadura opresiva que empleaba una extensa censura de información e Internet, el alza de precios en los alimentos y la inflación, una familia de gobernantes corruptos, la falta de empleos para los jóvenes educados, y un sentimiento y experiencia general de explotación, sometimiento y falta de respeto por la dignidad humana.

Tras el derrocamiento de Ben Alí, el Primer Ministro Mohamed Ghannouchi asumió el poder presidencial y declaró un “gobierno de transición”. Sin embargo, esto sólo estimuló más protestas para exigir su renuncia y la renuncia de todo el gobierno. Es significativo que el movimiento sindical tuviera un papel impulsor muy importante en las protestas, con un sindicato de abogados especialmente activo durante las primeras protestas [4].

Las redes sociales e Internet jugaron un rol importante en la movilización de personas dentro de Túnez para el levantamiento, pero la renuncia de Ben Alí fue finalmente el resultado de las protestas y la acción directa. Así que referirse a Túnez como una “Revolución Twitter”, es inexacto.

Twitter, Wikileaks, Facebook, Youtube, foros y blogs tenían un papel que desempeñar. Reflejan la capacidad de “transformar colectivamente el entorno de información árabe y destruir la capacidad de los regímenes autoritarios de controlar el flujo de información, imágenes, ideas y opiniones.” [5]

También debemos tener en cuenta que los medios de comunicación social no sólo se han convertido en una importante fuente de movilización en el activismo y la información a nivel de base, pues también se han convertido en un medio eficaz para que gobiernos y diversos elementos de poder para traten de manipular el flujo de información. Aquello fue evidente en las protestas en Irán de 2009, donde los medios de comunicación social se convirtieron en una importante vía a través del cual las naciones occidentales fueron capaces de avanzar en su estrategia de apoyo a la llamada “Revolución Verde” para desestabilizar al gobierno iraní. Por lo tanto, los medios de comunicación social han presentado una nueva forma de poder, ni negro ni blanco, que puede utilizarse para avanzar el proceso del ‘Despertar’ o controlar su dirección.

Considerando que Estados Unidos denunció públicamente a Irán por el bloqueo (o el intento de bloquear) los medios de comunicación social en el verano de 2009, durante la primera de las varias semanas de protestas de Túnez (que eran en mayor medida ignoradas por los medios de comunicación occidentales), Estados Unidos y Occidente guardaron silencio acerca de la censura. [6] Cabe señalar a este respecto, que la Fundación Freedom House, con base en Estados Unidos, estuvo involucrada en la promoción y la formación de Facebook, Twitter y Blogs en el Medio Oriente y Norte de África (Ver también: Freedom House)

Steven Cook, escribiendo para el think tank de la elite estadounidense, el Council on Foreign Relations, se refirió a la falta de atención que se le dio a las protestas de Túnez en las primeras semanas de resistencia antes de la dimisión de Ben Alí. Explicó que aunque muchos suponen que los regímenes árabes de “hombres fuertes” simplemente se mantendrían en el poder como siempre lo han hecho, aquello podría estar equivocado. Afirmó que, “puede que no sean los últimos días de Ben Alí o Mubarak o cualquier otro hombre fuerte del Medio Oriente, pero es evidente que algo pasa en la región”. Sin embargo, fue el fin de Ben Alí, y de hecho, “es evidente que algo pasa en la región.” [7]

El Presidente Sarkozy de Francia incluso ha tenido que admitir que “había subestimado la ira del pueblo tunecino y el movimiento de protesta que derrocó al presidente Zine al-Abidine Ben Alí.” Durante las primeras semanas de protestas en Túnez, varios funcionarios del gobierno francés apoyaron públicamente a la dictadura, con el Ministro de Relaciones Exteriores señalando que Francia prestaría su “experticia” policial para ayudar a Ben Alí en el mantenimiento del orden [8].

Días antes de la expulsión de Ben Alí, Hillary Clinton, concedió una entrevista en la que explicó cómo Estados Unidos estaba preocupado “por los disturbios y la inestabilidad”, y que “no estamos tomando partido, pero estamos diciendo que esperamos que se alcance una solución pacífica. Y espero que el Gobierno de Túnez pueda lograrlo”. Clinton también se lamentó: “Uno de mis mayores preocupaciones en esta región son los numerosos jóvenes sin oportunidades económicas en sus países de origen.” [9] Su referencia, por supuesto, no es impulsada por alguna consideración humanitaria, sino más bien por consideraciones inherentemente imperiales: simplemente es más difícil controlar una región del mundo con brotes de activismo, levantamientos y revolución.

La Chispa enciende una Llamarada

Túnez ha elevado la bandera para que los pueblos de todo el mundo árabe exijan justicia, democracia, rendición de cuentas, estabilidad económica y libertad. Mientas las protestas de Túnez estaban en pleno apogeo, Argelia estaba experimentando protestas masivas, impulsadas en mayor medida como resultado de los precios de los alimentos, pero también como reacción a muchas de las preocupaciones de los manifestantes de Túnez, tales como responsabilidad democrática, corrupción y libertad. Un ex diplomático argelino declaró a Al-Jazeera a principios de enero que, “Es una revuelta, y, probablemente, una revolución, de un pueblo oprimido que, desde hace 50 años, espera para una vivienda, un empleo y una vida digna y decorosa en un país muy rico.” [10]

A mediados de enero, estallaron protestas similares en Jordania, donde miles de personas salieron a las calles para protestar contra el encarecimiento de los alimentos y el desempleo, coreando consignas contra el gobierno. El Rey de Jordania, Abdulá II, “creó un grupo de trabajo especial en su palacio, que incluía funcionarios militares y de inteligencia para tratar de evitar que los disturbios escalasen más”, con tanques rodeando las grandes ciudades, con barreras y puntos de control establecidos. [11]

En Yemen, el país más pobre del mundo árabe, envuelto en una guerra con patrocinio estadounidense contra su propio pueblo, gobernado por un dictador que ha estado en el poder desde 1978, miles de personas protestaron contra el gobierno, exigiendo la caída del dictador, Alí Abdulá Saleh. En la ciudad capital de Saná, miles de estudiantes, activistas y grupos de oposición corearon consignas como “Sal, Sal, Alí. Únete a tu amigo Ben Alí.” [12] Yemen ha experimentado muchas turbulencias en los últimos años, con un movimiento rebelde luchando en el Norte contra el gobierno, formado en 2004, así como un masivo movimiento secesionista en el sur, llamado “Movimiento del Sur, luchando por la liberación desde el año 2007. Como explicó el Financial Times:

Muchos observadores consideran a la ira y el sentimiento secesionista brotando en el sur de Yemen, como una amenaza mayor para la estabilidad del país que su mejor publicitada lucha contra al-Qaeda, y la deteriorada economía empeora las tensiones.

El desempleo, especialmente entre los jóvenes, se está disparando. Incluso la oficina de estadísticas del gobierno de Adén lo calcula en casi el 40 por ciento entre los hombres de 20 a 24 [13].

El 21 de enero, decenas de miles de manifestantes salieron a las calles en Albania, movilizados por la oposición socialista, terminando en enfrentamientos violentos entre la policía y los manifestantes, que condujeron a la muerte de tres manifestantes. Ha habido protestas esporádicas en Albania desde la muy controvertida elección de 2009, pero adquirieron nuevos niveles inspirados por Túnez [14].

El Viceprimer Ministro israelí, Silvan Shalom, destacó su preocupación por los sentimientos revolucionarios en el mundo árabe, diciendo que, “me temo que ahora estamos ante una etapa nueva y muy crítica en el mundo árabe.” Teme que Túnez “siente un precedente que podría repetirse en otros países, posiblemente afectando directamente la estabilidad de nuestro sistema”. [15] El liderazgo israelí le teme a la democracia en el mundo árabe, ya que poseen una alianza de seguridad con las naciones árabes más importantes, que, junto con el propio Israel, son estados subsidiarios de Estados Unidos en la región. Israel mantiene civiles – sino tranquilas – relaciones con monarcas y dictadores árabes. Mientras los estados árabes públicamente critican a Israel, a puerta cerrada se ven obligados a aceptar en silencio el militarismo y el belicismo de Israel, para no plantarse contra la superpotencia, Estados Unidos. Sin embargo, la opinión pública en el mundo árabe es extremadamente anti-israelí, anti-estadounidense y pro-iraní.

En julio de 2010, fueron liberados los resultados de una importante encuesta internacional respecto a la opinión pública en el mundo árabe, sondando a Egipto, Arabia Saudita, Marruecos, Jordania, el Líbano y los Emiratos Árabes Unidos. Entre algunos de los resultados destacables: mientras que Obama fue bien recibido al entrar a la Presidencia, con 51% expresando su optimismo acerca de la política estadounidense en la región en la primavera de 2009, para el verano de 2010, el 16% estaban expresando optimismo. En 2009, el 29% de los encuestados dijo que un Irán con armas nucleares sería positivo para la región. En 2010, se disparó a un 57%, lo que refleja una postura muy diferente a la de sus gobiernos [16]

Mientras Estados Unidos, Israel y los líderes de las naciones árabes afirman que Irán es la mayor amenaza a la paz y la estabilidad en el Medio Oriente, el pueblo árabe no está de acuerdo. En una pregunta abierta preguntando cuáles países constituyen la mayor amenaza a la región, el 88% respondió Israel, el 77% Estados Unidos, y un 10% Irán [17].

En la cumbre económica árabe poco después de la salida de Ben Alí en Túnez, quien por primera vez estuvo ausente de las reuniones, el levantamiento de Túnez había densificado los aires. El Líder de la Liga Árabe, Amir Moussa, dijo en su discurso de apertura en la cumbre, “La revolución de Túnez no está lejos de nosotros” y que “los ciudadanos árabes entraron en un estado de ira y frustración sin precedentes”, señalando que “el alma árabe se rompe por la pobreza, el desempleo y la recesión general”. La importancia de esta “amenaza” a los líderes árabes no puede ser subestimada. De los aproximadamente 352 millones de árabes, 190 millones son menores de 24 años, con casi tres cuartas partes de ellos desempleados. A menudo, “la educación que estos jóvenes reciben no les hace ningún bien, porque no hay trabajos en los campos para los que se prepararon.” [18]

Apareció incluso un artículo en el periódico intelectual israelí, Ha’aretz, postulando que, “Israel puede estar en vísperas de la revolución”. Desarrollando, el autor escribió lo siguiente:

Las organizaciones de la sociedad civil israelí han acumulado un poder considerable en los últimos años, no sólo las organizaciones así llamadas de izquierda, sino las que tratan con asuntos como la pobreza, los derechos de los trabajadores y la violencia contra las mujeres y los niños. Todos ellas fueron creadas con el fin de llenar el vacío dejado por el Estado, que por su parte fue muy feliz de continuar alejándose de los problemas que alguien más tenía allí para encargarse. El abandono es tan grande que el tercer sector de Israel – las organizaciones no gubernamentales, organizaciones benéficas y organizaciones de voluntarios – se encuentra entre las más grandes del mundo. Como tales, tienen un poco de poder [19].

Ahora, el Knesset israelí y el gabinete quieren que el poder de nuevo, sin embargo, el autor plantea que “han optado por ignorar las razones por las que estos grupos se volvieron poderosos”, a saber:

La fuente de su poder es el vacío y las políticas criminales de los gobiernos de Israel en los últimos 40 años. La fuente de su poder es un gobierno que se desentiende de su deber de atender a todos sus ciudadanos y poner fin a la ocupación, y un Knesset que apoya al gobierno en vez de ponerlo en su lugar [20].

El Knesset israelí abrió investigaciones sobre la financiación de las organizaciones israelíes de derechos humanos en una maniobra política contra ellas. Sin embargo, como un explicara un artículo de un profesor israelí en Ha’aretz, estos grupos en realidad – inadvertidamente – desempeñan un papel en “consolidar la ocupación.” Como explicó el profesor:

Incluso si la intención de los grupos de izquierda es garantizar la defensa de los derechos palestinos, sin embargo, el resultado involuntario de su actividad es el mantenimiento de la ocupación. Moderar y contener la actividad del ejército le da una fachada más humana y legal. La reducción de la presión de las organizaciones internacionales, junto a moderar el potencial de resistencia de la población palestina, permiten al ejército seguir manteniendo este modelo de control durante un período prolongado de tiempo [21].

Así, si el Parlamento israelí logra deshacerse de estas organizaciones no gubernamentales de gran alcance, sembrarán las semillas para que la válvula de presión de los territorios ocupados sea eliminada. El potencial para masivas protestas internas dentro de Israel desde la izquierda, así como la posibilidad de otra Intifada – levantamiento – en los territorios ocupados, parece aumentar dramáticamente. Israel y Occidente han expresado el gran desagrado que tienen por la democracia en la región. Cuando Gaza celebró una elección democrática en 2006 y eligieron a Hamas, que era visto como la “mala” elección por parte de Israel y Estados Unidos, Israel impuso un despiadado bloqueo de Gaza. Richard Falk, la ex Alto Comisionado de Naciones Unidas para la Comisión Investigadora de Derechos Humanos en los Territorios Palestinos, escribió un artículo de Al Jazeera donde explicó que el bloqueo:

restringe ilegalmente a niveles de subsistencia, o por debajo, el flujo de alimentos, medicinas y combustible. Este bloqueo continúa hasta nuestros días, dejando a toda la población de Gaza encerrada en la prisión más grande del mundo al aire libre, y víctima de una de las formas más crueles de la ocupación beligerante en la historia de la guerra [22].

La situación en los territorios ocupados se hace cada vez más tensa con la reciente filtración de los “Documentos de Palestina”, que constatan dos décadas de acuerdos secretos palestino-israelíes, revelando la débil posición de negociación de la Autoridad Palestina. Los documentos dan cuenta fundamentalmente de las concesiones más importantes que la Autoridad Palestina estaba dispuesta a hacer “respecto a cuestiones del derecho de retorno de los refugiados palestinos, concesiones territoriales, y el reconocimiento de Israel.” Entre las filtraciones, los negociadores palestinos en acordaron en secreto conceder casi todo Jerusalén Este a Israel. Por otra parte, el presidente palestino, Mahmoud Abbas (favorecido por Israel y Estados Unidos por sobre Hamas), fue informado personalmente por un funcionario israelí de alto rango la noche antes de la Operación Plomo Fundido, el asalto israelí a Gaza entre diciembre de 2008 y enero de 2009, que provocó la muerte de más de 1.000 palestinos: “Funcionarios israelíes y palestinos presuntamente discutieron asesinatos selectivos de activistas de Hamas y la Yihad Islámica en Gaza” [23]

Hamas posteriormente ha llamado a los refugiados palestinos a protestar por las concesiones con respecto al “derecho de retorno” de los refugiados, de los cuales los negociadores accedieron a permitir que sólo 100.000 de los 5.000.000 de regresaran a Israel. [24] Un ex embajador estadounidense en Israel y Egipto lamentó que, “La preocupación es que esto podría causar más problemas al avanzar hacia adelante.” [25] Sin embargo, al tiempo que posiblemente prevengan que el “proceso de paz” avance hacia adelante, lo que revelan los documentos es que el “proceso de paz” en sí es una broma. El poder de la Autoridad Palestina se deriva del poder que Israel le permite tener, y estaba basado en un método de tratar con una élite palestina interna, por lo tanto, haciendo lo que todos los poderes coloniales han hecho. Los documentos, posteriormente, ponen de manifiesto cómo la así llamada “Autoridad” Palestina en realidad no discute o trabaja por los intereses del pueblo palestino. Y mientras esto sin duda va a separar a la Autoridad Palestina de Hamas, estos ya estaban profundamente divididos. Ciertamente, esto plantea problemas para el “proceso de paz,” pero eso suponiendo que en primer lugar se trata de un proceso “pacífico”.

¿Egipto al borde de la Revolución?

Los disturbios incluso se han extendido a Egipto, zona de juegos personal del dictador apoyado y armado por Estados Unidos, Hosni Mubarak, en el poder desde 1981. Egipto es el principal aliado de Estados Unidos en el norte de África, y ha sido durante siglos una de las joyas imperiales más importantes primero para los otomanos, a continuación, los británicos, y más tarde para los estadounidenses. Con una población de 80 millones, 60% de los cuales son menores de 30 años, que representan el 90% de los desempleados de Egipto, las condiciones en Egipto están maduras para una repetición de lo sucedido en Túnez [26].

El 25 de enero de 2011, Egipto experimentó su “día de la ira”, en el que decenas de miles de manifestantes salieron a las calles para protestar contra el encarecimiento de los alimentos, la corrupción y la opresión de vivir bajo una dictadura de 30 años. Las manifestaciones fueron organizadas a través del uso de medios sociales como Twitter y Facebook. Cuando comenzaron las protestas, el gobierno cerró el acceso a estos sitios de medios sociales, así como el gobierno de Túnez hizo en los primeros días de las protestas que llevaron al colapso de la dictadura. Como un comentarista escribió en The Guardian:

Egipto no es Túnez. Es mucho más grande. Ochenta millones de personas, en comparación con 10 millones. Geográfica, política y estratégicamente, está en una liga diferente – líder natural y nación más populosa del mundo árabe. Pero muchas de las quejas en la calle son las mismas. Túnez y El Cairo sólo se diferencian en el tamaño. Si estalla Egipto, la explosión será mucho más grande, también. [27]

En Egipto, “una coalición ad hoc de estudiantes, jóvenes desempleados, trabajadores de la industria, intelectuales, aficionados al fútbol y las mujeres, vinculado por los medios sociales como Twitter y Facebook, incitaron una serie de rápidas y maleables demostraciones en más de media docena de ciudades de Egipto”. La policía respondió con violencia y tres manifestantes fueron asesinados. Con decenas de miles de manifestantes a las calles, Egipto vio las mayores protestas en las últimas décadas, sino de todo el reinado de 30 años del presidente Mubarak. ¿Está Egipto al borde de la revolución? Parece demasiado pronto para decirlo. Egipto, hay que recordar, es el segundo receptor más importante de ayuda militar estadounidense en el mundo (después de Israel), y por lo tanto, su aparato estatal, policial y militar es mucho más avanzado y seguro que el de Túnez. Es evidente, sin embargo, que algo se agita. Como señaló Hillary Clinton en la noche de las protestas, “Nuestra evaluación es que el gobierno egipcio es estable y está buscando maneras de responder a las necesidades e intereses legítimos de los egipcios.” [28] En otras palabras: “Continuamos apoyando la tiranía y la dictadura por sobre la democracia y la liberación”. Entonces, ¿Qué hay de nuevo?

Según algunas estimaciones, unos 50.000 manifestantes se congregaron en El Cairo, Alejandría, Suez y otras ciudades egipcias [29] Las protestas se encontraron con la brutalidad habitual: manifestantes golpeados, disparos de gases lacrimógenos y lanza-aguas para intentar dispersar a los manifestantes. Mientras imágenes y videos comenzaron a aparecer fuera de Egipto, “imágenes de televisión mostraron a los manifestantes persiguiendo a la policía por las calles laterales. Un manifestante se subió a un camión de bomberos y se les lanzó encima.” [30] A última hora de la noche de las protestas, rumores e informes sin confirmar se estaban extendiendo respecto a que la primera dama de Egipto, Suzanne Mubarak, puede haber huido de Egipto a Londres, siguiendo inmediatamente los rumores de que el hijo de Mubarak, y presunto sucesor, también había huido a Londres [31].

¿Vamos hacia una Revolución Global?

Durante la primera fase de la crisis económica global en diciembre de 2008, el FMI advirtió a los gobiernos de la perspectiva de “violentos disturbios en las calles.” El director del FMI advirtió que “protestas violentas podrían estallar en países en todo el mundo si el sistema financiero no es reestructurado para beneficiar a todos y no a una pequeña élite.”[32]

En enero de 2009, el por entonces jefe de inteligencia de Obama, Dennis Blair, director de Inteligencia Nacional, dijo al Comité de Inteligencia del Senado que la mayor amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos no era el terrorismo, sino la crisis económica:

Me gustaría comenzar con la crisis económica mundial, debido a que ya se perfila como la más grave en décadas, sino en siglos… Las crisis económicas aumentan el riesgo de inestabilidad del régimen que se pone en peligro si se prolongan por un período de uno a dos años… Y la inestabilidad puede aflojar las frágiles salvaguardas de muchos países en desarrollo en materia de orden, lo que puede esparcirse de forma peligrosa en la comunidad internacional [33].

En 2007, fue liberado un informe del Ministerio de Defensa británico que evalúa las tendencias mundiales durante los próximos 30 años. En la evaluación de la “Desigualdad Global”, el informe señala que, en los próximos 30 años:

[L]a brecha entre ricos y pobres va a aumentar y la pobreza absoluta seguirá siendo un problema global… Las disparidades en riquezas y oportunidades por lo tanto, serán cada vez más evidentes, con malestares y resentimientos asociados, incluso entre el creciente número de personas que probablemente sean materialmente más prósperas que sus padres y abuelos. La pobreza absoluta y las desventajas comparativas inflama la percepción de injusticia entre aquellos cuyas expectativas no se cumplen, incrementan la tensión y la inestabilidad, tanto dentro como entre las sociedades y resulta en expresiones de violencia tales como el desorden, la delincuencia, el terrorismo y la insurgencia. También puede dar lugar al resurgimiento de ideologías no solamente anti-capitalistas, sino que posiblemente vinculadas a lo religioso, movimientos anarquistas o nihilistas, pero también el populismo y el resurgimiento del marxismo [34].

Además, el informe advirtió de los peligros a los poderes establecidos, de una revolución brotando del descontento de la clase media:

La clase media podría convertirse en una clase revolucionaria, tomando el papel previsto por Marx para el proletariado. La globalización de los mercados de trabajo y la reducción los niveles de bienestar y empleo nacional podrían reducir el apego de los pueblos a los estados particulares. La creciente brecha entre ellos y un pequeño número de individuos súper ricos altamente visible podría alimentar el desencanto con la meritocracia, mientras que el crecimiento urbano de sub-clases podría constituir una amenaza creciente al orden social y a la estabilidad, mientras la carga de la deuda adquirida y la insuficiencia de las pensiones empiezan a golpear.Enfrentada a estos desafíos hermanos, la clase media mundial podría unirse, usando el acceso a sus conocimientos, recursos y habilidades para dar forma a los procesos transnacionales bajo su propio interés de clase [35].

Ahora hemos llegado al punto en que la crisis económica global ha continuado más allá de la marca de dos años. Las repercusiones sociales se están empezando a sentir – a nivel global – así como los resultados de la crisis y las respuestas coordinadas a la misma. Puesto que la crisis económica global golpeó al “Tercer Mundo” más duramente, las ramificaciones sociales y políticas se sentirán allí primero. En el contexto de las actuales alzas récord en el costo de los alimentos, los disturbios por alimentos se extenderán por todo el mundo como lo hicieron en 2007 y 2008, justo antes del estallido de la crisis económica. Esta vez, sin embargo, las cosas están mucho peor económicamente, mucho más desesperadas socialmente, y mucho más represivas políticamente.

Este creciente descontento se extenderá desde el mundo en desarrollo a la comodidad de nuestros hogares en Occidente. Cuando se manifieste cabalmente que la economía no se encuentra en “recuperación”, sino más bien en depresión, y cuando nuestros gobiernos en Occidente continúen el camino de retirar su fachada democrática y continúen desmantelando derechos y libertades, aumentando la vigilancia y el “control”, mientras impulsan una política exterior cada vez más militarista y belicista en todo el mundo (sobre todo en un esfuerzo por sofocar o aplastar el despertar global que se vive en todo el mundo), es que Occidente se dará cuenta que “Todos somos tunecinos”.

En 1967, Martin Luther King Jr., dijo en su famoso discurso “Más Allá de Vietnam”:

Estoy convencido de que si nosotros estamos del lado correcto de la revolución mundial, nosotros, como nación debemos pasar por una revolución radical de valores. Rápidamente se debe comenzar el cambio desde una sociedad orientada a objetos a una sociedad orientada a las personas. Cuando las máquinas y las computadoras, el afán de lucro y los derechos de propiedad son considerados más importantes que las personas, los trillizos gigantescos del racismo, el materialismo y el militarismo son incapaces de ser conquistados. [36]

Esta fue la Primera Parte de “El Norte de África y el Despertar Político Global”, centrado en la aparición de los movimientos de protesta, fundamentalmente en el norte de África y el mundo árabe, pero situándolo en el contexto de un “Despertar Global más amplio”. La Segunda Parte se enfocará en la reacción de Occidente ante el ‘Despertar’ de esta región, a saber, la doble estrategia de apoyar a regímenes opresores, mientras promueven la “democratización” en un nuevo gran proyecto de “imperialismo democrático”.

Andrew Gavin Marshall es investigador asociado de Centre for Research on Globalization(CRG). Es coeditor, con Michel Chossudovsky, del reciente libro “La Crisis Económica Global: La Gran Depresión del Siglo XXI“, disponible en Globalresearch.ca. Está actualmente preparando un libro sobre el “Gobierno Global”.

Original en: Global Research
___________________________________________________________

2.El despertar politico global y el nuevo orden mundial:La Revolución Tecnológica y el Futuro de la Libertad


Existe un desarrollo nuevo y único en la historia de la humanidad que está teniendo lugar en todo el mundo; no tiene precedentes en alcance y volumen, y también es la mayor amenaza para todas las estructuras de poder global: el “despertar político global”. El término fue acuñado por Zbigniew Brzezinski, y se refiere al hecho de que, como señaló Brzezinski:

Por primera vez en la historia de casi toda la humanidad está políticamente activa, políticamente consciente y políticamente interactiva. El activismo global está generando un aumento en la búsqueda de respeto cultural y oportunidades económicas en un mundo marcado por los recuerdos de la dominación colonial o imperial. [1]

Es, en esencia, este masivo “despertar político global” , presenta los más serios y mayores desafíos para los poderes organizados de la globalización y la economía política global: Estados-Nacionales, corporaciones y bancos multinacionales, bancos centrales, organizaciones internacionales, militares, de inteligencia, medios de comunicación e instituciones académicas. La clase capitalista transnacional (CCT), o ‘ Superclase ‘ como la describe David Rothkopf, se ha globalizado como nunca antes. Por primera vez en la historia, tenemos una élite verdaderamente global y fuertemente cohesionada. Como las elites han globalizado su poder, tratando de construir un “nuevo orden mundial” de gobernanza global y en última instancia, de gobierno global, han globalizado simultáneamente a las poblaciones.

La ‘Revolución Tecnológica’ (o ‘revolución tecnotrónica’, como la denominó Brzezinski en 1970) consta de dos grandes acontecimientos geopolíticos. El primero es que a medida que avanza la tecnología, los sistemas de comunicación de masas progresan rápidamente, y la gente del mundo es capaz de participar de la comunicación instantánea entre sí y acceder a información de todo el mundo. En ello, se encuentra el potencial – y en última instancia, una fuente central – de un masivo despertar político global. Al mismo tiempo, la revolución tecnológica ha permitido a las élites redirigir y controlar la sociedad en formas nunca antes imaginadas, culminando finalmente en una dictadura científica global, de la que muchos han advertido desde las primeras décadas del siglo XX. El potencial para el control de las masas nunca ha sido tan grande, mientras la ciencia libera el poder de la genética, la biometría, la vigilancia, y nuevas formas de eugenesia moderna, aplicadas por una élite científica equipada con sistemas de control psicosocial (el uso de la psicología en el control de las masas).

¿Qué es el “Despertar Político Global”?

Para responder a esta pregunta, es mejor dejar que Zbigniew Brzezinski hable por sí mismo, puesto que es su terminología. En 2009, Zbigniew Brzezinski publicó un artículo basado en un discurso pronunciado ante el Chatham House ubicado en Londres, en su revista académica, International Affairs. Chatham House, anteriormente el Instituto Real de Relaciones Internacionales, es el equivalente británico al Council on Foreign Relations estadounidense, los que fueron fundados en 1921 como “Institutos Hermanos” para coordinar la política exterior anglo-estadounidense. Su artículo, “Grandes retos de política exterior para el próximo Presidente estadounidense” analiza acertadamente los retos geopolíticos de la Administración Obama en la conducción del Estado hegemónico global en esta coyuntura crítica. Brzezinski se refiere al “despertar político global” como “un acontecimiento verdaderamente transformador de la escena mundial”, ya que:

Por primera vez en la historia humana casi toda la humanidad está políticamente activa, políticamente consciente y políticamente interactiva. Quedan sólo unos cuantos focos de la humanidad en los rincones más remotos del mundo que no están políticamente alertas y comprometidos con la inestabilidad y agitación política, que está tan extendida en la actualidad por todo el mundo. El activismo político global resultante está generando un aumento en la búsqueda de dignidad personal, respeto cultural y oportunidades económicas en un mundo dolorosamente marcado por los recuerdos de largos siglos de dominación colonial o imperial extranjera. [2]

Brzezinski postula que el “despertar político global” es uno de los acontecimientos más dramáticos y significativos que hayan ocurrido alguna vez en la geopolítica, y “se manifiesta en formas radicalmente diferentes desde Irak a Indonesia, desde Bolivia hasta el Tíbet”. Como explicara The Economist, “Aunque Estados Unidos se ha centrado en su noción de lo que la gente quiere (democracia y riqueza creada por el libre comercio y los mercados abiertos), Brzezinski apunta a una dirección diferente: se trata de dignidad”. Además, sostiene Brzezinski, “El anhelo de dignidad humana en todo el mundo es el desafío fundamental inherente al fenómeno del despertar político global.” [3]

En 2005, Brzezinski escribió un ensayo para The American Interest titulado “El Dilema del Último Soberano”, en el que explica el panorama geopolítico en que se encuentran Estados Unidos y el mundo. Escribió que, “Para la mayoría de los estados, la soberanía ya no pasa de ser una ficción legal”, y evalúa críticamente los objetivos de política exterior y la retórica de la Administración Bush. Brzezinski ha sido un ferviente crítico de la “guerra contra el terrorismo” y la retórica que le es inherente, a saber, la de la demonización del Islam y los musulmanes, que constituyen una de las poblaciones de más rápido crecimiento y la religión de más rápido crecimiento en el mundo. Brzezinski teme los efectos negativos aparejados que esto podría tener sobre la política exterior estadounidense y los objetivos y aspiraciones del poder mundial. Él escribió:

Estados Unidos necesita enfrentar de lleno una nueva realidad global de importancia central: que la población mundial está experimentando un despertar político sin precedentes en alcance e intensidad, por lo que la política del populismo está transformando la política del poder. La necesidad de responder a ese fenómeno masivo representa el dilema histórico del único soberano estadounidense: ¿Cuál debe ser la definición central del papel global de Estados Unidos? [4]

Brzezinski explica que la formulación de una política exterior basada desde un solo evento – los ataques terroristas del 11 de Septiembre – ha legitimado tanto medidas ilegales (torturas, suspensión del hábeas corpus, etc.), mientras ha puesto en marcha y pacificado a los ciudadanos con la aceptación de la “guerra global contra el terrorismo”, una guerra sin fin. La retórica y las emociones fundamentales de esta política exterior global han creado una ola de patriotismo y sentimientos de redención y venganza. Por lo tanto, explica Brzezinski:

No ha sido necesario ser más precisos en cuanto a quiénes en realidad fueron los terroristas, de dónde venían, ni qué motivos históricos, pasiones religiosas o reivindicaciones políticas habían centrado su odio contra Estados Unidos. El terrorismo sustituye a las armas nucleares soviéticas como la principal amenaza, y los terroristas (potencialmente omnipresentes y, en general identificados como musulmanes), sustituyeron a los comunistas como la amenaza omnipresente. [5]

Brzezinski explica que esta política exterior, que ha empeorado el anti-americanismo en todo el mundo, sobretodo en el mundo musulmán,que fue la principal población objetivo de la retórica “terrorista”, de hecho, ha encendido aún más el “despertar político global”. Brzezinski escribe que:

[E]l principal desafío de nuestro tiempo no lo plantea el terrorismo global, sino más bien la intensificación de las turbulencias causadas por el fenómeno del despertar político global. Ese despertar es socialmente masivo y políticamente radicalizante. [6]

Este “despertar político global”, escribe Brzezinski, en tanto que único en su envergadura global actual, se origina en las ideas y acciones de la Revolución Francesa, que fueron centrales en la “transformación de la política moderna a través del surgimiento de una conciencia nacional socialmente poderosa”. Brzezinski explica la evolución del “despertar”:

Durante los siguientes 216 años, el despertar político se ha extendido poco a poco pero inexorablemente como una mancha de tinta. Europa de 1848, y principalmente los movimientos nacionalistas de finales del siglo XIX y principios del XX, reflejaron la nueva política de pasiones populistas y compromiso de masa cada vez mayor. En algunos lugares esta combinación abrazó el maniqueísmo utópico a través del cual la Revolución Bolchevique de 1917, la asunción del poder Fascista en Italia en 1922, y la captura del Estado Alemán por los Nazis en 1933 fueron abrazados. El despertar político también llegó a China, lo que precipitó varias décadas de conflicto civil. Los sentimientos anti-coloniales galvanizaron la India, donde la táctica de la resistencia pacífica desarticuló exitosamente la dominación imperial, y después de la Segunda Guerra Mundial la agitación política anti-colonial en otros lugares restantes terminó con los imperios europeos. En el hemisferio occidental, México experimentó los primeros indicios de activismo populista ya en la década de 1860, llevando eventualmente a la Revolución Mexicana de principios del siglo XX [7].

En última instancia, lo que esto implica es que – independientemente de los resultados finales de los despertares pasados – lo que es fundamental en el concepto de “despertar político” es que la población – el pueblo – asume una conciencia política y social y, posteriormente, participa en política y acción social de masas destinada a generar un gran giro y cambio, o revolución, en los ámbitos político, social y económico. Entonces, no existe transformación social que presente un reto mayor o más directo a las estructuras de poder arraigadas y centralizadas – ya sean políticas, sociales o de carácter económico. Brzezinski pasa a explicar la evolución del “despertar político global” en los tiempos modernos:

No es exagerado afirmar que ya en el siglo XXI, la población de gran parte del mundo en desarrollo está políticamente agitada y en muchos lugares esperando por disturbios. Es una población muy consciente de la injusticia social en un grado sin precedentes, y a menudo resentida por su percepción de falta de dignidad política. El acceso casi universal a la radio, la televisión, y crecientemente, al Internet, está creando una comunidad de percepciones y envidias compartidas que puede ser galvanizada y encausada por las pasiones demagógicas políticas o religiosas. Estas energías trascienden las fronteras soberanas y representan un desafío tanto para los Estados existentes, así como para la jerarquía global existente, sobre la que Estados Unidos aún se posa. [8]

Brzezinski explica que varias áreas centrales del “despertar político global”, como China, India, Egipto, Bolivia, los musulmanes en el Oriente Medio, el Norte de África, el sudeste Asiático y crecientemente en Europa, así como los pueblos indígenas de América Latina “están definiendo paulatinamente lo que ellos desean, en reacción a lo que perciben como el impacto hostil del mundo exterior sobre ellos. En diferentes formas y grados de intensidad no les gusta el status quo, y muchos de ellos son susceptibles de ser movilizados contra el poder exterior que ellos envidian y perciben como auto-interesadamente preocupado por el estatus quo”. Brzezinski se extiende sobre el grupo específico más afectado por este despertar:

Los jóvenes del Tercer Mundo son especialmente inquietos y resentidos. La revolución demográfica que encarnan es también una bomba de tiempo político. Con la excepción de Europa, Japón y Estados Unidos, el bulto de rápida expansión demográfica bajo la barrera de los 25 años de edad está creando una enorme masa de jóvenes impacientes. Sus mentes han sido movidas por sonidos e imágenes que emanan desde lejos y que intensifican su descontento con lo que está a la mano. Su potencial vanguardia revolucionaria probablemente surgirá de entre las decenas de millones de estudiantes concentrados en la frecuencia intelectualmente dudosa de las instituciones educativas de “tercer nivel” de los países en vías de desarrollo. Dependiendo de la definición del nivel de formación universitaria, hay actualmente en todo el mundo entre 80 y 130 millones de estudiantes “universitarios”. Por lo general procedentes de la inseguridad social de la clase media baja, e inflamados por un sentimiento de indignación social, estos millones de estudiantes revolucionarios-en-potencia, ya están semi-movilizados en grandes congregaciones, conectados por Internet, y pre-posicionados para una repetición en mayor escala de lo ocurrido años antes en la Ciudad de México o en la Plaza de Tiananmen. Su energía física y frustración emocional está a la espera de ser disparada por una causa, una fe, o un odio [9].

Lo que plantea Brzezinski para hacer frente a este nuevo “desafío” global al poder atrincherado, particularmente a los Estados-Nación que ya no bastan para atender a poblaciones cada vez menos flexibles y a demandas populistas, es que se requiere una “cooperación supranacional cada vez mayor, promovida activamente por Estados Unidos”. En otras palabras, Brzezinski favorece el aumento de la expansión de la “internacionalización”, lo que no es sorprendente teniendo en cuenta que sentó las bases intelectuales de la Comisión Trilateral. Él explica que “La democracia en sí no es una solución duradera”, ya que quedaría a cargo del “populismo radical resentido”. Esta es una realidad mundial verdaderamente nueva:

La humanidad políticamente despierta anhela dignidad política, que la democracia puede mejorar, pero también contempla la dignidad política, étnica o la autodeterminación nacional, la autodefinición religiosa y los derechos humanos y sociales, todo en un mundo ahora plenamente consciente de las desigualdades económicas, raciales y étnicas. La búsqueda de la dignidad política, especialmente a través de la autodeterminación nacional y la transformación social, es parte del impulso de autoafirmación por parte de los desfavorecidos del mundo [10].

Así, escribe Brzezinski, “Una respuesta eficaz sólo puede venir de un Estados Unidos seguro de sí mismo, realmente comprometido con una nueva visión de solidaridad global”. La idea es que para hacer frente a los agravios causados por la globalización y las estructuras de poder global, el mundo y Estados Unidos deben ampliar e institucionalizar el proceso de globalización, no sólo en la esfera económica, sino en lo social y lo político. Es una lógica defectuosa, por decir lo menos, ya que la respuesta a este problema es mejorar y fortalecer los problemas sistémicos. No se puede apagar un incendio echando más combustible.

Brzezinski escribió que, “Hay que decir enseguida que la supranacionalidad no debe ser confundida con un gobierno mundial. Aun si fuera deseable, la humanidad no está ni remotamente preparada para un gobierno mundial, y el pueblo estadounidense desde luego no lo quiere”. En cambio, Brzezinski argumenta, Estados Unidos debe ser central en la construcción de un sistema de gobernanza global, “en la conformación de un mundo que se define menos por la ficción de la soberanía estatal y más por la realidad de la expansión y la interdependencia políticamente regulada”. [11] En otras palabras, no un “gobierno global”, pero sí “gobernanza global”, que es simplemente una estratagema retórica, puesto que la «gobernanza global» – sin importar cuán superpuesta, esporádica o inconexamente se presente a sí misma, es de hecho un paso clave y necesario en los movimientos de transición hacia un verdadero gobierno global.

Por lo tanto, la retórica y la realidad de una “guerra global contra el terror” en la actualidad inflama aún más al “despertar político global” mientras se opone y se aborda la cuestión. En 2007, Brzezinski le dijo al Senado de Estados Unidos que la “Guerra contra el Terror” era una “narrativa histórica mítica”, [12] o en otras palabras, una ficción completa.

Del Poder y el Pueblo

Para entender correctamente el “despertar político global” es imprescindible comprender y analizar las estructuras de poder a las que amenaza más gravemente. ¿Por qué habla Brzezinski tan ruidosamente sobre este tema? ¿Desde qué perspectiva enfoca este asunto?

Las estructuras de poder global están principalmente representadas por los Estados-Nación, de los cuales hay más de 200 en el mundo, y la gran mayoría están presentando una población cada vez más despierta políticamente y más afectada por las comunicaciones y realidades transnacionales (como la pobreza, la desigualdad, la guerra, el imperio, etc.) que por los asuntos nacionales. Entre los Estados-Nación, los más dominantes son las potencias occidentales, especialmente Estados Unidos, que se sienta encima de la jerarquía global de naciones como la potencia hegemónica global (el imperio). La política exterior de Estados Unidos ha sido provista del impulso imperial por una red entrelazada de think tanks internacionales, que reúnen a las principales figuras políticas, bancarias, industriales, académicas, de medios de comunicación, militares y de inteligencia para formular políticas coordinadas.

La más importante de estas instituciones donde socializan las élites a través de las fronteras nacionales y establecen las razones y el ímpetu por el imperio, es una red entrelazada de think tanks internacionales. En 1921, académicos de las élites británicas y estadounidenses se reunieron con los principales intereses de la banca internacional para formar dos institutos “hermanos” conocidos como Instituto Real de Asuntos Internacionales (RIIA) de Londres, ahora denominado Chatham House, y el Council on Foreign Relations en los Estados Unidos. Subsecuentemente se crearon think tanks similares en Canadá, como el Instituto Canadiense de Asuntos Internacionales, conocido ahora como Consejo Internacional Canadiense (CIC), y otros think tanks afiliados en el sur de África, India, Australia, y más recientemente en la Unión Europea con la formación del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores [13].

Tras la Primera Guerra Mundial, estos poderes buscaron redefinir el orden mundial bajo sus diseños, con Woodrow Wilson proclamando el derecho de “autodeterminación nacional”, que llevó a la formación de Estados-Nación en todo el Oriente Medio, que estaba dominado hasta la guerra por el Imperio Otomano. Así pues, proclamar el derecho de “autodeterminación” para los pueblos en todas partes se convirtió, de hecho, en una forma de construir las estructuras de poder del Estado-Nación donde las naciones occidentales no sólo se volverían fundamentales en su construcción, sino que ejercerían la hegemonía sobre ellos. Para controlar a la gente, había que construir instituciones de control. Naciones como Irak, Arabia Saudita, Jordania, Líbano, Siria, Kuwait, etc., no existían antes de la Primera Guerra Mundial.

Las élites siempre han tratado de controlar a poblaciones e individuos por sus propios deseos de poder. No importa si el sistema político es fascismo, comunismo, socialismo o democracia: las élites buscan el poder y el control, y son inherentes a cada sistema de gobierno. En 1928, Edward Bernays, sobrino del padre del psicoanálisis Sigmund Freud, escribió una de sus más influyentes obras titulada “Propaganda”. Bernays también escribió el libro sobre “Relaciones Públicas”, y es conocido como el “padre de las relaciones públicas”, y pocos fuera de esa área conocen a Bernays; sin embargo, su efecto sobre las elites y el control social ha sido profundo y de amplio alcance.

Bernays condujo el esfuerzo de propaganda detrás del golpe de 1954 de la CIA en Guatemala, enmarcándolo como la liberación “del comunismo”, cuando en realidad fue la imposición de una dictadura de décadas para proteger los intereses de la United Fruit Company, que había contratado la gestión de Bernays en la campaña mediática contra el gobierno socialista democrático de Guatemala. Bernays también se encontró un fan y alumno en Josef Goebbels, Ministro de Propaganda de Hitler, quien tomó muchas de sus ideas de los escritos de Bernays. Entre uno de los proyectos más infames de Bernays estaba la popularización del consumo de tabaco en las mujeres estadounidenses, ya que contrató a mujeres hermosas para subir y bajar la Madison Avenue, mientras fumaban cigarrillos, para darle a las mujeres la idea de que fumar es sinónimo de belleza.

En su libro de 1928, “Propaganda”, Bernays escribió que, “Si entendemos los mecanismos y los motivos de la mente del grupo, ahora es posible controlar y reglamentar a las masas de acuerdo a nuestra voluntad sin que lo sepan”. Profundizando:

La manipulación consciente e inteligente de los hábitos organizados y las opiniones de las masas es un elemento importante en la sociedad democrática… Aquellos que manipulan este desapercibido mecanismo de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder gobernante de nuestro país. . . . En casi cada acto de nuestra vida cotidiana, ya sea en el ámbito de la política o de los negocios, en nuestra conducta social o nuestro pensamiento ético,estamos dominados por el número relativamente pequeño de personas. . . que entienden los procesos mentales y los patrones sociales de las masas. Son ellos los que mueven los hilos que controlan la mente del público. [14]

Tras la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos se convirtió en la potencia hegemónica global, cuyo impulso imperial le fue proporcionado por el concepto estratégico de la “contención” para contener la expansión del comunismo. Así, las aventuras imperiales de Estados Unidos en Corea, el Medio Oriente, África, Asia y Sudamérica se definieron por el deseo de “hacer retroceder” la influencia de la Unión Soviética y el comunismo. Fue, como es lógico, el Council on Foreign Relations quien originó la idea de la “contención” como una característica central de la política exterior [15].

Además, tras la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos se había impuesto la responsabilidad de supervisar y gestionar el sistema monetario internacional y la economía política global a través de la creación de instituciones y acuerdos, como el Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional (FMI), la OTAN, la ONU, y el GATT (que más tarde se convertiría en la Organización Mundial del Comercio – OMC). Una institución de poder central que fue significativa en el establecimiento de un consenso entre las élites occidentales y proporcionó un foro para la expansión de la hegemonía occidental global fue el Grupo Bilderberg, fundado en 1954 como think tank internacional [16].

Zbigniew Brzezinski, un ascendente académico, se unió al Council on Foreign Relations en la década de 1960. En 1970, Brzezinski, que había asistido a algunas reuniones de Bilderberg, escribió un libro titulado, “Entre Dos Edades: El Rol de Estados Unidos en la Era Tecnotrónica”, donde analiza el impacto de la “revolución en la tecnología y la electrónica”, por lo tanto, la “Era tecnotrónica”. Brzezinski define la “sociedad tecnotrónica” como “una sociedad moldeada cultural, psicológica, social y económicamente por el impacto de la tecnología y la electrónica – especialmente en el campo de las computadoras y las comunicaciones. El proceso industrial ya no es el principal determinante del cambio social, alterando las costumbres, la estructura social y los valores de la sociedad.” [17]

Brzezinski, ampliando las nociones de control social, como las difundidas por Edward Bernays, escribió que, “La conducta humana, argumentan algunos, se puede predeterminar y ser sometida a control deliberado”, y citando a “un experimentador del control de la inteligencia” afirmó que “Veo un momento en el que existirán los medios y, por tanto, inevitablemente, la tentación de manipular el comportamiento y el funcionamiento intelectual de toda la población a través de la manipulación del medio ambiente y la bioquímica del cerebro.” [18]

Brzezinski, en una exposición elocuente de sus poderes de observación y astuta capacidad de identificar las principales tendencias mundiales, escribió que somos “testigos de la aparición de élites transnacionales” que están “integradas por hombres de negocios internacionales, académicos, profesionales y funcionarios públicos. Los lazos de estas nuevas elites trascienden las fronteras nacionales, sus perspectivas no están contenidas por las tradiciones nacionales, y sus intereses son más funcionales que nacionales”. Además, escribe Brzezinski, “es probable que en poco tiempo las élites sociales de la mayoría de los países avanzados serán altamente internacionalistas o globalistas en espíritu y perspectivas”. Sin embargo, advierte Brzezinski, esta creciente internacionalización de las élites “podría crear un vacío peligroso entre ellos y las masas políticamente activas, cuyo ‘nativismo’ – explotado por líderes políticos nacionalistas – podrían obrar en contra de las élites “cosmopolitas””. [19] Brzezinski también escribió sobre “la aparición progresiva de una sociedad más controlada y dirigida”, en la “revolución tecnotrónica”; explicando que:

Tal sociedad sería dominada por una élite cuya justificación del poder político se basaría en tener conocimientos científicos supuestamente superiores. Sin las limitaciones por las restricciones de los valores liberales tradicionales, esta elite no dudará en conseguir sus objetivos políticos utilizando las últimas técnicas modernas para influir en los comportamientos públicos y de mantenimiento de la sociedad bajo una estrecha vigilancia y control. En tales circunstancias, no se podría dar marcha atrás al impulso científico y tecnológico del país, si no que podría alimentarse de la situación que explota [20].

Además, escribe Brzezinski, “La persistencia de la crisis social, el surgimiento de una personalidad carismática, y la explotación de los medios de comunicación para obtener la confianza del público serían los peldaños de la transformación gradual de Estados Unidos en una sociedad altamente controlada”. Desarrollando más, Brzezinski escribe: “La sociedad estadounidense tradicionalmente democrática podría, debido a su fascinación con la eficiencia técnica, convertirse en una sociedad extremadamente controlada, y su calidad humana e individualista se perdería.” [21]

En su libro, Brzezinski pidió una “Comunidad de Naciones Desarrolladas”, que consistiera de Europa Occidental, Norteamérica y Japón, para coordinarlas e integrarlas con el fin de dar forma a un “nuevo orden mundial “construido sobre las ideas de gobernanza mundial bajo la dirección de estas élites transnacionales. En 1972, Brzezinski y su amigo, David Rockefeller, presentaron la idea a la reunión anual de Bilderberg. Rockefeller era, en ese momento, Presidente del Council on Foreign Relations y CEO del Chase Manhattan Bank. En 1973, Brzezinski y Rockefeller crearon la Comisión Trilateral, una especie de instituto hermanado con el Grupo Bilderberg, de mucho cruce de miembros, y con lo que Japón entró en la esfera occidental de integración económica y política [22].

En 1975, la Comisión Trilateral publicó un Informe de Grupo, titulado “La Crisis de la Democracia”, del cual uno de los principales autores fue Samuel Huntington, politólogo y estrecho colaborador y amigo de Zbigniew Brzezinski. En este informe, Huntington sostiene que la década de 1960 vio un crecimiento de la democracia en Estados Unidos, con un repunte de la participación ciudadana, a menudo “en forma de marchas, manifestaciones, movimientos de protesta, y la organizaciones por “causas” “. [23] Además, “la década de 1960 vio también una reafirmación de la primacía de la igualdad como un objetivo en la vida social, económica, y política.” [24] Huntington analiza cómo en el marco de esta “oleada democrática”, las estadísticas muestran que a lo largo de la década de 1960 y en la década de 1970, se produjo un aumento dramático en el porcentaje de personas que se sentían los Estados Unidos estaba gastando demasiado en defensa (del 18% en 1960 al 52 % en 1969, debido principalmente a la guerra de Vietnam). [25] En otras palabras, la gente estaba tomando conciencia política del imperio y la explotación.

Huntington escribió que la “esencia de la oleada democrática de la década de 1960 fue un desafío general a los sistemas existentes de autoridad, públicos y privados”, y que “La gente ya no sentía la misma compulsión a obedecer a aquellos a quienes habían considerado previamente superiores a sí mismos en edad, rango, estatus, experiencia, carácter, o talentos”. Huntington explicó que en la década de 1960, “jerarquía, experiencia y riqueza” se encontraban “bajo ataque”. [26] Señaló que tres cuestiones clave, fundamentales a la creciente participación política en la década de 1960, fueron:

cuestiones sociales, como el uso de las drogas, las libertades civiles y el papel de la mujer; cuestiones raciales, con integración, movilidad, ayudas gubernamentales a los grupos minoritarios, y disturbios urbanos; cuestiones militares, que implican principalmente, por supuesto, la guerra en Vietnam, pero también proyectos, gasto militar, los programas de ayuda militar y el papel del complejo militar-industrial en general [27].

Huntington presenta estos problemas, en esencia, como la “crisis de la democracia”, donde aumentaron la desconfianza en el gobierno y la autoridad, que llevaron a la polarización social e ideológica, y derivaron en una disminución “de la autoridad, el estatus, la influencia y la eficacia de la presidencia.” [28]

Huntington concluyó que los problemas de gobernabilidad en Estados Unidos derivaron de un”exceso de democracia”, y que “el funcionamiento eficaz de un sistema político democrático por lo general requiere cierto grado de apatía y de no participación por parte de algunos individuos y grupos”. Huntington explicó que la sociedad siempre ha tenido “grupos marginales” que no participan en la política, y si bien reconoce que la existencia de “marginalidad por parte de algunos grupos es inherentemente antidemocrática”, también “permiten que la democracia pueda funcionar con eficacia”. Huntington identifica a “los negros”, como uno de esos grupos que se habían vuelto políticamente activos, lo que representaba un “peligro de sobrecarga del sistema político con demandas.” [29 ]

Huntington, en su conclusión, afirmó que la vulnerabilidad de la democracia, fundamentalmente la “crisis de la democracia”, deriva de “un alto nivel de educación, movilización, y sociedad participativa”, y que lo que se necesita es “una existencia más equilibrada” donde existan “límites deseables a la extensión indefinida de la democracia política”. [30] Sumariando, el Informe de Grupo de la Comisión Trilateral esencialmente explicó que la “crisis de la democracia” es que hay demasiada, por lo que la “solución” a la “crisis” es tener menos democracia y más “autoridad”.

El Nuevo Orden Mundial

Tras el colapso de la Unión Soviética en 1991, los ideólogos estadounidenses – políticos y académicos – comenzaron a discutir la idea del surgimiento de un “nuevo orden mundial” donde el poder en el mundo es centralizado con una potencia – Estados Unidos, y sentó las base para una expansión de la ideología elitista relativa a la noción de “globalización”: que el poder y las estructuras de poder deben ser globalizadas. En resumen, el “nuevo orden mundial” iba a ser un orden mundial de gobernanza global. En el corto plazo, sería dirigido por los Estados Unidos, que debía ser el actor central y primordial en la construcción de un nuevo orden mundial, y en última instancia, de un gobierno mundial [31].

Anne-Marie Slaughter, en la actualidad Directora de Planificación de Políticas del Departamento de Estado de Estados Unidos, es una destacada académica dentro del Establishment de la elite estadounidense, después de haber servido en diversos cargos en el Departamento de Estado, universidades de élite y en la junta del Council on Foreign Relations. En 1997, Slaughter escribió un artículo para la revista del Council on Foreign Relations, “Foreign Affairs”, donde discutió los fundamentos teóricos del “nuevo orden mundial”. En él, escribió que “El Estado no está desapareciendo, sino que se está separando en distintas partes funcionalmente diferenciadas. Estas partes – tribunales, organismos reguladores, ejecutivos, e incluso legislativos – están trabajando con sus homólogas en el extranjero, creando una densa red de relaciones que constituyen un nuevo orden transgubernamental”, y que, “el transgubernamentalismo se está convirtiendo rápidamente en el más generalizado y eficaz modo de gobernanza internacional.” [32]

Precediendo en mayor medida al análisis de Slaughter respecto al “nuevo orden mundial”, Richard N. Gardner publicó un artículo en Foreign Affairs titulado “El Difícil Camino hacia el Orden Mundial”. Gardner, ex embajador estadounidense y miembro de la Comisión Trilateral, escribió que, “La búsqueda de una estructura mundial que garantice la paz, los avances en materia de derechos humanos y establezca condiciones para el progreso económico, lo que vagamente se denomina orden mundial, nunca ha parecido más frustrante pero al mismo tiempo extrañamente esperanzadora.” [33]

Gardner escribió: “Si un gobierno mundial instantáneo, con revisión de estatutos [de las ONU], y una Corte Internacional fortalecida no proporcionan las respuestas, ¿qué esperanza de progreso hay aquí? La respuesta no satisface a quienes buscan soluciones simples a problemas complejos, pero se reduce esencialmente a esto: La esperanza para un futuro previsible radica, no en la creación de un puñado de ambiciosas instituciones centrales de membresía universal y jurisdicción general como se había previsto en el final de la última guerra, sino en el mucho más descentralizado, pragmático y desordenado proceso de inventar o adaptar las instituciones de jurisdicción limitada y de membresía limitada para hacer frente a problemas específicos caso por caso, mientras sea percibida la necesidad de cooperación entre las naciones relevantes” [34]

A continuación, declaró: “En resumen, el “hogar del orden mundial” tendrá que ser construido desde abajo y no desde arriba hacia abajo. Se parece a la gran “confusión estruendosa y zumbante”, para utilizar la famosa descripción de la realidad de William James, pero una carrera final contra la soberanía nacional, erosionándola pieza por pieza, logrará mucho más que el asalto frontal a la antigua”. [35]

En 1992, Strobe Talbott escribió un artículo para la revista Time, titulado “El Nacimiento de la Nación Global”. Talbott fue periodista para la revista Time durante 21 años, y ha sido miembro de la Yale Corporation, un fideicomisario de la Hotchkiss School y la Carnegie Endowment for International Peace, director del Consejo de Relaciones Exteriores, del Comité Ejecutivo Norteamericano de la Comisión Trilateral, la American Association of Rhodes Scholars y miembro de la facultad que participa del Foro Económico Mundial. Talbott sirvió como Subsecretario de Estado, desde 1994 hasta 2001 en la administración Clinton y actualmente se encuentra como Presidente de la Brookings Institution, uno de los principales think tanks estadounidenses. En su artículo de 1992, “en los próximos cien años”, escribió Talbott, “la nación tal como la conocemos estará obsoleta; todos los estados reconocen una autoridad única y global.”, explicando que:

“Todos los países son básicamente acuerdos sociales, acomodados a circunstancias cambiantes. No importa qué tan permanente e incluso sagrados pueda parecer en un momento dado, de hecho todos ellos son artificiales y temporales. A través del tiempo, ha habido una tendencia general hacia unidades mayores reclamando soberanía y, paradójicamente, una disminución gradual de la cantidad de verdadera soberanía que tiene un país”. [36]

Además, escribió que, “si tomamos los acontecimientos de nuestro maravilloso y terrible siglo rematamos el caso para un gobierno mundial. Con la llegada de la electricidad, la radio y los viajes por vía aérea, el planeta se ha vuelto más pequeño que nunca, su vida comercial es más libre, sus naciones más interdependientes y sus conflictos más sangrientos” [37]

David Rothkopf, experto de la Carnegie Endowment for International Peace, ex Subsecretario Adjunto de Comercio para Comercio Internacional en la Administración Clinton, ex director ejecutivo de Kissinger & Associates, y miembro del Council on Foreign Relations, escribió recientemente un libro titulado, “Superclase: La Elite de Poder Global y el Mundo que están creando”. Como miembro de esa “superclase”, su escrito debe proporcionar una visión necesaria en la construcción de este “Nuevo Orden Mundial”. Afirma que, “En un mundo de movimientos mundiales y amenazas que no presentan pasaportes en las fronteras nacionales, ya no es posible que un estado-nación por sí solo pueda cumplir su parte del contrato social”. Escribió que “el progreso seguirá estando al alcance”, sin embargo, será difícil, ya que “socava muchas estructuras nacionales y locales de poder, y conceptos culturales que están en los cimientos más profundos de la civilización humana, a saber, la noción de soberanía.” Además, escribió que “los mecanismos de gobernanza mundial son más viables en el entorno actual”, y que estos mecanismos “son a menudo creativos con soluciones temporales a los problemas urgentes que no pueden esperar a que el mundo acepte una mayor y más controvertida idea como la de un verdadero gobierno mundial.” [38 ]

En diciembre de 2008, el Financial Times publicó un artículo titulado, “Y Ahora Vamos por el Gobierno Mundial”, en el que el autor, ex asistente de Bilderberg, Gideon Rachman, escribió que, “por primera vez en mi vida, creo que la formación de una especie de gobierno mundial es posible”, y que, “Un “gobierno mundial” implica mucho más que la cooperación entre las naciones. Sería una entidad con características similares a las de un Estado, con el respaldo de un cuerpo de leyes. La Unión Europea ya ha establecido un gobierno continental sobre 27 países, lo que podría servir como modelo. La UE tiene un tribunal supremo, moneda, miles de páginas de leyes, un gran servicio civil y la capacidad de desplegar la fuerza militar”. [39]

Afirmó que, “cada vez está más claro que las problemas más difíciles que enfrentan los gobiernos nacionales son de carácter internacional: tenemos calentamiento global, una crisis financiera mundial y una “guerra global contra el terror”.” Él escribió que el modelo europeo podría “volverse global” y que un gobierno mundial “podría alcanzarse”, pues “La crisis financiera y el cambio climático están impulsando a los gobiernos nacionales hacia soluciones globales, incluso en países como China y Estados Unidos que tradicionalmente son feroces guardianes de la soberanía nacional”. Citó a un asesor del Presidente francés Nicolas Sarkozy al decir que “Gobernanza global es sólo un eufemismo para el gobierno global”, y que el “núcleo de la crisis financiera internacional es el poseer mercados financieros globales y no tener un Estado de Derecho Global”. Sin embargo, Rachman establece que cualquier impulso hacia un gobierno mundial “será un proceso doloroso y lento”. A continuación, señala que un problema clave en este impulso se explica con un ejemplo de la UE, que “ha sufrido una serie de humillantes derrotas en los referendos, cuando los planes de una “unión cada vez más estrecha” se han manifestado a los votantes. En general, la Unión ha avanzado más rápido cuando se trata acuerdos de largo alcance establecidos por tecnócratas y políticos – y luego pasados sin ninguna referencia directa a los votantes. La gobernanza internacional tiende a ser eficaz, sólo cuando es antidemocrática.” [40]

El Despertar Político Global y la Crisis Económica Global

Frente a la crisis económica global, el proceso que ha llevado al despertar político global se está expandiendo rápidamente, mientras las desigualdades sociales, políticas y económicas y las disparidades que llevaron al despertar son exacerbadas y ampliadas. Así, el despertar político global está entrando en un período en el que se someterá a una rápida transformación expansiva y global.

Este “despertar político global”, al que Brzezinski ha definido como uno de los principales retos geopolíticos mundiales de nuestros días, en mayor medida, hasta tiempos recientes, se ha ejemplificado en el “Sur Global”, o “naciones en desarrollo del Tercer Mundo” de Medio Oriente, África Central, el Sudeste Asiático y América Latina . Los avances en las últimas décadas y años en Venezuela, Bolivia e Irán ejemplifican la orientación nacionalista de gran parte de este despertar, que tendrá lugar en un mundo avanzando cada vez más y progresivamente hacia la gobernanza global y las instituciones globales.

En 1998, Hugo Chávez se convirtió en presidente de Venezuela, tras haber hecho campaña con promesas de ayudar a la mayoría empobrecida del país. En 2002, un intento de golpe estadounidense tuvo lugar en Venezuela, pero Chávez conserva su poder y se animó aún más por el intento, obteniendo una gran explosión de apoyo popular entre la gente. Chávez ha emprendido lo que se define como un proceso de “socialismo bolivariano”, y ha tomado una postura decidida y vehementemente anti-estadounidense en América Latina, considerada durante mucho tiempo “el patio trasero” de Estados Unidos. Repentinamente, aparece una virulenta retórica y desprecio contra los Estados Unidos y su influencia en la región, que a su vez está respaldada por la enorme riqueza petrolera de Venezuela.

En Bolivia, en 2005, Evo Morales fue elegido presidente de la nación más pobre de Sudamérica, y también fue el primer líder indígena de ese país que llegó a esa posición de poder, después de haber sido durante mucho tiempo dominada por la aristocracia terrateniente descendiente de los españoles. Evo Morales llegó al poder por una oleada de diversos movimientos sociales en Bolivia, entre los que destacan las “guerras del agua” que tuvieron lugar en Cochabamba, la tercera ciudad de Bolivia, en 2000. Las guerras del agua comenzaron después de que el Banco Mundial obligó a Bolivia a privatizar su agua para que las empresas estadounidenses y europeas pudieran venir y comprar los derechos de agua de Bolivia, lo que significaba que el pueblo de la nación más pobre de Sudamérica no podría ni siquiera beber agua de lluvia sin pagarle a empresas estadounidenses o europeas el “derecho” a utilizarla. Por lo tanto, la rebelión se levantó y Evo Morales ascendió con ella.Ahora, Morales y Chávez representan la “nueva izquierda” en América Latina, y con ella, sentimientos contra el imperialismo estadounidense cada vez más grandes.

Irán, definido más por el nacionalismo que las polaridades étnicas, se ha convertido en un blanco principal del orden mundial hegemónico occidental, ya que se sienta encima de masivas reservas de gas y petróleo, y es virulentamente anti-estadounidense y contrario a la hegemonía occidental en el Medio Oriente. Sin embargo, con el aumento de la retórica estadounidense contra Irán, su régimen y élites políticas se volverán aún más envalentonados y políticamente fortalecidos entre su pueblo, la mayoría de los cuales son pobres.

Las condiciones socio-político-económicas globales tienen relación directa con la expansión y la aparición del “despertar político global”. Desde 1998, “3 millones de personas viven con menos de 2 dólares por día, mientras que 1,3 mil millones sobreviven con menos de 1 dólar por día. El setenta por ciento de quienes viven con menos de 1 dólar al día son mujeres”. [41] En 2003, un informe del Banco Mundial reveló que, “una minoría de la población mundial (17%) consumen la mayor parte de los recursos del mundo (80 %), dejando a casi 5 mil millones de personas viviendo con el 20% restante. Como resultado, miles de millones de personas viven sin las necesidades más básicas de la vida – comida, agua, vivienda y sanidad.” [42]

En lo que respecta a la pobreza y las cifras del hambre, “Más de 840 millones de personas en el mundo están desnutridos -799 millones de ellos son del mundo en desarrollo. Tristemente, más de 153 millones de ellos son menores de 5 años, la mitad de la población total de EE.UU.)”. Además, “Cada día, 34.000 niños menores de cinco años mueren de hambre o de otras enfermedades relacionadas con el hambre. Esto se traduce en 6 millones de muertes al año. “Eso equivale a un “Holocausto del Hambre” teniendo lugar todos los años. A partir de 2003, “de los 6,2 mil millones de personas que viven hoy en día, 1,2 mil millones viven con menos de 1 dólar por día. Casi 3 mil millones de personas viven con menos de 2 dólares al día.” [43]

En 2006, un innovador y completo informe publicado por el Instituto Mundial de Investigación del Desarrollo Económico de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU -WIDER) informó que, “El 2% de los adultos más ricos del mundo posee más de la mitad de la riqueza familiar mundial”. Una estadística muy alarmante fue que:

[E]l 1% más rico de adultos poseía por si solo el 40 % de los activos globales en el año 2000, y el 10 % más rico de los adultos era responsable del 85% del total mundial. En contraste, la mitad inferior de la población adulta del mundo sólo es dueña del 1% de la riqueza mundial. [44]

Esto vale la pena repetirlo: el 1% posee el 40 % de los activos a nivel mundial; el 10% posee el 85 % de los activos del mundo, y en la parte inferior el 50% posee un 1% de los activos globales, una cifra preocupante, por cierto. La parte superior de 6.000 personas en el mundo posee el 40 % de los activos del mundo; la parte superior de 600.000 personas en el mundo controlan el 85% de la riqueza del mundo; la parte inferior de 3,4 mil millones poseen el 1 % de la riqueza mundial. Algo está podrido en el Estado de Dinamarca.

El informe de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) señala que en 2009, “se estima que entre 55 a 90 millones de personas más vivirán en la pobreza extrema que lo previsto antes de la crisis”. Además, “la alentadora tendencia en la erradicación del hambre de principios de los años 1990 se invirtió en 2008, en mayor medida debido a los precios de los alimentos”. El hambre en las regiones en desarrollo ha aumentado al 17% en 2008, y “los niños se llevan la carga más pesada.” [45]

En abril de 2009, una importante organización de caridad global, Oxfam, informó queentregando un par de los trillones de dólares para rescatar a los bancos podría haber sido suficiente “para acabar con la pobreza extrema durante 50 años.” [46] En septiembre de 2009, Oxfam informó que la crisis económica “está llevando a la pobreza a 100 personas por minuto”. Oxfam señaló que, “Los países en desarrollo a lo largo del globo están luchando para responder a la recesión mundial que sigue barriendo con los ingresos, destruyendo empleos y ha contribuido a arrastrar el número total de personas hambrientas en el mundo por encima de mil millones.” [47]

La crisis financiera ha afectado al mundo ‘en desarrollo’ más duramente que a las naciones occidentales del mundo desarrollado. La ONU informó en marzo de 2009 que, “La disminución del crecimiento en 2009 significará un costo de 390 millones de personas en el África Subsahariana viviendo en la extrema pobreza con alrededor de $ 18 mil millones, o $ 46 dólares por persona”, y “Esta pérdida proyectada representa el 20 por ciento del ingreso per cápita de los pobres de África – una cifra que empequeñece las pérdidas sufridas en el mundo desarrollado.” [48]

Así, la mayoría de la población mundial vive en pobreza absoluta y dislocación social. Esto es resultado directo del orden mundial globalizado, que ha sido y está siendo construido. Ahora, a medida que la misma infraestructura se está institucionalizado y desarrollando aún más, los pueblos están siendo arrojados al “despertar” como nunca antes. Su pobreza misma los empuja a un despertar. Existe la noción aparentemente perdida de juzgar una sociedad por cómo trata a sus miembros más débiles: los pobres. La pobreza obliga a uno a mirar el mundo de manera diferente, ya que se observan las restricciones severas que la sociedad ha impuesto sobre el espíritu humano. La vida simplemente no puede ser una lucha para pagar semana a semana, obtener agua, refugio y alimentos, para vivir según los dictados del dinero y el poder.

Observa la historia, y verás que de algunas de las sociedades más opresivas pueden salir los más grandes de la humanidad. Rusia, una nación que casi nunca ha experimentado en su historia una verdadera libertad política para el individuo, se las ha arreglado para producir algunas de las más grandes expresiones musicales, artísticas y literarias como un clamor vibrante de humanidad para una sociedad tan abrumada por las necesidades de control. Es el hecho de que tales triunfos del espíritu humano puedan venir de semejantes tiranías sobre la naturaleza humana es una muestra aleccionadora del gran misterio de los seres humanos. ¿Por qué perder la humanidad al ser sometido a la pobreza? Piensa en la diferencia que se podría hacer si a toda la humanidad se le permitiera el florecimiento de forma individual y colectiva; piensa en todas las ideas, artes, expresión, inteligencia y belleza que no están recibiendo aquellos que no tienen voz.

Hasta que abordar esta cuestión fundamental, cualquier noción de humanidad como “civilizada” no es más que una broma cínica. Si se trata de civilización humana, todavía no la hemos configurado. Todavía no tenemos una definición adecuada de “civilizado”, y tenemos que hacerla “humana”.

Occidente y el Despertar

La clase media del mundo occidental está experimentando una transición dramática, particularmente a raíz de la crisis económica mundial. En décadas previas, la clase media se ha transformado en una clase basada en la deuda, cuyo consumo se ha basado casi exclusivamente en la deuda, por lo que su capacidad de consumir y ser la base social del sistema capitalista no es más que una mera ficción. Nunca en la historia, la clase media, y muy especialmente los jóvenes que se gradúan de la universidad hacia el mercado laboral más duro de las últimas décadas, han estado en tanto peligro [49].

La crisis de deuda global, que comenzó en Grecia, y expandiéndose por las economías de la eurozona en España, Portugal, Irlanda y, en definitiva toda la UE , consumirá después al Reino Unido, Japón y recorrerá todo el camino hasta Estados Unidos. [50] Esta será una crisis de deuda verdaderamente global. Las medidas gubernamentales para abordar la cuestión de la deuda se centran en la aplicación de “medidas de austeridad fiscal” para reducir la carga de la deuda y pagar los intereses de sus deudas.

“Austeridad fiscal” es un término vago que en realidad significa reducción de gasto social y subidas impuestos. El efecto que esto tiene es que el sector público es devastado, ya que todos los bienes son privatizados, los trabajadores públicos son despedidos en masa, el desempleo vuelve a reinar, la salud y la educación desaparecen, los impuestos se elevan de forma dramática, y las monedas se devalúan haciendo todos los bienes más baratos para ser comprados por empresas y bancos internacionales, mientras desencadena inflación – aumentando dramáticamente los costos de combustible y alimentos. En resumen, “austeridad fiscal” implica “destrucción social” en tanto las bases sociales de las naciones y los pueblos son retiradas por debajo de ellos. Se convierten entonces en Estados Despóticos y oprimen al pueblo que, naturalmente, se rebela contra la “austeridad”: la esterilización de la sociedad.

La “austeridad fiscal” barrió con el mundo en desarrollo durante los años 1980 y 1990 en respuesta a la crisis de la deuda de 1980, que consumió América Latina, África, y zonas de Asia. El resultado de las medidas de austeridad fiscal impuestas a las naciones por el Banco Mundial y el FMI fueron el desmantelamiento social de las nuevas sociedades y su posterior esclavitud con los acreedores internacionales del FMI, el Banco Mundial y las corporaciones y bancos occidentales. Fue una época de imperialismo económico, y el FMI fue un instrumento central de este proyecto imperial.

A medida que la crisis de deuda que vemos desarrollándose se extiende por el mundo, el FMI vuelve a presentar “austeridad fiscal” a las naciones a cambio de préstamos a corto plazo para que los países paguen los intereses de sus deudas exorbitantes, contraídas principalmente con los grandes bancos europeos y estadounidenses. Las naciones occidentales se han puesto de acuerdo para imponer la austeridad fiscal, [51], lo que en realidad sólo inflamará la crisis, profundizará la depresión y destruirá las bases sociales de Occidente, de manera que nos quedaremos sólo con el aparato autoritario del poder estatal – aparatos de policía, ejército, de “seguridad” nacional – que serán empleados contra las personas para proteger los poderes del statu quo.

El FMI también ha llegado a la crisis económica global con un nuevo programa, otorgando préstamos en moneda sintética propia – los Derechos Especiales de Giro (DEG) – una cesta de monedas de reserva internacional. En abril de 2009, el G-20 concedió al FMI la autoridad para iniciar la introducción gradual de solicitudes de emisión de DEG, y para que el FMI, en efecto, se convierta en un banco central global emitiendo una moneda global. [52] Por lo tanto a través de esta crisis de la deuda global, se otorgarán DEG a nivel global – de manera eficiente como abundante – en tanto las naciones necesitarán de flujos importantes de capital y préstamos para pagar los pagos de intereses, o en caso de impago. Esto ocurrirá a un ritmo tan rápido que nunca sería posible si no fuera por una crisis económica global. Lo mismo ocurrió en la década de 1980, cuando la naturaleza de los “Programas de Ajuste Estructural” (PAE) no pudo ser adecuadamente evaluada como perjudicial por las devastadoras condiciones económicas y finalmente sociales, por países que necesitaban dinero rápido (mientras la crisis de deuda se había extendido por el mundo en desarrollo) y no estaban en condiciones de negociar. Hoy en día, esta será la “globalización” de la crisis de deuda de la década de 1980, a una escala mucho mayor y más devastadora, y la reacción será igualmente globalizada y devastadora: la continua implementación de “gobernanza global”.

Cuando la austeridad golpee a Occidente, la clase media va a desaparecer en la oscuridad, ya que será absorbida por el sector bajo, la clase obrera orientada al trabajo [53]. Los jóvenes de la clase media occidental, que comprenden una mayoría de jóvenes educados, serán expuestos a una “pobreza de expectativas”, al ser criados en un mundo en que se les prometió todo, y todo les sea quitado tan rápidamente. La inevitabilidad de protestas, disturbios y posibles rebeliones es tan cierta como el sol saliendo [54].

En los Estados Unidos, el surgimiento del movimiento Tea Party es representativo de – en mayor medida – una creciente insatisfacción con el gobierno y la economía. Naturalmente, como cualquier otro grupo, tiene sus elementos radicales y marginales, que tienden a conseguir la mayor parte de la atención de los medios en un esfuerzo por formar a la opinión pública, pero el núcleo y la fuerza impulsora del movimiento es la noción de insatisfacción popular con el gobierno. Sin importar lo que uno piense sobre estas protestas, la gente no está contenta, y la gente se está tomando las calles. Y así comienza.

Incluso intelectuales de izquierda que han hablado públicamente advirtiendo a la gente que no es tan simple o tan fácil descartar a los Tea Party como marginales o radicales. Uno de estos individuos, Noam Chomsky, al hablar en una Universidad en abril de 2010, advirtió que sentía que el fascismo se aproxima en Estados Unidos, y explicó que, “ridiculizar las travesuras del tea party es un grave error”, puesto que sus actitudes “son comprensibles.” Explicó que, “Durante más de 30 años, los ingresos reales se han estancado o disminuido. Esto es en gran parte consecuencia de la decisión en la década de 1970, de financiarizar la economía”. Este constituye un “resentimiento de clase”, mientras “Los banqueros, que son los principales responsables de la crisis, ahora están gozando de las bonificaciones récord, mientras que el desempleo oficial es de alrededor de 10 por ciento y el desempleo en el sector manufacturero se encuentra en niveles de la época de la Depresión”. Esta misma industria financiera está directamente relacionada con Obama, quien está apoyando sus intereses, y la gente se está dando cuenta [55].

Otra notable intelectual feminista de la izquierda, Naomi Wolf, quien escribiera un libro durante la Administración Bush sobre el surgimiento del fascismo en América, y gran parte de su mensaje está siendo captado por el movimiento Tea Party, quienes en la derecha estuvieron escuchando y concordando con Wolf durante la Administración Bush (una minoría considerable), a continuación, dieron el impulso para el surgimiento del movimiento Tea Party y muchas de sus ideas centrales u originales. En una entrevista en marzo de 2010, Wolf explicó que sus ideas son aún más pertinentes en el marco de Obama que durante Bush. Ella explicó: “Bush legalizó la tortura, pero Obama legalizó la impunidad. Prometió arreglar las cosas, pero ha institucionalizado estas cosas para siempre. Es terrible y la izquierda no parece reconocerlo”. Explicó la forma en que la izquierda, mientras estuvo activa el período de Bush, se ha tranquilizado con Obama, y que existe un potencial para verdaderos intelectuales y para la gente de manera más general, y más importante, juntar a unos y otros cruzando el espectro. Explicó que:

Fui invitada por partidarios de Ron Paul a su manifestación en Washington el pasado verano y me encantó. Conocí a un montón de gente que respeto, una gran cantidad de gente “común”, no eran privilegiados. Ellos estaban parándose frente a la platea, cuando mis propios liberales privilegiados, compañeros demográficos habituales, yacían lloriqueando alrededor. Fue una llamada de atención a los libertarios de que hay una progresista que se preocupa de igual manera por los mismos problemas. Sus puntos de vista de los liberales esta tan distorsionados como los nuestros respecto a los conservadores [56].

En cuanto al movimiento Tea Party, Wolf señaló lo siguiente: “El Tea Party no es monolítico. Hay una batalla entre personas que se preocupan por la libertad y la Constitución y el Establishment republicano que está tratando adueñarse de ellos y reorientarlos para sus propios fines”. Además, explicó que el Tea Party está “adelantado a su tiempo” en determinadas cuestiones, “Yo solía pensar que los tipos de “Fin a la Fed” eran unos chiflados. Los medios los presentaban como locos. Pero resultó que tenía buenas razones para estar más atenta.” [57]

Con el tiempo, otros se unirán al movimiento Tea Party y a nuevos grupos de activistas, el movimiento contra la guerra tendrá que renovarse o morir lejos; desde que Obama asumió la presidencia su influencia, su voz y su dignidad se han desvanecido. Se han convertido en una voz apaciguada y su silencio es complicidad, por lo que el movimiento contra la guerra debe revitalizarse y revigorizarse o descomponerse voluntariamente. La desconfianza de la “izquierda” en las corporaciones se debe combinar con la desconfianza de la “derecha” en el gobierno para crear una confianza en el “pueblo”. Pronto los estudiantes se unirán a las protestas, y los tópicos del movimiento Tea Party y otros como él pueden llegar a ser más elaborados e informados.

Cuando la clase media de Occidente se sumerja en la pobreza, esto les obligará a despertar, porque cuando las personas ya no tienen nada, no tienen nada que perder. La única manera en que los arraigados poderes mundiales han sido capaces de expandir y mantener su poder es con el consentimiento de las poblaciones ignorantes de Occidente. Los tópicos de guerra, imperio, economía y generación de terror moldean a la opinión pública y permiten que los planificadores sociales reorienten y reconstituyan la sociedad. La gente de occidente ha dejado ser gobernada de esta manera y han permitido a nuestros gobernantes ser tan despiadados anuestro nombre. La gente ha estado cegada por el consumismo y el entretenimiento. Imágenes de celebridades, deportes profesionales, Hollywood, iPods, BlackBerrys y computadoras consumen las mentes de las personas, y especialmente a los jóvenes occidentales en la actualidad. Ha sido la ilusión de ser la clase consumista la que ha permitido que nuestras sociedades se desarrollen tan torpemente. ¡Así que mientras tengamos nuestros TV y PCs no vamos a prestar atención a cualquier otra cosa!

Cuando la capacidad de consumir sea eliminada, la gente entrará en un período de gran despertar. Esto dará lugar a novedosos movimientos políticos de importancia, muchos progresistas pero algunos conservadores, algunos marginales y radicales, algunos violentos y tiránicos, pero todos unidos y finalmente globales. Esto ocurrirá cuando los pueblos de Occidente se den cuenta de la difícil situación de los demás. Esta será la época en la que la gente comenzará a entender la realización de una gran verdad de las palabras del Dr. Martin Luther King, “La injusticia en cualquier parte es una amenaza a la justicia en todas partes”. Por lo tanto, la lucha de los africanos se convertirá en la lucha de los estadounidenses: debe haber libertad para todos o libertad para ninguno.

Esta es la realidad geopolítica y la gran amenaza global preeminente para las estructuras de poder mundial. Ningún desarrollo en toda la historia humana ha representado un reto tan monumental para el status quo. Dado que las estructuras de poder global nunca parecían una amenaza tan monumental a la humanidad, la humanidad nunca se ha planteado como una enorme amenaza contra el poder institucionalizado. Por cada acción hay una reacción igual y opuesta. Incluso si las élites piensan que realmente controlan en el mundo, la naturaleza humana tiene una manera de exponer las fallas de este supuesto. La naturaleza humana no está destinada a ser «controlada», sino más bien está destinada a ser nutrida.

La Visión desde Arriba

De nuevo, es importante recurrir a las propias palabras de Brzezinski en la descripción de esta nueva realidad geopolítica, ya que proporciona una gran comprensión no sólo de la manera en que el “despertar político global” es definido, sino lo más importante, el cómo es percibido por quienes detentan el poder. En 2004, Brzezinski pronunció un discurso en el Carnegie Council sobre su libro de 2004, “La Elección”. El Carnegie Council es un think tank de élite con sede en Estados Unidos, por lo que Brzezinski está hablando a personas que potencialmente serían afectadas negativamente por este despertar. Brzezinski señaló que la política exterior de Estados Unidos derivada del 9/11 – la “Guerra contra el Terror” – presenta un gran desafío a la hegemonía norteamericana, ya que está aislando crecientemente a Estados Unidos y daña la credibilidad de la nación, como también oculta los problemas en la retórica virulenta que sólo inflama aún más el desafío real y verdadero: el despertar político global. Él afirmó:

El [diagnóstico erróneo de la política exterior] está relacionado a una definición semi-teológica relativamente vaga y abstracta en exceso, muy emotiva, de la amenaza principal que enfrentamos hoy en el mundo, y el menosprecio consiguiente de lo que considero el desafío global sin precedentes derivado del fenómeno único de un verdadero despertar político masivo de la humanidad a escala global. Vivimos en una época en la que gran parte de la humanidad está volviéndose políticamente consciente y políticamente activa en un grado sin precedentes, y es esta condición la que está generando una gran cantidad de turbulencias internacionales.

Pero no nos enfocamos en esto. Nos estamos enfocando específicamente en una palabra, que está siendo elevada a un espectro, que se define como una entidad, presentada como algo unificado pero ajena a cualquier evento o lugar, y esa palabra es terrorismo. El reto global de la actualidad sobre la base en la que tendemos a operar es la definición del terrorismo de alcance global como el principal reto de nuestro tiempo.

No niego que el terrorismo sea una realidad, una amenaza para nosotros, una amenaza horrible y una manifestación viciosa. Pero es un síntoma de algo más grande y más complicado, relacionado con el alboroto global que tiene lugar en muchas partes del mundo y se manifiesta de diferentes maneras.

Esa crisis es producto del despertar político, el hecho de que las masas de gran parte del mundo actual no son políticamente neutras, como lo han sido a lo largo la historia. Tienen conciencia política. Puede ser indefinida, puede apuntar en direcciones diferentes, puede ser primitiva, puede ser intolerante, puede ser detestable, pero es una forma de activismo político [58].

Brzezinski explica que la alfabetización ha generado una mayor conciencia política, mientras que la televisión hace tener conciencia inmediata de las desigualdades globales, y la Internet ha facilitado las comunicaciones instantáneas. Además, dice Brzezinski, “Mucho de esto también es estimulado por el impacto de Estados Unidos en el mundo”, o en otras palabras, el imperialismo económico, político y cultural estadounidense; y además, “mucho de ello se ve estimulado por la globalización, que impulsa, favorece y proyecta Estados Unidos en virtud de ser una sociedad globalmente extrovertida”. Brzezinski advierte: “Pero eso también contribuye a la inestabilidad, y está empezando a crear algo totalmente nuevo: a saber, un nuevo reto ideológico o doctrinario que podría llenar el vacío creado por la desaparición del comunismo”. Brzezinski explica que el comunismo emergió en el siglo pasado como una alternativa, sin embargo, hoy en día:

está ahora totalmente desacreditado, y tenemos un vacío pragmático en el mundo de hoy en relación a las doctrinas. Pero veo los comienzos, en escritos y emociones, de la formación de una doctrina que combina anti-americanismo con anti-globalización, y ambos podrían convertirse en una fuerza poderosa en un mundo muy desigual y turbulento. [59]

Una pregunta después del discurso de Brzezinski le pidió que ampliar la noción de cómo poder abordar este “despertar político global”. Brzezinski explicó que, “Trabajamos con el mundo tal como es y somos como somos. Si vamos a usar nuestro poder de forma inteligente y si queremos avanzar en la dirección correcta, no tenemos más remedio que hacerlo incrementalmente”. [60] En otras palabras, como Brzezinski ha delineado su visión de una solución a los problemas del mundo en la creación de condiciones para la gobernanza global, esto debe hacerse “de forma incremental”, pues así es como “utilizan [su] poder de forma inteligente”. La solución al “despertar político global”, para la visión desde arriba, es seguir creando el aparato de un opresivo gobierno global.

El 23 de abril de 2010, Zbigniew Brzezinski asistió al Montreal Council on Foreign Relations para dar un discurso en un evento junto organizado junto al Canadian International Council (CIC), la contraparte canadiense del Council on Foreign Relations de EE.UU. y del Chatham House del Reino Unido. Habían muchos de la élite intelectual, social, política y económica de Canadá. En su discurso, Brzezinski hace un desglose de las realidades geopolíticas modernas:

Permítanme empezar por hacer sólo una definición pequeña del contexto geopolítico en el que nos encontramos todos, incluido Estados Unidos. Y desde mi punto de vista, ese contexto geopolítico está en mayor medida definido por nuevas – por dos nuevas realidades globales. La primera es que el liderazgo político global – y me refiero al rol de ciertas potencias líderes en el mundo – se ha convertido en uno mucho más diversificado a diferencia de lo que era hasta hace relativamente poco. Hasta hace relativamente poco, el mundo estaba dominado por el mundo atlántico, como lo había sido durante muchos siglos. Pero ya no lo es más. Hoy en día, el ascenso del Lejano Oriente ha creado un nuevo liderazgo mundial, mucho más diferenciado. Uno donde en un cascarón que representa un riesgo caprichoso, una lista arbitraria de los principales actores en la escena mundial: Estados Unidos, claramente, tal vez junto a este – pero solo tal vez – la Unión Europea, digo tal vez porque todavía no es una entidad política, y desde luego, cada vez más , y visiblemente, China; Rusia, principalmente en esta relación sólo porque es una potencia nuclear igualable a Estados Unidos, pero por lo demás muy deficiente en todos los principales indicadores que constituyen el poder global. Detrás de Rusia, tal vez de forma individual, pero en un grado mucho menor, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Japón, por cierto, aunque no tiene un firme postura política; India está levantándose, y luego en el fondo de esto tenemos la nueva entidad del G-20, una liderazgo global mucho más diversificado, carente de unidad interna, con muchos de sus miembros en antagonismos bilaterales. Eso hace que el contexto sea mucho más complejo.

El otro cambio importante en los asuntos internacionales es que por primera vez, en toda la historia humana, la humanidad está políticamente despierta. Esta es una realidad totalmente nueva – realidad totalmente nueva. No lo ha estado durante la mayor parte de la historia humana hasta los últimos cien años. Y en el curso de los últimos cien años, el mundo entero se ha vuelto políticamente despierto. Y sin importar a donde vaya, la política es una cuestión de compromiso social, y la mayoría de la gente sabe lo que generalmente ocurre, lo que generalmente sucede – en el mundo, y están conscientes de las inequidades mundiales, de las desigualdades, de la falta de respeto, de la explotación. La humanidad ahora está políticamente despierta y agitada. La combinación de los dos: liderazgo global diversificado, despertar político masivo, generan un contexto mucho más complejo para cualquier gran potencia, incluyendo, actualmente, la primera potencia mundial: los Estados Unidos [61].

Conclusión

Entonces, La revolución tecnológica ha dado lugar a realidades geopolíticas diametralmente opuestas, antagónicas, y en conflicto: nunca antes la humanidad ha estado tan despierta a las cuestiones del poder, la explotación, el imperialismo y la dominación, y al mismo tiempo, nunca antes hemos tenido élites tan transnacionales y globales en orientación, y con la capacidad de imponer un sistema verdaderamente global de despotismo científico y opresión política. Estas son las dos realidades geopolíticas del mundo actual. Reflexiona sobre ello. Nunca en toda la historia humana la humanidad ha sido tan capaz de conseguir un verdadero despertar político psicosocial global, ni la humanidad ha estado alguna vez frente a tal peligro de ser sometida por un totalitarismo científico verdaderamente global, potencialmente más opresiva que cualquier otro sistema conocido antes, y sin lugar a dudas tecnológicamente más capaz de imponer un despotismo permanente sobre la humanidad. Así que estamos llenos de esperanza, pero impulsados por la urgencia. En toda la historia humana, nunca ha existido el potencial, ni las repercusiones de las acciones e ideas humanas han sido tan monumentales.

Repentinamente, las elites globales se enfrentan a la realidad de tratar de dominar a poblaciones que están cada vez más conscientes de sí mismas y están desarrollando una conciencia global. Por lo tanto, una población que está siendo sometida a la dominación en África tiene la capacidad de tomar conciencia de una población que está siendo sometida a las mismas formas de dominación en el Medio Oriente, Sudamérica o Asia, y que puedan reconocer que están siendo dominadas por las mismas estructuras de poder global. Ese es un punto clave: no sólo es el despertar global en su alcance, sino que en naturaleza; crea en el individuo, una conciencia de su condición global. Así que es un “despertar global”, tanto en el entorno externo, como en la psicología interna.

Esta nueva realidad en el mundo, junto con el hecho de que la población mundial nunca ha sido tan grande, presenta un desafío a las elites que buscan dominar a los pueblos de todo el mundo que están conscientes y despiertos a las realidades de la desigualdad social, la guerra, la pobreza, la explotación, la falta de respeto, el imperialismo y la dominación.Esto directamente implica que estas poblaciones será mucho más difíciles de controlar: económica, política, social, psicológica y espiritualmente. Así, desde el punto de vista de la oligarquía mundial, el único método de imponer el orden y el control – en esta única e histórica condición humana – es a través del caos organizado de las crisis económicas, guerras, y la rápida expansión e institucionalización de una dictadura científica global. Nuestra esperanza es su miedo, y nuestro mayor miedo es su única esperanza.

Como Charles Dickens escribió una vez: “Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos”. Nunca ha sido tan cierto como lo es hoy.
_______________________________________________________________________________

  • Esta fue la primera parte de la serie de tres partes, “La Revolución Tecnológica y el Futuro de la Libertad.”
  • La segunda parte analizará la naturaleza del despertar global en “Occidente”, en especial de los Estados Unidos, y el potencial de revolución dentro de ese despertar, así como los sistemas de control y opresión estatal que se están construyendo para lidiar con ello; en particular, la construcción de un Estado de Seguridad Interna.
  • La tercera parte analizará la evolución de la idea y la realidad de una dictadura científica, los efectos de la revolución tecnológica en el poder, y el surgimiento de nuevos sistemas de control social basados en la implementación moderna de la eugenesia.
Andrew Gavin Marshall es investigador asociado de Centre for Research on Globalization(CRG) , y está estudiando Economía Política e Historia en Canadá. Es coeditor, con Michel Chossudovsky, del reciente libro “La Crisis Económica Global: La Gran Depresión del Siglo XXI“, disponible en Globalresearch.ca.
Original en: Global Research


IntroducciónComo fue delineado en la primera parte de esta serie, “La Revolución Tecnológica y el Futuro de la Libertad”, existen dos realidades geopolíticas en el mundo actual, que en mayor medida surgieron como resultado de la “Revolución Tecnológica” en la que la tecnología y la electrónica han llegado a definir y dar forma a nuestra sociedad.

La Revolución Tecnológica ha dado lugar a realidades geopolíticas diametralmente opuestas, antagónicas, y en conflicto: nunca antes la humanidad se ha encontrado tan despierta a las cuestiones de poder, la explotación, el imperialismo y la dominación, y al mismo tiempo, nunca antes las élites han sido tan transnacionales y globales en orientación, y con la capacidad de imponer un sistema verdaderamente global de despotismo científico y opresión política. Estas son las dos realidades geopolíticas del mundo actual. Nunca en toda la historia humana la humanidad ha sido tan capaz de conseguir un verdadero despertar político psicosocial global, ni la humanidad ha estado alguna vez frente a tal peligro de ser sometida por un totalitarismo científico verdaderamente global, potencialmente más opresivo que cualquier otro sistema conocido antes, y sin lugar a dudas tecnológicamente más capaz de imponer un despotismo permanente sobre la humanidad. Así que estamos llenos de esperanza, pero impulsados por la urgencia. En toda la historia humana, nunca ha existido el potencial, ni las repercusiones de las acciones e ideas humanas han sido tan monumentales.

No sólo es el despertar global en su alcance, sino que en naturaleza; crea en el individuo, una conciencia de su condición global. Así que es un “despertar global”, tanto en el entorno externo, como en la psicología interna. Esta nueva realidad en el mundo, junto con el hecho de que la población mundial nunca ha sido tan grande, presenta un desafío a las elites que buscan dominar a los pueblos de todo el mundo que están conscientes y despiertos a las realidades de la desigualdad social, la guerra, la pobreza, la explotación, la falta de respeto, el imperialismo y la dominación. Esto directamente implica que estas poblaciones serán mucho más difíciles de controlar: económica, política, social, psicológica y espiritualmente. Así, desde el punto de vista de la oligarquía global, el único método de imponer el orden y el control – en esta única e histórica condición humana – es a través del caos organizado de las crisis económicas, guerras, y la rápida expansión e institucionalización de una dictadura científica global. Nuestra esperanza es su miedo, y nuestro mayor miedo es su única esperanza.

(Ver: El Despertar Político Mundial y el Nuevo Orden Mundial)

Este ensayo (Parte II) desarrollará un examen de estas dos realidades geopolíticas a escala nacional, centrándose principalmente en el “Despertar Estadounidense”.

El Despertar Estadounidense

En la última década, se ha producido un tremendo aumento en el activismo político popular, que se ha correspondido con la expansión del imperialismo, la explotación y el despotismo en el mundo. Los acontecimientos del 11 de septiembre 2001, desencadenaron dos grandes acontecimientos geopolíticos. El primero fue la aplicación de la Doctrina Bush – la “Guerra contra el Terror ” – que fue organizada en respuesta a los atentados terroristas. Esta expansión imperialista condujo a la guerra y ocupación de Afganistán, la guerra en Irak y su posterior ocupación, la guerra en Líbano de 2006, la guerra en Somalia, continuando el expansionismo militar y la ocupación en los territorios palestinos, así como amplias operaciones encubiertas en Medio Oriente, Asia Central, África y alrededor del mundo.

La segunda tendencia geopolítica importante instigada por los ataques del 9/11 fue la formación de lo que ha llegado a ser conocido como “Movimiento 9 / 11 Truth”, donde millones de personas en todo el mundo, incluyendo a miles de académicos, arquitectos, ingenieros, funcionarios de gobierno, funcionarios de inteligencia o militares y otros profesionales, así como una gran cantidad exponencialmente creciente de personas en la población general a nivel internacional, han tratado de cuestionar y desafiar la versión oficial de los acontecimientos del 9 / 11. Al igual que en todos los grupos de activistas, hay elementos marginales y radicales dentro del movimiento, como quienes afirman que “ningún avión” fue utilizado en los ataques, o que los ataques se llevaron a cabo sólo por Israel – con matices antisemitas – u otras teorías marginales como esas. Independientemente de los elementos marginales, el foco principal del movimiento se basa en el hecho de que la historia oficial de los acontecimientos no se sostiene bajo ninguna forma de análisis racional independiente e imparcial. Los medios de comunicación ignoraron durante años al creciente movimiento internacional, pero sólo en los últimos años lo han reconocido; sin embargo, no se ocupan del movimiento analizando la información y los problemas, sino más bien tratando de desacreditar y demonizar al movimiento político, centrándose en los elementos y creencias marginales y ocupando etiquetas de “teórico de conspiración”, tratando de desacreditar a cualquiera que cuestione la versión oficial.

En 2006, Time Magazine reconoció que el Movimiento 9/11 Truth no es “un movimiento marginal”, sino que en realidad es, de hecho, “una importante realidad política”. También citó un respetado sondeo político realizado por Scripps-Howard en 2006, que reveló que el 36% de los estadounidenses piensa que es “muy probable” o “algo probable” que los funcionarios gubernamentales hayan permitido que los ataques que se llevasen a cabo o llevado a cabo los ataques por si mismos. [1]

El crecimiento de este movimiento ha estimulado importantes movimientos nuevos y activismo político, impulsados casi exclusivamente por civiles organizados y “políticamente despiertos”. Impulsado principalmente por Internet, este movimiento ha despertado a una masa de personas en el mundo frente a la realidad política y estratégica de lo que se conoce – en términos militares – como una operación de “falsa bandera”, en la que se lleva a cabo un ataque contra un objetivo determinado, donde los que realizan el ataque ondean la bandera de otra persona (es decir, una “falsa bandera”) en un esfuerzo por implicarla en el ataque, y por lo tanto, la respuesta al ataque será realizada contra los que son percibidos como atacantes. Es, en esencia, una estratagema militar encubierta: un engaño estratégico. El dramaturgo griego Esquilo escribió que, “En la guerra, la primera víctima es la verdad”. Un ataque de falsa bandera es un acto de guerra deliberadamente diseñado para engañar y ocultar la verdad. Es un ataque llevado a cabo y achacado al enemigo propio para justificar la implementación de un programa político. Los gobiernos han utilizado esas tácticas durante siglos, y especialmente las naciones occidentales durante el último medio siglo. [2]

Este movimiento ha dado lugar al resurgimiento del activismo sobre otros asuntos globales, como el sistema económico global, y más notablemente, el sistema de bancos centrales, en particular la Reserva Federal. Mientras muchos estadounidenses no sabían casi nada acerca de su banco central, la Reserva Federal, un movimiento creciente de estadounidenses y otros alrededor del mundo estaban educándose sobre el Sistema de la Reserva Federal y el sistema bancario global en general. Muchos encontraron un líder en un congresista de Texas llamado Ron Paul, quien hizo campaña por obtener la candidatura republicana a la presidencia en 2008, y que presentó una base de apoyo más amplia a nivel nacional que la de cualquier otro candidato republicano. Entre demócratas, los “9/11 Truthers” y otros críticos de la política exterior estadounidense llegaron a encontrar una líder apasionada en Cynthia McKinney, quien fuera una de las voces solitarias en el Congreso a la hora de increpar directamente al gobierno de Bush por la versión oficial de los hechos, que ya había denunciado el fraude electoral de 2000 y 2004, y llevó a cabo una audiencia en el Congreso sobre las actividades encubiertas en África, dejando al descubierto la mano de las naciones occidentales detrás el genocidio de Ruanda y la guerra civil del Congo.

A fines de 2008, cuando el gobierno comenzó su plan de rescate financiero para los bancos, el movimiento “End the Fed” [Fin a la Fed] apareció con protestas esporádicas en los 12 bancos de la Reserva Federal ubicados en todo el país, y se desarrollaron más de 40 protestas en todo el país en cuestión de meses [3].

El “Estado de Seguridad Interna” Apunta a los Disidentes

Con la creciente militarización de la política exterior, también observamos la creciente militarización de la política interior, y sobre todo la aparición de un estado policial de vigilancia de alta tecnología: un “Estado de Seguridad Interior”. Las élites nacionales e internacionales están en el proceso gradual de construir un «nuevo totalitarismo» para sustituir a la democracia. [4] Los derechos y libertades civiles son desmantelados a través de legislaciones antiterroristas, las escuchas telefónicas y la vigilancia de Internet están desenfrenadas y expandiéndose, son creadas “listas de vigilancia” que a menudo incluyen nombres de disidentes, y los militares están cada vez más preparados para participar en el ámbito policial. Además, durante la última década, hemos visto la rápida expansión de los planes de “Continuidad del Gobierno” (COG), que plantean la suspensión de la Constitución y la imposición de la ley marcial en caso de una emergencia. [5] En este punto en la sociedad estadounidense, si se produjera un colapso económico rápido y expansivo o otro gran ataque terrorista en territorio norteamericano, Estados Unidos se transformaría en un gobierno militar, más fascista en naturaleza que cualquier otra cosa, pero equipado con un arsenal y un Estado Policial “tecnotrónico” de un nivel al cual ningún dictador en la historia ha tenido acceso. La libertad nunca ha estado tan amenazada; A pesar de ello, el pueblo nunca ha estado tan movilizado en la historia moderna para desafiar las amenazas a la libertad y la democracia en Estados Unidos, Occidente, y en el mundo.

(Ver: El Estado de Seguridad Transnacional y la Caída de la Democracia)

En 2003, el general Tommy Franks, concedió una entrevista a la revista Cigar Aficionado donde se refirió a este concepto. Tommy Franks fue el ex Comandante de la Central de Mando del Pentágono en el Medio Oriente, y por tanto era el general top, vigilando las guerras en Afganistán e Irak. En su entrevista con la revista, Franks señaló que el objetivo del terrorismo es “cambiar los gestos, el comportamiento, la sociología y, en última instancia, la antropología de una sociedad”, y por lo tanto, en la eventualidad de otro ataque terrorista importante en Estados Unidos o en Occidente:

el mundo occidental, el mundo libre, perderá lo que más aprecia, y que es la libertad que hemos observado durante un par de cientos de años en este gran experimento que llamamos democracia. Ahora, en un sentido práctico, ¿qué significa eso? Significa que el potencial de un evento terrorista con armas de destrucción masiva y con gran número de víctimas aconteciendo en algún lugar del mundo occidental – puede ser en Estados Unidos de América- hará que nuestra población se cuestione nuestra propia Constitución y que se empiece a militarizar nuestro paíscon el fin de evitar que se repita otro evento que produzca víctimas masivas. Lo cual, de hecho, potencialmente comenzará a desmembrar la estructura de nuestra Constitución. [6]

Una faceta interesante que se conoce muy poco acerca de la militarización de la sociedad doméstica y el totalitarismo incremental es cómo el aparato coercitivo estatal, mientras se justifica con el pretexto de combatir el terrorismo o “Proteger la Patria”, en realidad está dirigido contra activistas y movimientos políticos populares. Por ejemplo, después del 9/11, el Departamento de Seguridad Interior estableció lo que se conoce como “Centros de Fusión”, establecidos por todo Estados Unidos, y que están diseñados como ejes de “intercambio de información y percepciones”, en donde agencias como la CIA, el FBI, el Departamento de Justicia, Seguridad Interna y el ejército estadounidense recopilan y analizan información en conjunto. A comienzos de julio de 2009, había 72 Centros de Fusión conocidos en Estados Unidos [7]. Piensa en ellos como centros locales de vigilancia, porque eso es lo que son.

Los Centros de Fusión también están posicionados para participar como centros de mando local en la eventualidad de una emergencia nacional o la aplicación de planes de “Continuidad del Gobierno” para declarar ley marcial. Agencias policiales estatales y locales proporcionan la mayor parte de la información a los Centros de Fusión locales, que luego es analizada y difundida a las agencias o departamentos de inteligencia, militares o de Seguridad Interior más importantes. Sin embargo, en los últimos años, los Centros de Fusión han sido criticados por su presunta agenda, ya que se justifican en función de actuar como centros designados para propósitos de “contra-terrorismo”, pero en la práctica están dirigidos contra grupos ciudadanos.

En la primavera de 2009, se reveló que el Centro de Análisis de Información de Missouri (MIAC) – un Centro de Fusión – había sacado un folleto informativo diseñado para ayudar a los agentes policiales a identificar “potenciales terroristas domésticos”. Según el informe:

Si usted es un activista anti-aborto, o si muestra parafernalia política apoyando a un candidato de un tercer partido o de cierto miembro de republicano del Congreso, si posee literatura subversiva, muy bien podría ser miembro de un grupo paramilitar doméstico. [8]

¿Desde cuándo nuestra sociedad es algo salido de 1984? ¿Desde cuándo nuestros gobiernos designan “literatura subversiva” como señal de terrorismo? En el informe se clasifican las actividades como formando parte de un “Moderno Movimiento de Milicias”, y definió a las nuevas “amenazas potenciales para la seguridad estadounidense” como:

Personas que apoyaron a ex candidatos de terceros partidos a la presidencia, como el representante de Texas, Ron Paul, Chuck Baldwin, y el ex congresista Bob Barr de Georgia son citados en el informe, además de activistas anti-aborto yteóricos de conspiración que creen que Estados Unidos, México y Canadá algún día formarán una Unión Norteamericana. [9]

En otras palabras, aquellos que se oponen al proceso político y económico de “Integración Norteamericana” [10] son vistos e identificados como “potenciales miembros de milicias”. En el informe incluso identifica directamente la posesión de películas tales como el filme anti-Reserva Federal, “America: Freedom to Fascism” como “señales de potencial participación en milicias”. [11] El documento presentado por el Centro de Fusión también advirtió a los oficiales de policía a estar “a la caza” de “pegatinas con publicidad de candidatos de terceros partidos, o personas con copias de la Constitución de Estados Unidos”. El informe escribió que debido a la crisis económica, “se ha creado un entorno exuberante para la actividad de las milicias”, y:

A continuación, se citan como posibles miembros de milicias personas que hablan sobre la conspiración del Nuevo Orden Mundial, expresan enojo con el sistema bancario de la Reserva Federal, se resisten a pagar impuestos, advierten a los ciudadanos sobre los supuestos peligros de la identificación por radiofrecuencia (RFID) o abogan por un retorno al constitucionalismo estricto, como posibles amenazas a la fuerza policial.

Mientras que el memorando ofrece un resumen desequilibrado de muchos de los diversos grupos que crecieron enormemente después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, también vincula a individuos que de otro modo serían pacíficos, con el Ku Klux Klan y otras organizaciones violentas. [12]

Otro Centro de Fusión en Virginia identificó muchas universidades como posibles “nodos de radicalización” terrorista, apuntando a “universidades históricamente negras” como potenciales amenazas, y “también contiene una extensa lista de grupos estadounidenses e internacionales pacíficos de una sección casi transversal del compromiso político, colocándolas lado a lado con grupos que han sido durante mucho tiempo conocidos por recurrir a la violencia.” [13]

En abril de 2009, la ACLU (American Civil Liberties Union) publicó un informe sobre la amenaza a las libertades y los derechos civiles representada por los Centros de Fusión, diciendo que, “los Centros de Fusión han experimentado una extensión en sus misiones en los últimos años, convirtiéndose más en una amenaza que en un dispositivo de seguridad. Sin directrices generales para restringir o dirigirlos, estos centros colocan la privacidad de los estadounidenses bajo enorme riesgo”. El informe de la ACLU identificó varios “incidentes preocupantes ” en relación a los Centros de Fusión violando la privacidad y los derechos civiles:

– Un informe del 7 de mayo 2008 titulado “Universal Adversary Dynamic Threat Assessment”, escrito por un contratista privado que etiquetó a organizaciones ambientalistas como el Sierra Club, la Sociedad Humane y la Sociedad Audubon de “organizaciones importantes que se sabe o están posiblemente vinculadas con eco-terrorismo”;

– Un posible abuso de autoridad por parte de funcionarios del DHS queindebidamente siguieron y difundieron comunicaciones de activistas por la paz afiliados a la DC Anti-War Network (DAWN);

– Un informe elaborado el 19 de febrero de 2009, por North Central Texas Fusion System titulado “Prevention Awareness Bulletin” que describe una supuesta conspiración entre organizaciones musulmanas de derechos civiles, grupos de presión, el movimiento contra la guerra, el Departamento del Tesoro de EEUU, bandas de hip hop y a la ex congresista y candidata presidencial Cynthia McKinney para “proporcionar un ambiente para el florecimiento de organizaciones terroristas”;

– Un “Strategic Report” publicado el 20 de febrero de 2009 por el Centro de Análisis de Información de Missouri que se describe una supuesta amenaza a la seguridad planteada por el ” moderno movimiento de milicias” pero que de manera indebida incluye referencias a ideologías sociales, religiosas y políticas, incluido el apoyo a candidatos de terceros partidos a la presidencia como el congresista Ron Paul y el ex congresista Bob Barr, y

– Un “Protective Intelligence Bulletin”, emitido por la Rama de Inteligencia de la División de Administración de Amenazas del Servicio Federal DHS que indebidamente recolecta y difunde información sobre manifestaciones políticas e inadecuadamente etiqueta a grupos pacíficos de presión y otros activistas como “extremistas.”[14]

Para aquellos en el poder, la “paz” es una idea “extremista”, porque la ‘guerra’ y la ‘violencia’ son las normas para ellos. Ahora se ha llegado al punto en que los que desafían las estructuras de poder son simplemente tachados de terroristas y extremistas. Se trata de un camino político increíblemente peligroso donde el final es el despotismo y la muerte de la democracia. La congresista Cynthia McKinney, una de las identificadas por los Centros de Fusión como facilitadora de “un entorno para el florecimiento de organizaciones terroristas”, tuvo esto que decir respecto al informe del Centro de Fusión:

Como estudiosa del COINTELPRO, el infame Programa de Contra Inteligencia del gobierno [dirigido contra el Movimiento por los Derechos Civiles en la década de 1960], sé lo que mi gobierno es capaz de hacer para anular el disenso. Por eso he votado en contra de la Patriot Act, trabajé en el Congreso para hacer retroceder la Ley de Pruebas Secretas, e introduje legislación para derogar la Ley de Comisiones Militares. Vengo de una larga historia de activistas por la justicia y la libertad dentro de este país. Estoy en la primera línea de la defensa de la paz en el extranjero y la justicia en el país. Pero sé que no vamos a tener paz ni justicia sin verdad. La verdad es el fundamento de la dignidad que buscamos. La dignidad para todos no es una amenaza para Estados Unidos. [15]

Se ha vuelto evidente que la respuesta del gobierno estadounidense frente al “despertar político global” en los Estados Unidos se dirige a demonizar, desacreditar y oprimir a los grupos de activistas y movimientos políticos. Pero ¿hasta dónde puede llegar esta opresión?¿Centros de Detención para Disidentes?

Un sorprendente y profundamente preocupante desarrollo en el área de “Homeland Security” es el altamente secreto y deliberadamente silencioso establecimiento de “centros de detención” en los Estados Unidos, diseñados para albergar a millones de personas en la eventualidad de una “emergencia”. “En 2002, El Procurador General John Ashcroft, “manifestó [un] deseo por campos para ciudadanos estadounidenses que se consideren “enemigos combatientes”, y que su plan “le permitiría ordenar el encarcelamiento indefinido de ciudadanos estadounidenses y despojarlos sumariamente de sus derechos constitucionales y acceso a tribunales al declararlos enemigos combatientes.” [16]También en 2002, se informó que la FEMA, Federal Emergency Management Agency (ahora bajo la supervisión del Departamento de Seguridad Interna), “seguiría adelante con planes para crear ciudades temporales que podrían alojar millones de estadounidenses tras ataques de destrucción masiva en ciudades estadounidenses”. Newsmax informó que, “FEMA estaba buscando ofertas de tres grandes empresas inmobiliarias y / o de ingeniería para ayudar a preparar la creación de ciudades de emergencia, utilizando tiendas de campaña y remolques – si una zona urbana fuese atacada por armas NBC (nucleares, biológicas o químicas).” [17]

En 2006, la antigua empresa de Dick Cheney, Halliburton y su filial, Kellogg, Brown & Root (KBR) recibieron un importante contrato del Departamento de Seguridad Interna por valor de $385 millones, otorgado “para apoyar instalaciones de la Fuerza de Inmigración y Aduanas (ICE) del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS) con instalaciones en caso de emergencia”. Un comunicado de prensa en el sitio web de KBR señaló que:

El contrato, que entrará en vigor inmediatamente, prevé el establecimiento de capacidades de detención temporal y procesamiento para fortalecer instalaciones del Programa de Operaciones de Detención y Deportación del ICE (DRO) en caso de un flujo de emergencia de inmigrantes dentro de los Estados Unidos, o para apoyar el desarrollo rápido de nuevos programas. [18]

Además, declaró que, “El contrato también puede proporcionar apoyo en detención de inmigrantes a otras organizaciones del Gobierno de los Estados Unidos en caso de una emergencia de inmigración, así como el desarrollo de un plan para responder ante una emergencia nacional, como un desastre natural. En la eventualidad de un desastre natural, el contratista podría ser encargado de proporcionar albergue a personal del ICE que ejerza funciones policiales en apoyo a los esfuerzos de socorro”. [19]

Dentro de dos semanas, “El Secretario de Seguridad Interna, Michael Chertoff, anunció que el presupuesto federal del año fiscal 2007 destinará más de $400 millones para añadir 6.700 camas de detención adicionales (un aumento del 32 por ciento respecto a 2006)”. Como informara el historiador y escritor Peter Dale Scott:

Tanto el contrato como la asignación presupuestaria son en cumplimiento parcial de un ambicioso Plan Estratégico de Seguridad Nacional de 10 años, denominado ENDGAME, autorizado en 2003. De acuerdo con un documento de 49 páginas sobre el plan de Seguridad Interna, ENDGAME expande “una misión articulada por primera vez en las Leyes de Extranjería y Sedición de 1798”. Su objetivo es la capacidad de “eliminar a todos los extranjeros removibles”, incluyendo “inmigrantes económicos ilegales, extranjeros que hayan cometido actos delictivos, solicitantes de asilo (que deben mantenerse por ley) o potenciales terroristas.”[20]

Teniendo en cuenta que el gobierno etiqueta a activistas contra la guerra, libertarios, progresistas y otros grupos de ciudadanos pacíficos como “extremistas”, “paramilitares” y “terroristas”, esto es especialmente preocupante. En 2008, un ex congresista estadounidense escribió un artículo para el diario San Francisco Chronicle en el que advirtió que, “Desde el 9/11, y aparentemente sin anunciarlo ante la mayoría de los estadounidenses, el gobierno federal ha asumido la autoridad para instituir ley marcial, arrestar a una amplio espectro de individuos disidentes (ciudadanos y no ciudadanos por igual), y detener sin recurso legal o constitucional en la eventualidad de “una afluencia de emergencia de inmigrantes en Estados Unidos o para apoyar el desarrollo rápido de nuevos programas”. El detalló que:

A partir de 1999, el gobierno ha entrado en una serie de contratos de oferta única con la filial de Halliburton, Kellogg, Brown and Root (KBR), para construir campos de detención en lugares no revelados en los Estados Unidos. El gobierno también firmado contratos con varias empresas para construir miles de vagones, según algunos informes, equipados con grilletes, aparentemente para transportar detenidos. [21]

Como explica Peter Dale Scott:

el contrato evocaba recuerdos ominosos del polémico “ejercicio de preparación” Rex-84 de Oliver North en 1984. Este fue propuesto por la Federal Emergency Management Agency (FEMA) para cercar y detener a 400.000 “refugiados” imaginarios, en un contexto de “movimientos incontrolados de población” desde la frontera de México hacia los Estados Unidos. Las actividades de North causaron preocupación por las libertades civiles tanto en el Congreso como en el Departamento de Justicia. Las preocupaciones persisten.

“Es casi seguro que esta es la preparación para una redada después del próximo 9/11 hacia personas de Medio Oriente, musulmanes y posiblemente disidentes”, dice Daniel Ellsberg, un ex analista militar que en 1971 publicó los Papeles del Pentágono, registros de los militares estadounidenses de sus actividades en Vietnam. “Ellos ya han realizado esto a una escala más pequeña, con el ‘registro especial’ de detenciones de hombres inmigrantes de países musulmanes, y con Guantánamo”.

Planes para las instalaciones o campos de detención tienen una larga historia que se remonta a los temores en la década de 1970 de un levantamiento nacional de militantes negros. Como Alonzo Chardy informó en el Miami Herald el 5 de julio de 1987, una orden ejecutiva para la continuidad del gobierno (COG) había sido redactada en 1982 por la cabeza de FEMA, Louis Giuffrida. La orden pide la “suspensión de la Constitución” y la “declaración de ley marcial”. [22]

Más recientemente, han habido varios incidentes de pequeñas ciudades que tienen importantes “centros de detención” siendo construidos en ellas, que siguen vacíos y mantenidos para la eventualidad de una “emergencia”. Una de esas instalaciones ha sido propuesta a la ciudad de Italy para construir “un centro de detención para inmigrantes ilegales”. [23] Hubo también un esfuerzo por alojar un centro de detención construido en la ciudad de Benson “para albergar a inmigrantes ilegales”. [24] Una gran corporación estadounidense de prisiones, Corplan Corrections, “ha estado en el centro de numerosas controversias, incluido un bizarro plan de construcción de prisiones en Hardin, Montana que implicó a una fuerza militar privada llamada American Police Force, dirigida por un ex convicto. La prisión le costó a la pequeña ciudad unos 27 millones de dólares, pero nunca ha albergado ningún preso”. Además, Corplan “se ha acercado a funcionarios municipales en varias ciudades en los Estados Unidos – Benson, Arizona; Las Cruces, Nuevo México; y Weslaco, Texas – con propuestas para construir un nuevo centro de detención para familias inmigrantes”. [25]

Estas instalaciones, construidas bajo el pretexto de albergar “inmigrantes ilegales” permanecen en mayor medida vacías, podrían ser potencialmente utilizadas para albergar no sólo inmigrantes, sino también musulmanes y “posibles disidentes” a raíz de una emergencia de importancia, como un colapso económico o un ataque terrorista dentro de Estados Unidos. Después de todo, en la Segunda Guerra Mundial, Canadá y Estados Unidos colocaron a inmigrantes japoneses y alemanes en campos de internamiento. Una vez más, se hace evidente que la respuesta de las estructuras de poder a la manifestación del despertar político global, dentro de Estados Unidos, será oprimir y reprimir al pueblo, y con ello, socavar la democracia misma.

Las Perspectivas de Revolución

Durante la primera fase de la crisis económica mundial en diciembre de 2008, el FMI advirtió a los gobiernos de las perspectivas de “violentos disturbios en las calles”. El director del FMI advirtió que “protestas violentas podrían estallar en países de todo el mundo si el sistema financiero no es reestructurado para el beneficio de todos y no de una pequeña elite.” [26] Naturalmente, el director del FMI deja de lado el hecho de que él es parte de esa pequeña élite y que el FMI funciona para beneficio de esa misma élite.

A finales de diciembre de 2008, “Un informe del US Army War College advir[tió] que una crisis económica en Estados Unidos podría dar lugar a disturbios civiles masivos y a la necesidad de llamar a los militares para restaurar el orden.” El informe señaló que, “violencia civil generalizada dentro de Estados Unidos obligaría a las autoridades de defensa a reorientar las prioridades… para defender el orden interno básico y la seguridad humana.” [27]

A lo largo de 2009, hubo abundancia de desórdenes civiles, protestas e incluso disturbios en toda Europa en respuesta a la crisis económica. En febrero de 2009, el jefe de inteligencia de Obama, Dennis Blair, director de Inteligencia Nacional, dijo al Comité de Inteligencia del Senado que la crisis económica se ha convertido en la mayor amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos:

Me gustaría comenzar con la crisis económica mundial, debido a que ya se perfila como la más grave en décadas, sino en siglos… Las crisis económicas aumentan el riesgo de inestabilidad del régimen que se pone en peligro si se prolongan por un período de uno a dos años… Y la inestabilidad puede aflojar las frágiles salvaguardas de muchos países en desarrollo en materia de orden, lo que puede esparcirse de forma peligrosa en la comunidad internacional [28].

En otras palabras, la crisis económica plantea dos amenazas importantes a la “seguridad nacional” (es decir, el estatus imperial) de los Estados Unidos. De vital importancia es que Estados Unidos y otras naciones occidentales podrían perder el control de sus posesiones e intereses coloniales en el mundo en desarrollo – África, Sudamérica y Asia – en tanto los pueblos en esas regiones, la mayoría de los “políticamente despiertos” en el mundo, pueden ocasionar una “inestabilidad amenazadora del régimen”, mientras las perspectivas de disturbios, rebelión y revolución exponen el fracaso de sus líderes y estructuras de gobierno nacionales. Esto supondría una enorme amenaza para los intereses de Occidente en esas regiones, ya que se basan fundamentalmente en los estados-nación locales para controlar las poblaciones y recursos. Al mismo tiempo, estas revueltas se podrían propagar al mundo desarrollado. Así que las elites occidentales se enfrentan a la perspectiva de la posible pérdida de control sobre los recursos del mundo e incluso de sus propias poblaciones domésticas. La reacción natural, en la lógica imperial, es la militarización de las esferas extranjera y doméstica.

No es de extrañar entonces, que en 2008, el general de más alto rango en los Estados Unidos, “Adm. Michael Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto, calificó a la crisis financiera como una de las prioridades más altas y de mayor riesgo para la seguridad que las guerras actuales en Irak y Afganistán”. Explicó que “es una crisis global. Y mientas choque con los problemas de seguridad, o alimente una mayor inestabilidad, creo que tendrá un impacto sobre nuestra seguridad nacional de una forma que no hemos descubierto del todo aún.” [29]

El jefe de la Organización Mundial del Comercio (OMC) advirtió que, “La crisis económica global podría provocar una inestabilidad política igual a la observada durante la década de 1930.” Comentó: “La crisis actual se está extendiendo aún más rápido (que la Gran Depresión) y afecta a más países al mismo tiempo.” [30]

En febrero de 2009, el renombrado historiador económico y profesor de Harvard, Niall Ferguson, predijo una “prolongada dificultad financiera, incluso guerra civil, antes que la “Gran Recesión” termine”, y que, “La crisis mundial está lejos de terminar, [que] no ha hecho nada más que comenzar, y Canadá no es una excepción”, dijo mientras hablaba en un evento en Canadá. Explicó: “Los responsables políticos y los pronosticadores que ven una recuperación el próximo año probablemente mienten para levantar la confianza pública”, mientras que, “la crisis eventualmente provocará un conflicto político”. Explicó además:

Habrá sangre, en el sentido de que una crisis de esta magnitud no puede más que contribuir al desarrollo del [conflicto] político y económico. Está destinado a desestabilizar a algunos países. Causará el estallido de guerras civiles, que han permanecido inactivas. Serán derrocados los gobiernos que hayan sido moderados y traerán a gobiernos extremistas. Estas cosas son bastante predecibles. [31]

Incluso en mayo de 2009, el jefe del Banco Mundial advirtió que, “la crisis económica mundial podría conducir a graves disturbios sociales”, mientras “existe el riesgo de una grave crisis humana y social con implicaciones políticas muy serias.” [32] Zbigniew Brzezinski advirtió en febrero de 2009 que: “Este va a ser un creciente conflicto entre clases y si la gente está desempleada y realmente sufriendo, demonios, ¡podría haber incluso motines!” [33]

En marzo de 2010, Moody’s, una importante agencia calificadora de crédito, advirtió que el “malestar social” está llegando Occidente, en tanto que Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia y España “están todos en riesgo de incrementar el costo de la deuda y que tendrán que implementar planes de austeridad que amenazarán la “cohesión social”.” [34]

En 2007, fue liberado un informe del Ministerio de Defensa británico que evalúa las tendencias mundiales durante los próximos 30 años. En la evaluación de la “Desigualdad Global”, el informe señala que, en los próximos 30 años:

[L]a brecha entre ricos y pobres va a aumentar y la pobreza absoluta seguirá siendo un problema global… Las disparidades en riquezas y oportunidades por lo tanto, serán cada vez más evidente, con malestares y resentimientos asociados, incluso entre el creciente número de personas que probablemente sean materialmente más prósperas que sus padres y abuelos. La pobreza absoluta y la desventaja comparativa de inflama la percepción de injusticia entre aquellos cuyas expectativas no se cumplen, incrementan la tensión y la inestabilidad, tanto dentro como entre las sociedades y resulta en expresiones de violencia tales como el desorden, la delincuencia, el terrorismo y la insurgencia. También puede dar lugar al resurgimiento de ideologías no solamente anti-capitalistas, sino que posiblemente vinculadas a lo religioso, movimientos anarquistas o nihilistas, pero también el populismo y el resurgimiento del marxismo [35]

Además, el informe advirtió de los peligros al poder establecido de una revolución que emerja desde las clases medias descontentas de Occidente:

La clase media podría convertirse en una clase revolucionaria, tomando el papel previsto por Marx para el proletariado. La globalización de los mercados de trabajo y la reducción los niveles de bienestar y empleo nacional podrían reducir el apego de los pueblos a los estados particulares. La creciente brecha entre ellos y un pequeño número de individuos súper ricos altamente visible podría alimentar el desencanto con la meritocracia, mientras que el crecimiento urbano de sub-clases podría constituir una amenaza creciente al orden social y a la estabilidad, mientras la carga de la deuda adquirida y la insuficiencia de las pensiones empiezan a golpear. Enfrentada a estos desafíos hermanados, la clase media mundial podría unirse, usando el acceso a sus conocimientos, recursos y habilidades para dar forma a los procesos transnacionales bajo su propio interés de clase [36]

Desde el Viejo Mundo al Nuevo

Así que aquí estamos, en el año 2010, al final de la primera década del Siglo XXI; y lo que un siglo ha sido hasta el momento: el 9/11, una recesión, la guerra contra Afganistán, la “guerra contra el terror”, la guerra en Irak, los atentados terroristas en Bali, Madrid, Londres y en todo el Medio Oriente, la guerra en Somalia, la Guerra Civil del Congo (el conflicto más letal desde la Segunda Guerra Mundial, con más de 6 millones de civiles inocentes muertos desde 1996); la guerra entre Rusia y Georgia, la expansión de la guerra a Pakistán, la elección de Barack Obama, la crisis económica global y aquí es donde estamos.

Toda la historia humana es la historia de la lucha de la humanidad libre – el individuo y el colectivo – contra las construcciones de poder, que tratan de dominar y controlar a la humanidad. Desde los orígenes la humanidad en África, civilizaciones suben y bajan, dominadas y diezmadas. Desde el antiguo Egipto a Grecia y Roma, las dinastías chinas, los mayas y los aztecas, todos buscaban el dominio del territorio y la población. El Imperio Persa y el Imperio Otomano se expandieron y controlaron enormes poblaciones y pueblos diversos, y con la aparición del capitalismo, emergieron las potencias europeas.

Durante los últimos 500 años, Europa y Estados Unidos han dominado el mundo, y de hecho, sólo en los últimos 65 años los estadounidenses han dominado al mundo. La Paz de Westfalia fue firmada en 1648, poniendo fin a la Guerra de los Treinta Años en el Sacro Imperio Romano y la Guerra de los Ochenta Años entre España y la República de las Siete Provincias Unidas. Este acuerdo puso fin al Sacro Imperio Romano, y marcó el surgimiento de la idea del moderno Estado-Nación. Los estudios universitarios en Relaciones Internacionales comienzan con la Paz de Westfalia, ya que es considerada el comienzo del sistema internacional que hoy conocemos.

De esta surgieron los grandes imperios europeos: el portugués, el español, el holandés, y más tarde los imperios francés, inglés y alemán, que crearon la primera economía política global con el comercio atlántico de esclavos; intercambiando armas y bienes a cambio de esclavos capturados, alimentando guerras civiles internas entre los grandes imperios africanos para alimentar un suministro de esclavos que luego sería llevado a las Américas para su uso como fuerza de trabajo. Esa fuerza de trabajo produjo bienes que podían regresar a Europa, ser intercambiados entre los imperios mundiales, y en última instancia, financiar la continuidad del flujo de armas a África. Era un comercio triangular entre Europa, África y las Américas. En este momento, la noción de “raza” se originó a través de una serie de decisiones legales tomadas en las colonias.

En la década del 1600, las colonias en las Américas estaban compuestas por trabajadores y esclavos blancos, indios y negros, con negros y blancos no- libres, constituyendo los negros una minoría, pero aún así ” ejerciendo sus derechos fundamentales en la ley”. Un problema se planteó para las élites al intentar controlar a la clase trabajadora: la fuerza de trabajo nativa no-libre conocía la tierra y podía escapar fácilmente (lo que luego sería eliminado principalmente a través del genocidio), y en la década de 1660, la clase obrera se estaba poniendo rebelde, con obreros blancos y negros trabajado juntos y rebelándose contra las élites locales. Toda la clase baja de la sociedad estaba unida – independientemente de sus variadas y amplias diferencias – y se unieron contra las élites. Por lo tanto, una doctrina de “divide y vencerás” fue aplicada contra los fundamentos psicosociales del pueblo [37].

La élite “relajó la servidumbre” de los trabajadores blancos, e “intensificó los lazos de la esclavitud negra”, y, posteriormente, “introdujo un nuevo régimen de opresión racial. De este modo, se creó efectivamente la raza blanca – y con ella la supremacía blanca”. Por lo tanto, “las condiciones de los siervos blancos y negros comenzaron a divergir considerablemente después de 1660”. Después de esto, la legislación separaría la esclavitud blanca de la negra, prevendría los matrimonios “mixtos”, y trataría de impedir la procreación de niños “mestizos”. Mientras que antes de 1660, muchos esclavos negros no eran contratados de por vida, esto cambió cuando ley colonial crecientemente “impuso la servidumbre de por vida a los funcionarios negros – y, de especial importancia, la maldición de la servidumbre de por vida para su descendencia.” [38]

Una característica central de la construcción social de esta brecha racial es “la negación del derecho a voto”, puesto la mayoría de las colonias angloamericanas antes permitían votar a los negros libres, pero esto fue cambiando lentamente en todas las colonias. La clase dominante de Estados Unidos estuvo esencialmente “inventando la raza”. Por lo tanto, “La libertad se identificó cada vez más con la raza, no con la clase.” [39]

En 1648, apareció el Estado-Nación; en 1660, el racismo fue creado a través de decisiones judiciales, y en 1694, fue creado el Banco de Inglaterra y tuvo lugar el nacimiento del sistema de banca central. Todas estas eran esencialmente “construcciones sociales” – nación, raza, moneda – ya que simplemente son ideas que se aceptan como realidad. Una nación no es una entidad física, la raza no es un verdadero fundamento para la discriminación o la jerarquía, y una moneda no tiene valor real. Ellas sólo se mantienen como verdaderas porque todo el mundo las acepta como verdaderas.

A partir de este período de inmensa transición, las naciones imperiales europeas dominaron el mundo; el racismo justificó su dominación, y los bancos centrales dominaron los imperios en el país y el extranjero. Los 1800 vieron la Revolución Industrial, que instigó la decadencia de la esclavitud y la aparición de mano de obra pagada y de salarios por hora. Con el tiempo, apareció la noción de “ciencia racial” dentro del movimiento eugenésico, de origen europeo, y se trasladaría a los Estados Unidos a fines del Siglo XIX. Esto ayudó a justificar la “Lucha por África”, que comenzaría en la década de 1880 y supuso la colonización formal de los imperios europeos de todo el continente africano, tallando naciones en ello, pero justificadas sobre la base de una racista “misión civilizadora”.

La época imperial europea decayó con la Primera Guerra Mundial, una batalla de imperios y economías. Esta condujo a la caída de muchos imperios europeos, así como de los imperios ruso y otomano, con la aparición de la Unión Soviética, así como de estados-nación en el Medio Oriente. El surgimiento del fascismo echó raíces en las décadas del 1920 y 30, y creció hasta fundirse en la Segunda Guerra Mundial, que condujo a la caída final de los imperios británico y francés, y al surgimiento del imperio estadounidense.

Estados Unidos se convirtió en el motor del imperio de la comunidad atlántica, Europa y América del Norte. Se crearon y dirigieron organizaciones internacionales que permitieran a las elites transnacionales a compartir el poder entre un grupo de elites cada vez más global – y cada vez más pequeño -. El mundo, durante casi cincuenta años, estuvo definido por una lucha global entre Comunismo y Democracia – entre la Unión Soviética y Occidente. Este mito histórico oculta el rostro de la dominación global; una lucha entre dos bloques por la dominación global de la población y los recursos mundiales.

Con el fin de la Guerra Fría llegó la aparición del Nuevo Orden Mundial, un mundo en el que sólo existía una potencia mundial: Estados Unidos. Yo nací poco antes de que cayera el Muro de Berlín, y desarrollé una memoria sólo después del colapso de la Unión Soviética, el único mundo que conozco es aquel en el que Estados Unidos ha sido la única potencia mundial. Sólo conozco la era de la “globalización” y las promesas que le hizo a mi generación. Piensa en el efecto sobre la juventud que tendrá este gran período de transición.

La historia de la humanidad es una de cambio constante, a veces lento y gradual, en otros momentos rápido y expansivo. Hoy en día, nos encontramos en un período donde estamos presenciando una convergencia de realidades globales nunca antes vistas. La población del mundo nunca ha sido tan monumentalmente grande – de 6.800 millones – y entre la población mundial, por primera vez en la historia humana, existe un verdadero “despertar político global”. Esto no significa que todo el mundo tenga razón en sus puntos de vista, pero sí significa que las personas del mundo están pensando y actuando – incluso de forma accidental o sin saberlo – frente a la política global. Esto se da especialmente en zonas que han permanecido dominadas por el mundo atlántico durante tanto tiempo, y que han sido sometidas a la pobreza, el racismo y la guerra como ningún otro pueblo en la Tierra. Ellos fueron obligados a “despertar”, y ahora es Occidente quien está teniendo su despertar forzado.

En nuestra situación actual, estamos a punto de pasar por un período de transición histórica global, de una manera que nunca antes se había visto. La construcción gradual y lenta del “despertar político global” que apareció por todo el mundo en el siglo pasado, está llegando a una precipitada y rápida expansión a principios del Siglo XXI. El poder global nunca ha estado tan centralizado, con instituciones internacionales y los sistemas de gobernanza global manteniendo la autoridad sobre los variados restos de humanidad. Estamos participando en guerras globales que buscan dominar poblaciones y controlar recursos, la democracia está erosionándose en Occidente, y las disparidades de riqueza nunca han sido tan grandes en toda la historia humana.

Por primera vez en los últimos 500 años, Oriente se ha levantado – con China e India – como nuevas potencias mundiales, pero levantándose dentro del sistema, no contra él; marcando la primera vez en que los estados-nación no se han alzado contra el poder global, sino que junto al poder mundial. China e India están siendo absorbidas dentro del nuevo sistema político y económico global que se está construyendo: un sistema totalitario global de colonias continentales dentro de un estado global. En 1998, el entonces Secretario General de la OTAN, Javier Solana, dio un discurso en el que señaló:

Es mi opinión general que la humanidad y la democracia – dos principios esencialmente irrelevantes para el orden westfaliano original – pueden servir como guías para forjar un nuevo orden internacional, mejor adaptado a las realidades de seguridad, y retos de la Europa de hoy [40].

Además, explicó, “el sistema westfaliano tenía sus límites. Por un lado, el principio de soberanía descansó en y también generó la base de la rivalidad, no el de comunidad de estados; exclusión, no integración”. Por lo tanto, para tener realmente el poder global, el sistema internacional de estados-nación deben ser “re-imaginado” y alterado: en primer lugar, en estructuras de gobernanza continental, y en última instancia, una estructura global. Como Solana dijo: “En las Naciones Unidas, el ideal de una institución global que incluya a todas las naciones se convirtió en realidad”, y “se puso en marcha el ideal de integración europea”. Elaboró:

Pero una parte integral de la evolución de la Alianza Atlántica fue la idea de reconciliación: la integración de nuestras fuerzas militares, el proyecto común de defensa colectiva y la voluntad de trabajar hacia un planteamiento común para defender los valores comunes de la Alianza.

Por desgracia, también de las mismas cenizas de la Segunda Guerra Mundial surgió la confrontación Oriente-Occidente que dejó a Europa profundamente dividida durante más de cuatro décadas. Mientras nuestro siglo comienza a terminar, por fin tenemos la oportunidad de superar esta división y liberar a todas las energías creativas de este continente para que puedan reunirse a construir el nuevo orden de seguridad que nos llevará al Siglo XXI. [41]

Se trata de un difícil acto de equilibrio para las potencias globales – en particular Estados Unidos – el gestionar la integración de China en el “nuevo orden mundial”, al tiempo que ambos compiten por el control de los recursos globales, ubicados principalmente en regiones del mundo que están experimentando el más rápido y extenso “despertar”. La mentalidad imperial – como la de Brzezinski – trata de racionalizar el poder global como sinónimo de “estabilidad global”, y que sin imperio, solo existe “caos”. Por lo tanto, la lógica imperial dicta que Estados Unidos debe tratar de dominar a gran parte del mundo lo más rápido posible, y por lo tanto, controlar los recursos globales, que le permitirán imponer las condiciones de inclusión de China y otras potencias en el nuevo orden mundial. Esto tiene el potencial de provocar una guerra global – un escenario de tipo Tercera Guerra Mundial entre las potencias de la OTAN y la alianza entre China y Rusia – la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) – que buscan compartir el poder, no el ser dominados.Las poblaciones globales tanto en casa como en el extranjero nunca han sido tan difíciles de controlar: la guerra global es inevitable dentro de la mentalidad imperial. Como Brzezinski mismo declaró en un discurso en Chatham House en Londres en 2009:

Pero estas grandes potencias mundiales, nuevas y viejas, también se enfrentan a una realidad nueva: mientras que la letalidad de su poderío militar es mayor que nunca, su capacidad de imponer control sobre las masas políticamente despiertas del mundo está en un mínimo histórico. Para decirlo sin rodeos: en épocas anteriores, era más fácil controlar un millón de personas que matar físicamente un millón de personas; hoy, es infinitamente más fácil matar a un millón de personas que controlar un millón de personas. [42]

En la visión de muchas personas de la crisis económica global, el problema era la “codicia”. La codicia no es el problema; no es sino un síntoma de la enfermedad que es el “poder”, el cual, como un cáncer, se expande y mata a su huésped. La humanidad está entrando en lo que probablemente será el período más turbulento de la historia humana. El futuro no está escrito, lo único seguro es que todo va a cambiar. Lo que vendrá será la mayor lucha del ser humano en la historia de nuestro pequeño y diminuto planeta: la lucha de los pueblos del mundo – en todos los rincones del mundo, de todas las religiones, “razas”, etnia, ideología, idioma, sexo, género y diferencias – contra una élite de poder global que controla las más avanzadas, tecnológicas y letales herramientas de opresión jamás concebidas. No nos equivoquemos, no estamos repitiendo la historia, la estamos haciendo.

El Poder de las Ideas

Nuestro despertar es la mayor amenaza para estas elites globales, y es nuestra única esperanza de proteger a cualquier noción de libertad, emancipación, familia, igualdad e individualidad. Son estas nociones de las que se han derivado y generado los acontecimientos e ideas más importantes en la historia humana. Lo mejor de la humanidad se encuentra dentro de estos conceptos, y lo peor se encuentra dentro del poder. La vergüenza de la humanidad está dentro de sus sistemas de poder, de modo que si la humanidad quiere sobrevivir debe re-imaginar y remodelar nuestro sistema global y el poder global.

No podemos diseñar una sociedad para la humanidad sin tener en cuenta la naturaleza humana. Si la construyes, ellos vendrán. Si seguimos la creación de posiciones de gran poder, y continuamente globalizando el poder, atraerás exactamente al tipo incorrecto de persona a las posiciones de poder: los que desean y quieren abusar del poder. Estas personas tienen más probabilidades de llegar a estas posiciones de poder ya que están dispuestas a hacer cualquier cosa para llegar ahí, lo que significa que una vez que lo tienen, harán cualquier cosa para mantenerlo y ampliarlo. Y así el poder crece, y el cáncer se disemina. Imagínate que el ascenso de Hitler al poder no tuvo lugar en la era de los estados-nación, sino que en la era del “Estado Global”. Todo lo que se requiere es un tirano, y la humanidad no es nada sino la prueba de que siempre hay tiranos a la espera.

¿Qué es una nación? ¿Es un ejército, una bandera, un himno, o un edificio de gobierno? Una nación es una idea – y es construida por una serie de ideas. No hay fronteras “reales”, son líneas imaginarias, y todos en el mundo fingen que están ahí, y el estado-nación (que en realidad son las personas que tienen el control de estas ideas), rigen en consecuencia. Ahora estamos en un período en el que las élites están tratando de re-imaginar la comunidad internacional, para borrar la idea de “fronteras”, y en última instancia, reprogramar a la humanidad para seguir su ejemplo. Los planificadores sociales buscan no sólo el control de nuestra tierra, recursos y organismos, sino lo más importante, de nuestras mentes. El gobierno mundial será vendido con ideas de “paz”, algo que quiere toda la humanidad; todos, excepto los poderosos, para los que la guerra y el conflicto son los medios para acumular el poder y transformar la sociedad.

La verdadera paz nunca será posible con una estructura única de poder global; una vez el poder está centralizado a nivel mundial, ¿qué más puede buscar el poderoso? Entonces, los poderosos luchan uno contra otro por el control de la autoridad centralizada, la paranoia y la desconfianza gobiernan sus mentes y el odio dirige sus acciones. Subsecuentemente, el poder se convierte en su peor enemigo, ya que carcome y destruye el cuerpo del huésped en el que vive.

La verdadera paz sólo puede venir de la comprensión humana. La humanidad libre debe entenderse la una a la otra, si hemos de vivir entre otros. No podemos mirarnos más a través de las lentes del poder: a través de los medios de comunicación, el gobierno, la economía, y las estructuras sociales. Estas estructuras están diseñadas con la intención de engañar y tergiversar a las personas, son ilegítimas y deben ser consideradas como tales. Debemos ver y comprender al otro a un nivel humano: bajo las ideas de libertad, emancipación, familia, igualdad e individualidad. Para conseguir ese entendimiento, uno debe darse cuenta de que la libertad debe ser para todos o para ninguno, que la libertad no debe ser selectiva, de la importancia de la familia, de la necesidad de igualdad y aceptación, y de la promoción de la individualidad. Con eso, la paz es inevitable. Con el poder, la paz es imposible.

Al igual que las élites buscan re-imaginar y recrear nuestro mundo, nosotros también podemos hacer lo mismo. Debemos comenzar con el entendimiento humano, donde entraremos hacia un nuevo Renacimiento o Ilustración, ya no occidental, sino global, donde el pueblo se comunica e interactúa entre sí a título personal, no a través de estructuras de élite. Este debe ser el objetivo del despertar político global: lograr la paz a través de medios pacíficos. Si todo el mundo simplemente decidiera no reconocer a las personas y las posiciones de poder, ese poder se desvanecería. Si no hay ejército, porque los soldados decidieron no reconocer al gobierno, no habrá nadie para apretar el gatillo contra el pueblo en las calles.

Pienso, luego existo. Si creo que soy libre, seré libre. Pero aunque un individuo pueda hacer esto, no funciona si todo el mundo no lo hace. Esto requiere que todas las personas, en todas partes, trabajen juntos, discutan juntos, aprendan juntos, piensen juntos y actúen juntos. Podemos hacer esto ahora, o podemos ser sometidos durante décadas si no más. Si no logramos la paz y la libertad para todas las personas, si no se entienden entre sí, el poder va a ganar, al menos durante un tiempo. Lo que es importante tener en cuenta es que la aparición de una sociedad tecnotrónica reduce la necesidad de personas, puesto que con la tecnología se puede ver, escuchar, controlar y destruir personas con sólo apretar un botón. También estamos en peligro de convertirnos en una sociedad dócil, tranquilizada, perdida en las drogas – sean recreacionales o incluso más específicamente, farmacéuticas. Debemos evitar entrar en un ‘mundo feliz’, y en lugar de ello, construir con valentía un mundo distinto.

Desde la militarización de la sociedad doméstica, parece como si nos estuviésemos moviendo hacia un mundo con muchas reminiscencias al 1984 de George Orwell, en el que el mundo está dividido en unos pocos bloques regionales importantes que luchan unos contra otros y aterrorizan a sus poblaciones a través de actos de violento terror físico y vigilancia total (el “Gran Hermano”). Esta no es sino una fase y evolución hacia la última etapa – la gran idea – o como la califica Aldous Huxley, “La Revolución Final”: la dictadura científica global. Ese será el foco de la tercera y última parte de esta serie.

Andrew Gavin Marshall es investigador asociado de Centre for Research on Globalization(CRG) , y está estudiando Economía Política e Historia en Canadá. Es coeditor, con Michel Chossudovsky, del reciente libro “La Crisis Económica Global: La Gran Depresión del Siglo XXI“, disponible en Globalresearch.ca.
Original en: Global Research
_______________________________________________________________________________

4.La Revolución Tecnológica y el Futuro de la Libertad: La nueva eugenesia y el ascenso a la dictadura científico global



Introducción
Estamos en medio del desarrollo más explosivo de toda la historia humana. La humanidad está experimentando transiciones geopolíticas opuestas y contradictorias al mismo tiempo, de una forma que nunca antes se había anticipado o experimentado. Históricamente, la historia de la humanidad ha sido la lucha entre el individuo libre pensador y las estructuras de poder controladas por las elites que buscan dominar tierras, recursos y personas. La mayor amenaza para las élites, en cualquier momento – históricamente y en la actualidad – es una población despierta, con pensamiento crítico y políticamente estimulada. Esta amenaza se ha manifestado a lo largo de la historia, en diferentes lugares y en diferentes momentos. Las ideas de libertad, democracia, derechos civiles y humanos, emancipación e igualdad han surgido como reacción y oposición a las estructuras de poder y los sistemas de control de la élite.

Los mayores triunfos de la mente humana – sean en el arte, la ciencia o el pensamiento – han surgido de y desafían a los grandes sistemas de poder y control. Las más grandes miserias y tragedias humanas han surgido de las estructuras de poder y los sistemas que las élites siempre buscan construir y gestionar. La guerra, el genocidio, la persecución y la degradación humana son consecuencia directa de las decisiones tomadas por aquellos que controlan el aparato del poder; sea que el poder se manifieste como intelectual, eclesiástico, espiritual, militarista, o científico. El poder más malévolo y despiadado es el que se instala sobre la libertad de la mente humana: si se controla la forma en que uno piensa, se controla al individuo mismo. Los mayores logros humanos están donde los individuos se han liberado de los grilletes que atan la mente y liberan el poder inherente e innegable que se encuentra en todos y cada uno de este diminuto y pequeño planeta.En la actualidad, nuestro mundo se encuentra ante la mayor encrucijada que nuestra especie ha sufrido alguna vez. Estamos en medio del primer despertar político verdaderamente global, en donde por primera vez en toda la historia humana, toda la humanidad está políticamente despierta y agitada; en la que involuntaria o intencionalmente, la gente está pensando y actuando en términos políticos. Este despertar es más evidente en el mundo en desarrollo, que lo ha desarrollado a través de la experiencia personal de estar consciente de la gran disparidad, falta de respeto, y dominación inherentes a las estructuras de poder global. El despertar se está extendiendo crecientemente hacia Occidente mismo, ya que la mayoría de las personas que viven en los países desarrollados occidentales están siendo arrojadas a la pobreza y la degradación. El despertar será forzado a todos los pueblos del mundo. Nada, no hay desarrollo, nunca en la historia humana, que haya representado una amenaza tan monumental a las estructuras de poder de la élite.

Este despertar es impulsado en mayor medida por la Revolución Tecnológica, que a través de la tecnología y la electrónica, en particular, los medios de comunicación e Internet, han hecho que la gente en todo el mundo sea capaz de tomar conciencia de los problemas mundiales y acceder a información de todo el mundo. La Revolución Tecnológica, por lo tanto, ha fomentado una revolución de la información que, a su vez, alimenta el despertar político global.

Al mismo tiempo, la Revolución Tecnológica ha dado lugar a otro acontecimiento singular y sin precedentes en la historia humana, diametralmente opuesto, y que sin embargo, está directamente relacionado con el despertar político global. Por primera vez en la historia humana, la humanidad libre se enfrenta a la amenaza de una élite dominante verdaderamente global, que tiene en sus manos la tecnología para imponer un sistema de control verdaderamente global: una dictadura científica global. El gran peligro es que a través del crecimiento exponencial de las técnicas científicas, las élites utilicen estos nuevos poderes grandes para controlar y dominar a toda la humanidad de una manera que nunca antes se ha experimentado.

A través de toda la historia humana, los tiranos han utilizado la fuerza coercitiva y el terror para controlar la población. Con la Revolución Tecnológica, las elites tienen la capacidad creciente de controlar la biología y la psicología las personas mismas a un punto en el que puede no ser necesario imponer un sistema de terror, puesto que el control se ejecutará de forma biológica mucho más profunda, psicológica, subliminales e individual. Mientras que el terror puede impedir que el pueblo resista al poder durante un tiempo, la dictadura científica es una condición psicosocial personal donde el individuo llega a amar a su propia esclavitud, donde, como una mascota mentalmente inferior, se les hace amar a sus dirigentes y aceptar su servidumbre.

Así que se nos presenta una situación en la que la humanidad se enfrenta al mismo tiempo ante la mayor amenaza y la esperanza más grande que jamás hayamos experimentado colectivamente en nuestra pequeña historia humana. En este ensayo, la tercera parte de la serie, “La Revolución Tecnológica y el Futuro de la Libertad”, examinaremos las ideas detrás de la dictadura científica global, y cómo se pueden manifestar en la actualidad y en el futuro, con especial atención a la aparición de una “nueva eugenesia” como sistema de control de masas.

La humanidad libre se enfrenta a la decisión más monumental a la que jamás haya sido enfrentada: Cómo nutrir y alimentar el despertar político global hacia una verdadera revolución psicosocial de la mente humana, creando una nueva economía política global que empodere y libere a toda la humanidad, o… ¿caerá silenciosamente en un «mundo feliz» de opresión científica global, de una clase que nunca antes ha experimentado, y cuyo dominio será más difícil de desafiar y vencer que nunca?

Podemos encontrar una libertad verdadera, o caer en un profundo despotismo. No somos impotentes ante esta gran bestia irracional. Tenemos, en nuestras manos la gran capacidad de utilizar la tecnología para nuestro beneficio y para volver a configurar el mundo de manera que beneficie a los pueblos del mundo y no sólo a los poderosos. Debe haber libertad para todos o libertad para ninguno.

¿Qué es la “Dictadura Científica”?

En 1932, Aldous Huxley escribió su novela distópica, “Brave New World” [Un Mundo Feliz], donde presentó una visión sobre el surgimiento de las dictaduras científicas del futuro. En su ensayo de 1958, “Brave New World Revisited”, Huxley examinó cuanto había cambiado el mundo en ese breve período desde que su libro fuera publicado, y hacia donde se dirigía el mundo. Huxley escribió que:

En política el equivalente a una teoría científica o un sistema filosófico desarrollado a cabalidad es una dictadura totalitaria. En economía, el equivalente de un obra arte bellamente compuesta es la fábrica de buen funcionamiento donde los trabajadores están ajustados perfectamente a las máquinas. La Voluntad de Ordenar puede crear tiranos de aquellos que sólo aspiran a solucionar un problema.La belleza del buen orden es utilizada como justificación para el despotismo. [1]

Huxley ha explicado que “los súbditos del dictador del futuro estarán regimentados de forma indolora por un cuerpo de ingenieros sociales altamente capacitados”, y cita a un “defensor de esta nueva ciencia”, señalando que, “El desafío de la ingeniería social en nuestro tiempo es como el reto de la ingeniería técnica cincuenta años atrás. Si la primera mitad del siglo XX fue la era de los ingenieros técnicos, la segunda mitad bien puede ser la era de los ingenieros sociales”. Así, proclama Huxley, “El siglo XXI, supongo, será la era de los Controladores Mundiales, el sistema de castas científicas y Un Mundo Feliz.”[2]

En 1952, Bertrand Russell, filósofo, historiador, matemático y crítico social británico, escribió el libro “El Impacto de la Ciencia en la Sociedad” donde advirtió y examinó cómo la ciencia, y la revolución tecnológica, estaban cambiando y podrían cambiar la sociedad. En su libro, Russell explicó que:

Creo que el tema que será de mayor importancia política es la psicología de masas. La psicología de masas es, científicamente hablando, estudio no muy avanzado… Este estudio es inmensamente útil para los hombres prácticos, si desean hacerse ricos o para conseguir el gobierno. Está, por supuesto, como una ciencia, basado en la psicología individual, pero hasta ahora ha empleado métodos poco confiables que se basaban en una especie de sentido común intuitivo. Su importancia se ha incrementado enormemente por el desarrollo de los métodos modernos de propaganda. De estos el más influyente es lo que se llama “educación”. La religión juega un papel, aunque uno disminuido; la prensa, el cine y la radio juegan un papel cada vez mayor.

Lo esencial de la psicología de masas es el arte de la persuasión. Si se compara un discurso de Hitler con un discurso de (digamos), Edmund Burke, podrá notar que se han hecho avances en el arte desde el siglo XVIII. La equivocación de antes fue que la gente había leído en libros que el hombre es un animal racional, y bosquejaron sus argumentos bajo esta hipótesis. Ahora sabemos que una lámpara y una banda musical persuaden más de lo que puede hacerse mediante la forma más elegante de silogismos. Es de esperar que un tiempo cualquiera sea capaz de persuadir a cualquiera de cualquier cosa, si es capaz capturar el paciente desde joven y si es proveído con dinero y equipo por el Estado.

Este asunto experimentará grandes avances cuando sea tratado por científicos bajo una dictadura científica.[3]

Russell analizó después la cuestión de si una “dictadura científica” es más estable que una democracia, postulando que:

Además del peligro de guerra, no veo ninguna razón por la cual dicho régimen debería ser inestable. Después de todo, los países más civilizados y los semi-civilizados conocidos en la historia han tenido vastas clases de esclavos o siervos subordinados completamente a sus amos. No existe nada en la naturaleza humana que haga imposible la persistencia de un sistema como ese. Y todo el desarrollo de la técnica científica ha hecho más fácil de lo que solía ser el mantener un dominio despótico de una minoría. Cuando el gobierno controla la distribución de los alimentos, su poder es absoluto, siempre que puede contar con la policía y las fuerzas armadas. Y su lealtad se puede asegurar al darles algunos de los privilegios de la clase dirigente. No veo cómo algún movimiento de rebelión interna pueda llevar alguna vez la libertad a los oprimidos bajo una dictadura científica moderna [4].

Basándose en el concepto popularizado por Aldous Huxley – del pueblo amante de su servidumbre – Bertrand Russell explicó que bajo una dictadura científica:

Es de esperar que avances en la fisiología y la psicología otorguen a los gobiernos más control sobre las mentes individuales del que tienen ahora, incluso en los países totalitarios. Fichte establece que la educación debe tener como objetivo destruir el libre albedrío, de modo que, después que los alumnos han abandonado la escuela sean incapaces, por el resto de su vida, de pensar o actuar de otra manera que como la que sus maestros de escuela hubieran deseado… La dieta, inyecciones, e infusiones se combinarán, desde edad muy temprana, para producir el tipo de carácter y el tipo de creencias que las autoridades consideren deseable, y cualquier crítica seria de los poderes se volverá psicológicamente imposible. Aunque todos sean miserables, todos se creerán felices, porque el gobierno les dirá que lo son [5].

Russell explicó que, “La integridad del control resultante sobre la opinión descansa de varias formas en la técnica científica. Cuando todos los niños van a la escuela, y todas las escuelas son controladas por el gobierno, las autoridades pueden bloquear las mentes de los jóvenes a todo lo que sea contrario a la ortodoxia oficial.” [6] Russell más tarde proclamó en su libro que “una sociedad científica mundial no puede ser establecida a menos que exista un gobierno mundial.” [7] Elaboró:

A menos que haya un gobierno mundial que asegure el control universal de nacimientos, tiene que haber de vez en cuando grandes guerras, en donde el castigo por la derrota sea la muerte por hambrunas generalizadas. Ese es precisamente el estado actual del mundo, y algunos pueden considerar que no existe ninguna razón por la que no deba continuar así durante siglos. Yo no creo que sea posible. Las dos grandes guerras que hemos vivido han rebajado el nivel de la civilización en muchas partes del mundo, y la próxima está bastante cerca de conseguir mucho más en esta dirección. A menos que, en algún momento, una potencia o grupo de potencias salga victorioso y proceda a establecer un gobierno único del mundo con el monopolio de la fuerzas armadas, es evidente que el nivel de la civilización deba estar continuamente en decadencia hasta que la guerra científica se vuelva imposible – esto es, hasta cuando la ciencia se haya extinguido. [8]

Russell explica que la eugenesia es una característica central en la construcción de cualquier gobierno científico dictatorial mundial, afirmando que, “Poco a poco, mediante la cría selectiva, las diferencias congénitas entre gobernantes y gobernados se incrementarán hasta que se conviertan en especies casi diferentes. Una rebelión de la plebe se convertiría en algo tan inconcebible como una insurrección organizada por ovejas contra la práctica de comer carne de cordero.” [9]

En un discurso de 1962 en la Universidad de Berkeley, Aldous Huxley habló sobre el mundo real convirtiéndose en la pesadilla de “Un Mundo Feliz” que el visionara. Huxley habló principalmente de la “Ultimate Revolution” [La Última Revolución] que está centrada en “controles del comportamiento” de las personas. Huxley señaló sobre la Última Revolución:

En el pasado, podemos decir, que todas las revoluciones estaban destinadas principalmente a modificar el ambiente con el fin de cambiar al individuo. Han ocurrido la revolución política, la revolución económica… la revolución religiosa. Todas estas no apuntan, como he señalado, directamente al ser humano, sino que a su entorno, por lo que mediante la modificación de su entorno que consiguen – con una extirpación – un efecto sobre el ser humano.

Hoy, nos enfrentamos, me parece, al enfoque de lo que puede ser denominada la ‘Última Revolución’ – la “Revolución Final” – donde el hombre puede actuar directamente sobre la mente y el cuerpo de sus compañeros. Bueno, no hace falta decir que algunos tipos de acción directa sobre la mente y cuerpo humanos han estado sucediendo desde el principio del tiempo, pero estas han sido en general de carácter violento. Las técnicas de terrorismo son conocidas desde tiempos inmemoriales, y la gente las ha empleado con más o menos ingenio, a veces con crudeza extrema, a veces con una buena dosis de habilidad que se adquiere con un proceso de ensayo y error – descubrir las mejores maneras de utilizar la tortura, encarcelamientos, limitaciones de diversa índole. . .

Si ustedes van a controlar cualquier población durante cualquier intervalo de tiempo, deben tener cierto grado de consentimiento. Es muy difícil ver cómo puede funcionar el terrorismo puro indefinidamente, puede funcionar durante mucho tiempo, bastante, pero tarde o temprano ustedes tendrán que presentar un elemento persuasivo, un elemento que consiga que la gente acepte lo que les está sucediendo.

Me parece que la naturaleza de la Última Revolución a la que ahora nos enfrentamos es precisamente esta: que estamos en proceso de desarrollar toda una serie de técnicas, que permitan el control de la oligarquía – que siempre ha existido y probablemente siempre existirá – de hacer que el pueblo ame su servidumbre.Este es la última revolución en maldad…

Parece existir un movimiento general hacia este tipo de Control Último, este método de control, mediante el cual se puede hacer que la gente disfrute de un estado de cosas que bajo cualquier estatus de decencia no deberían aceptar; disfrutar de la servidumbre…

Me inclino a pensar que las dictaduras científicas del futuro – y creo que van a existir dictaduras científicas en muchas partes del mundo – probablemente estarán mucho más cerca del patrón de Un Mundo Feliz que del modelo de 1984. No estarán mucho más cerca de ello, no algún escrúpulo humanitario de los dictadores científicos, sino simplemente porque el patrón del “Mundo Feliz” probablemente es mucho más eficiente que el otro. Ya que si pueden hacer que la gente consienta el estado de cosas en el que viven – el estado de servidumbre – si ustedes pueden hacer eso, entonces es probable que tengan una sociedad mucho más estable, mucho más duradera y muchísimo más fácil de controlar de lo que sería si estuviera basada solamente en clubes, pelotones de fusilamiento y campos de concentración [10].

En 1961, el Presidente Eisenhower pronunció su discurso de despedida a la nación en el que advertía de los peligros para la democracia que planteaba el complejo militar-industrial: la red interconectada de la industria, los militares y la política que genera condiciones de guerra constante. En ese mismo discurso, Eisenhower alertó a Estados Unidos y al mundo de otro cambio importante en la sociedad:

Hoy, el inventor solitario, trabajando en su taller, se ha visto ensombrecido por grupos de trabajo científicos en laboratorios y campos de prueba. De la misma manera, la universidad libre, históricamente la fuente de ideas libres y descubrimientos científicos, ha experimentado una revolución en el desarrollo de las investigaciones. En parte debido a los enormes costos implicados, un contrato con el gobierno se convierte en prácticamente un sustituto de la curiosidad intelectual. Por cada pizarra vieja de la actualidad hay cientos de computadoras electrónicas.

La perspectiva de que los académicos de la nación puedan ser dominados por el Gobierno federal, por la concesión de proyectos y por el poder del dinero, está más presente que nunca, – y es un riesgo que debe considerarse muy seriamente.

Sin embargo, al permitir la investigación y descubrimientos científicos a este respecto, como deberíamos hacerlo, también debemos estar alerta ante el peligro contrario e igualmente serio de que la política pública se vuelva cautiva de una élite científico-tecnológica. [11]

En 1970, Zbigniew Brzezinski escribió sobre “la aparición progresiva de una sociedad más controlada y dirigida” en la “revolución tecnotrónica”, explicando:

Tal sociedad sería dominada por una élite cuya justificación del poder político se basaría en tener conocimientos científicos supuestamente superiores. Sin las limitaciones por las restricciones de los valores liberales tradicionales, esta elite no dudará en conseguir sus objetivos políticos utilizando las últimas técnicas modernas para influir en los comportamientos públicos y de mantenimiento de la sociedad bajo una estrecha vigilancia y control. En tales circunstancias, no se podría dar marcha atrás al impulso científico y tecnológico del país, si no que podría alimentarse de la situación que explota [12].

Nueva Eugenesia

Muchas ciencias y grandes movimientos sociales están dirigidas por las mismas fundaciones y fortunas que financiaron el movimiento eugenésico de principios del siglo XX. Las fundaciones Rockefeller, y las fortunas de Ford, Carnegie, Mellon, Harriman, Morgan fluyeron a la eugenesia que llevó directamente a “racismo científico”, y en última instancia al Holocausto en la Segunda Guerra Mundial. [13] Tras el Holocausto, Hitler había desacreditado el movimiento eugenésico que tanto admiraba en Estados Unidos. Así que el movimiento se desmembró formando varios proyectos de ingeniería social: control de población, genética y ambientalismo. Los mismas fundamentos que sentaron las bases para la ideología eugenésica – la creencia en una superioridad y el derecho biológico a gobernar (que justifica su poder) – a continuación, sentaron las bases de estos y otros nuevos movimientos sociales y científicos.

Las principales organizaciones ambientalistas y conservacionistas se fundaron con el dinero de las fundaciones Rockefeller y Ford [14], que continuarían siendo fuentes centrales de financiamiento hasta el día de hoy, mientras que la World Wildlife Fund (WWF) fue fundada en 1961 por Sir Julian Huxley, hermano de Aldous Huxley, quien también fuera Presidente de la Sociedad Británica de Eugenesia. El Príncipe Bernardo de Holanda fue el primer presidente de la organización. El Príncipe Bernardo también se convertiría en uno de los fundadores del think tank de la élite global, el Grupo Bilderberg, que él co-fundó en 1954; y anterior a eso, fue miembro del partido nazi y oficial de las SS [15]. Sir Julian Huxley también pasó a ser el primer Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura (UNESCO). En 1946, Huxley escribió un artículo titulado “La UNESCO: su propósito y su filosofía.” En él, escribió que el enfoque general de la UNESCO:

es ayudar al surgimiento de una cultura mundial única, con su propia filosofía e ideas de base, y con su propio propósito de base. Esto es oportuno, ya que esta es la primera vez en la historia donde se han conseguido el andamiaje y los mecanismos para la unificación mundial, y también la primera vez que el hombre ha tenido los medios (en la forma de descubrimientos científicos y sus aplicaciones) para extender fundamentos para el bienestar físico mínimo de toda la especie humana a nivel mundial… [16]

Por el momento, es probable que el efecto indirecto de la civilización sea disgenésico más que eugenésico; en cualquier caso, parece probable que el peso muerto de la estupidez genética, la debilidad física, la inestabilidad mental, y la propensión a las enfermedades, que ya existen en la especie humana, resultarán una carga demasiado pesada para alcanzar progresos reales. Así, aunque es muy cierto que cualquier política eugenésica radical será por muchos años política y psicológicamente imposible, será importante para la Unesco observar que el problema eugenésico sea examinado con el mayor cuidado, y que la opinión pública sea informada de las cuestiones en juego de modo que mucho de lo que ahora es impensable puede al menos ser pensable… [17]

Aún existe otro y muy diferente tema limítrofe es la eugenesia. Ha estado en la frontera entre lo científico y lo no científico, constantemente en peligro de convertirse en una pseudociencia basada en ideas preconcebidas políticamente o en supuestos de superioridad e inferioridad racial o de clase. Es, sin embargo, esencial que la eugenesia debe ser enmarcada por completo dentro de las fronteras de la ciencia, porque, como ya se ha indicado, en el futuro no muy lejano el problema de mejorar la calidad media de los seres humanos probablemente se convierta en una urgencia, y esto sólo puede lograrse mediante la aplicación de las conclusiones de una verdadera eugenesia científica… [18]

Vale la pena señalar que las aplicaciones de la ciencia nos enfrentan a la vez con problemas sociales de diversa índole. Algunos de estos son directos y obvios. Así, la aplicación de la genética en la eugenesia plantea inmediatamente la cuestión de los valores, ¿qué cualidades deberíamos desear fomentar en los seres humanos del futuro? [19]

En la página 6 del documento de la UNESCO, Sir Julian Huxley escribió que, “a fin de llevar a cabo su trabajo, una organización como la Unesco no sólo necesita un conjunto de objetivos generales y objetos por sí misma, sino también una filosofía de trabajo, una hipótesis de trabajo relativa a la existencia humana y sus propósitos y objetivos, que se dictan, o al menos indican, una línea definida de aproximación a sus problemas.”[20] Si bien gran parte del lenguaje de la igualdad y la educación suena bueno y benévolo, está basado en una particular visión de la humanidad como un organismo irracional, emocional e impulsivo, por lo que debe ser controlado. Así, el “principio de igualdad” se convierte en “el hecho de la desigualdad”:

Finalmente llegamos a un problema difícil: el de descubrir cómo podemos conciliar nuestros principios de igualdad humana con el hecho biológico de la desigualdad humana… El principio democrático de igualdad, que es también de la Unesco, es un principio de igualdad de oportunidades – que los seres humanos deben ser iguales ante la ley, deben tener igualdad de oportunidades en educación, para ganarse la vida, libertad de expresión y de movimiento, y pensamiento. La ausencia biológica de la igualdad, por otro lado, se refiere a los atributos naturales del hombre y el hecho de la diferencia genética entre ellos.

Hay casos de desigualdad biológica que son tan brutos que no se pueden conciliar en absoluto con el principio de igualdad de oportunidades. Así no se le puede ofrecer igualdad de oportunidades educativas a deficientes mentales inferiores, ni igualdad ante la ley o de la mayoría de las libertades a los locos, respecto de los de sano juicio. Sin embargo, las implicaciones completas del hecho de la desigualdad humana no han sido a menudo bosquejadas y claramente necesitan ser planteadas aquí, ya que son muy relevantes para la tarea de Unesco [21].

Muchas de estas “desigualdades genéticas” giran en torno a la idea de superioridad intelectual: la idea de que no hay igualdad entre los intelectualmente inferiores y superiores. Esa desigualdad se deriva de la biología humana – de la genética; es un “hecho humano”. Lo que pasa es que las élites que propagan esta ideología, también suelen ver a las masas como intelectualmente inferiores, por lo que no puede haber igualdad social en un mundo con una élite tecnológica intelectual. Así que la eugenesia se deben emplear, como explica el rol de la UNESCO, para tratar asuntos relativos a elevar el bienestar humano a un nivel manejable; en que llegará el tiempo en que las élites tendrán que abordar el conjunto de la humanidad como una sola fuerza, y con una sola voz. La eugenesia es sobre la organización y el control social de la humanidad. En última instancia, la eugenesia se trata de ingeniería de la desigualdad. En genética, las élites encontrado una manera de llevar la discriminación hasta el ADN.

Genética como Eugenesia

El galardonado autor e investigador, Edwin Black, escribió una historia reputada de la eugenesia en su libro, “War Against the Weak”, donde explicó que “el esfuerzo creciente para transformar la eugenesia en genética humana forjó toda una infraestructura por el mundo entero” con la fundación del Instituto de Genética Humana en Copenhague en 1938, dirigido por Tage Kemp, la eugenésica Fundación Rockefeller, y fue financiada con dinero de la Fundación Rockefeller. [22] Si bien no abandonó los objetivos de la eugenesia, la nueva movimiento eugenésico reciclado “afirmó estar erradicando la pobreza y salvando el medio ambiente.” [23]

En una edición de 2001 de la revista Science, Garland Allen, un historiador científico, escribió sobre la genética como una forma moderna de la eugenesia. Comenzó citando un artículo de 1998 en la revista Time, que proclamaba que “la personalidad, el temperamento, incluso las opciones de vida. Nuevos estudios demuestran que es sobre todo en los genes.” Garland explica las consecuencias:

Chaqueteando los avances importantes en biotecnología genética, estos artículos presentan a la genética como la nueva “bala mágica” de la ciencia biomédica que va a resolver muchos de nuestros recurrentes problemas sociales. La implicación es que estos problemas son en gran parte resultado de la biología de los individuos defectuosos o incluso grupos raciales o étnicos. Si el comportamiento agresivo o violento está en los genes, entonces se podría argumentar a continuación, que la solución reside en la intervención biomédica – la terapia genética en un futuro lejano y farmacoterapia (en sustitución de productos para genes defectuosos como drogas sustitutas) en el futuro cercano.

Promoviendo estas afirmaciones, ¿nos dirigimos hacia una nueva versión de la eugenesia? ¿Estamos siendo llevados por la falsa promesa de una solución tecnológica para los problemas que realmente radican en la estructura de nuestra sociedad? Mi respuesta a estas preguntas es “sí”, pero con algunas salvedades importantes que se derivan de las diferencias históricas y sociales de contexto de los años 1900 y el presente…

El término eugenesia fue acuñado en 1883 por el erudito victoriano Francis Galton, geógrafo, estadístico, y primo hermano de Charles Darwin. Para él significaba para el “verdaderamente – o bien nacidos”, y se ceñía a un plan para fomentar la “mejor personas” en la sociedad a tener más hijos (eugenesia positiva), y para desalentar o evitar que los “peores” elementos de la sociedad tuviesen muchos, o mejor ningún, niño (eugenesia negativa). La eugenesia se convirtió en un movimiento consolidado en diversos países del mundo durante las tres primeras décadas del siglo XX, pero en ninguna parte más de forma más sólida que en los Estados Unidos y, después de la Primera Guerra Mundial, en Alemania [24].

Mientras que los rasgos genéticos como el color de los ojos y los gustos demostraron ser hereditarios, “los eugenistas estaban más interesados en la herencia de los comportamientos sociales, la inteligencia y personalidad”. Más información:

los eugenistas americanos también se esforzaron por difundir los resultados de la investigación eugenésica al público y a los legisladores. Apoyaron la idea de la eugenesia positiva [fomentar que los “mejores” se volvieran mejores], pero centró la mayor parte de sus energías en la eugenesia negativa [para alentar a los “peores” a ser menos]. Los eugenistas escribieron cientos de artículos para revistas populares, publicado decenas de libros para el público general (y algunos para los lectores científicos), preparaban exposiciones para escuelas y ferias estatales, hicieron películas, y escribieron sermones y novelas [25].

Los eugenistas americanos, respaldados plenamente por el apoyo financiero de las grandes fortunas filantrópicas de Estados Unidos, aprobaron legislaciones de eugenesia en más de 27 estados de los Estados Unidos, a menudo en la forma de esterilizaciones forzadas para “inferiores mentales”, de modo que, “En la década de 1960, cuando la mayoría de estas leyes estaban empezando a ser derogadas, más de 60.000 personas habían sido esterilizadas con fines eugenésicos”. Como Garland Allen escribió:

A los ricos benefactores que apoyaron la eugenesia, como las filantropías Carnegie, Rockefeller, Harriman, y Kellogg, la eugenesia les proporcionó un medio de control social en un período de agitación y violencia sin precedentes. Fueron estas mismas élites económicas y sus intereses de negocios quienes insertaron el control de gestión y de organización en científicos el sector industrial…

[En 1994] vimos la resurrección de afirmaciones sobre que existen diferencias genéticas entre razas por su inteligencia, dando lugar a estatus socioeconómicos diferentes. Afirmaciones sobre la base genética de la criminalidad, la depresión maníaca, la asunción de riesgos, el alcoholismo, la homosexualidad, y una multitud de otras conductas también se van vuelto crecientes en actividades científicas y, especialmente, en la literatura popular. Muchas de las evidencias de esas afirmaciones son hoy tan polémicas como en el pasado.

Parece que estamos cada vez menos dispuestos a aceptar lo que consideramos como imperfección en nosotros mismos y en otros. Mientras los costos de atención médica se disparan, estamos llegando a aceptar una línea de fondo, análisis de costo-beneficio de la vida humana. Esta mentalidad tiene serias implicaciones para las decisiones reproductivas. Si una organización de mantenimiento de la salud (HMO) requiere un escáner de útero, y se niega a cubrir el nacimiento o el cuidado de un niño presuntamente “defectuoso”, ¿qué tan cerca está eso de la eugenesia? Si la terapia genética o de drogas es sustituida por la mejora del ambiente en nuestro lugar de trabajo o en la escuela, nuestra alimentación y nuestras prácticas de ejercicio, ¿qué tan cerca está eso de la eugenesia? Los cambios sociales significativos son caros, sin embargo. Si la eugenesia significa tomar decisiones reproductivas principalmente en función de los costes sociales, entonces estamos en ese camino [26].

La genética ha liberado un poder sin precedentes a manos del hombre: el poder de la creación y manipulación artificial de la biología. Todavía no se entienden ni comprenden las consecuencias de la manipulación genética en nuestros alimentos, plantas, animales y en humanos en sí mismos. Lo que está claro es que estamos cambiando la biología de nuestro entorno y a nosotros mismos en ello. Mientras que existen muchos beneficios claros y evidentes en la tecnología genética, como la capacidad de arreglar sentidos con problemas (vista, oído, etc.) y curar enfermedades, lo positivo debe ser examinado y discutido junto a las repercusiones negativas de la manipulación genética con objeto de orientar mejor los usos de esta poderosa tecnología.

Debates sobre cuestiones como la investigación con células madre y manipulación genética se centran a menudo en una faceta de ciencia versus religión, donde la ciencia trata de curar con benevolencia a la humanidad de sus dolencias y la religión tiene por objeto preservar la santidad de la «creación». Esta es una forma irracional y cerrada de llevar a cabo un verdadero debate sobre esta cuestión monumental, pintando el asunto como una cuestión de blanco y negro, cuando sin duda no lo es. La ciencia puede ser utilizada para bien o para mal, la historia humana, muy especialmente la del siglo XX, no es sino evidencia de este hecho. El increíble ingenio científico se orientó a la creación de grandes armas; la manipulación del átomo para matar a millones de personas en un instante, o la fabricación de armas biológicas y químicas. El problema de la interacción entre la ciencia y el poder es que con tan enorme poder llega la tentación de usar y abusar de él. Si la capacidad de crear un arma como una bomba atómica parece posible, sin duda existen quienes buscan hacer que sea probable. Donde hay una tentación, hay una debilidad humana.

Así, mientras que la genética puede ser usada para fines benéficos y para el mejoramiento de la humanidad, también puede ser usado para crear un efectivo sistema de castas biológicas, donde con el tiempo sería posible ver un quiebre en la raza humana, donde mientras las tecnologías para el progreso humano estarán cada vez más disponibles, su uso será reservado a la élite de manera que llegará un momento donde se presentará una separación biológica de la especie humana. Oliver Curry, un teórico de la evolución de la London School of Economics predijo que “la raza humana alcanzará su pico físico cerca del año 3000” y que “La raza humana estará un día repartidos entre dos especies separadas, una atractiva y inteligente élite gobernante; y una clase marginada de criaturas pocos inteligentes y feas como duende.” [27] Ese era el argumento del libro clásico de H.G. Wells, “La Máquina del Tiempo”, quien era él mismo un prominente eugenista en el umbral del siglo XX. Si bien eso sería en bastante tiempo a partir de ahora, su potencial resultará de las decisiones que tomemos hoy.

Control de Población como Eugenesia

No sólo fue el campo de la genética el que nació de la eugenesia, y fuertemente financiado por los mismos intereses adinerados que buscan el control social; también lo fue el campo del control de población. En la literatura y la retórica ambientalista, un concepto que ha surgido a lo largo de los años, jugando una parte importante es el de control de población. La población es vista como un problema ambiental debido a que a mayor población, más recursos se consumen y más tierra ocupa. En este concepto, si hay más personas el medio ambiente se vuelve peor. Así, los programas destinados a controlar el crecimiento demográfico se han enmarcado bajo una lente ambientalista. También hay un elemento claramente radical en este campo, que considera el crecimiento de la población no simplemente como un problema ambiental, sino que califican a las personas, en general, como un virus que debe ser erradicado si la Tierra quiere sobrevivir.

Sin embargo, en opinión de las élites, el control de la población se relaciona más con el cómo controlar a las personas que con salvar el medio ambiente. Las élites siempre han sido atraídas por los estudios de población que poseen, en muchas áreas, ayudando a construir su visión del mundo. Las preocupaciones sobre el crecimiento de la población realmente se acrecentaron con Thomas Malthus a finales del siglo XVIII. En 1798, Malthus escribió una “teoría sobre la naturaleza de la pobreza”, y “calificó el control de población como una restricción moral”, citando a la caridad como una promoción de “la pobreza de generación a generación y simplemente no tenía sentido en el régimen natural del progreso humano”. Por lo tanto, la idea de “caridad” se convirtió en inmoral. El movimiento eugenésico adhirió a la teoría de Malthus sobre el rechazo “del valor de ayudar a los pobres.” [28]

Las ideas de Malthus, y más tarde Herbert Spencer y Charles Darwin, fueron moldeadas en una ideología con marca de élite del “darwinismo social”, que descansaba en “la idea de que en la lucha por sobrevivir en un mundo duro, muchos seres humanos no sólo son menos dignos, muchos en realidad estaban destinados a desaparecer como un rito de progreso. Preservar a los débiles y los necesitados era, en esencia, un acto antinatural.” [29] Esta teoría simplemente justifica la inmensa riqueza, el poder y la dominación de una pequeña élite sobre el resto de la humanidad, ya que las élites se ve como los únicos seres inteligentes verdaderamente dignos de poseer tal poder y privilegio.

Francis Galton después acuñó el término “eugenesia” para describir este campo emergente. Sus seguidores creían que los “no aptos” genéticamente “tendría que ser eliminados”, usando tácticas tales como, “la segregación, la deportación, la castración, la prohibición del matrimonio, la esterilización forzosa, la eutanasia pasiva – y, finalmente, el exterminio.” [30] La ciencia factual de la eugenesia carecía de abundantes pruebas, y en última instancia Galton “esperaba a la refundación de la eugenesia como una doctrina religiosa,” donde tenía “que adoptarse sobre la fe sin pruebas.” [31]

A medida que el esfuerzo por re-nombrar a la “eugenesia” estaba en marcha, una edición de 1943, de Eugenical News publicó un artículo titulado “Eugenesia Después de la Guerra”, que citó a Charles Davenport, uno de los principales fundadores y progenitor de la eugenesia, en su visión de “un nueva humanidad de las castas biológicas con maestría en el control de las razas y razas de esclavos que les presten servicio.”[32] Un artículo de 1946 en Eugenical News afirmó que, “Población, genética, [y] psicología, son las tres ciencias en las cuales la eugenesia debe buscar los elementos factuales sobre los que construir una filosofía de la eugenesia para desarrollar y defender propósito prácticos de eugenesia.” [33]

En el período de posguerra, emergiendo en la década de 1950 y entrando en la década de 1960, las colonias europeas retroceden mientras las naciones del “Tercer Mundo” comienzan a ganar independencia política. Este reforzó el apoyo al control de población en muchos círculos, puesto que “Para los que más se beneficiaron del statu quo global, las medidas de control de población fueron una alternativa mucho más aceptable para acabar con la pobreza del Tercer Mundo que la promoción del desarrollo económico genuino.” [34]

En el año 1952, “John D. Rockefeller III convocó a un grupo de científicos para discutir las implicaciones del dramático cambio demográfico. Se conocieron en Williamsburg, Virginia, bajo los auspicios de la Academia Nacional de Ciencias, y después de dos días y medio acordaron en la necesidad de una nueva institución que pudiese proporcionar la ciencia sólida para orientar a los gobiernos e individuos para hacer frente a las cuestiones de población. “[35] La nueva institución se convertiría en el Consejo de Población. Seis de los diez miembros fundadores del Consejo eran eugenistas [36].

Según la página web del Consejo de Población, “no adhieren a ninguna forma de política de población. En su lugar, a través de subvenciones a personas e instituciones, invierten en el fortalecimiento de la capacidad autóctona de los países y regiones para llevar a cabo investigaciones sobre población y desarrollar sus propias políticas. El Consejo también ha financiado un trabajo fundamental en universidades estadounidenses y desarrollado su propia experiencia interna de investigación en biomedicina, salud pública y ciencias sociales.” [37]

En 2008, Matthew Connelly, profesor de la Universidad de Columbia, escribió un libro titulado, ” Fatal Misconception: The Struggle to Control World Population”, donde analiza críticamente la historia del movimiento de control de población. Documenta el surgimiento del asunto a través del movimiento eugenésico:

En 1927 un estudio financiado por Rockefeller sobre anticoncepción buscaba “alguna medida simple que estuviera disponible para la esposa del habitante de los barrios pobres, el campesino o el culí, aunque estuviese vacía de mente.” En 1935, dijo un representante del Consejo de Estado de la India que el control de población era una necesidad para las masas, y agregó que “no es lo que quieren, pero es lo mejor para ellos”. El problema con los nativos es que “han nacido demasiados y que no mueren suficientes”, declaró un funcionario de salud pública en la Indochina Francesa en 1936 [38].

La tesis general de Connelly es el “cómo algunas personas han intentado durante mucho tiempo rediseñar la población mundial a través de la reducción de la fertilidad de otros.” Más:

Connelly examina control de población como un movimiento transnacional global porque sus principales defensores y profesionales están decididos a reducir la población mundial a través de gobernanza mundial y los gobiernos nacionales son a menudo vistos como un medio para tal fin. Fatal Misconception, es un relato intrincado de redes de personas influyentes, organizaciones internacionales, ONG y gobiernos nacionales. [39]

Como una revisión en The Economist señalara: “Gran parte del mal cometido en nombre de la desaceleración del crecimiento de la población tenía sus raíces en una precaria coalición entre feministas, trabajadores humanitarios y ambientalistas, que deseaban ayudar a los fecundos de mala gana, y a los racistas, eugenistas y militaristas que desean observar patrones particulares de reproducción, independientemente de los deseos de los involucrados”. The Economist escribió además:

Mientras la población mundial se disparaba, los controladores de la población llegaron a creer que estaban luchando una guerra, y no habría daños colaterales. Millones de dispositivos anticonceptivos intra-uterinos se exportaron a los países pobres a pesar de que se sabe que causan infecciones y esterilidad. “Tal vez el paciente es prescindible en el esquema general de las cosas”, dijo un participante de una conferencia sobre dispositivos organizada en 1962 por el Population Council, un instituto de investigación fundado por John D. Rockefeller, “particularmente si la infección adquirida causa esterilización pero no es mortal.” En 1969, Robert McNamara, entonces presidente del Banco Mundial, dijo que estaba renuente a financiar la atención de la salud “a menos que estuviese estrictamente relacionada con control de población, porque por lo general los establecimientos de salud han contribuido a la disminución de la tasa de mortalidad, y por lo tanto a la explosión demográfica.”[40]

Una revisión en el New York Review Books señaló que este movimiento coincidió mucho con el movimiento feminista en promover los derechos reproductivos de las mujeres. Sin embargo, “estos beneficios fueron vistos por muchos funcionarios estadounidenses de planificación familiar como secundarias en la meta de reducir el número neto de personas en los países en desarrollo. La urgencia de lo que llegó a ser conocido como el movimiento de “control de población” contribuyó a crear un clima de coacción y condujo a una serie de graves abusos contra los derechos humanos, especialmente en los países asiáticos.” [41] Dominic Lawson, escribiendo una reseña del libro de Connelly para The Sunday Times, explicó que:

el movimiento de la población control fue financiado por las mayores fortunas privadas de Estados Unidos – la fundación de la familia Ford, John D Rockefeller III, y Clarence Gamble (de Procter & Gamble). Estos señores no sólo comparten su extrema riqueza, sino una angustia común: los bien-hechores e inteligentes (como ellos, obviamente) han llegado a tener familias mucho más pequeñas que sus antecesores, pero los grandes sucios – ¡chinos! ¡indios! ¡negros! – se estaban reproduciendo de manera irresponsable. Lo que temían era una especie de darwinismo a la inversa – la supervivencia de los menos listos [42].

Como informara la revista New Scientist, mientras que los anticonceptivos y los derechos de fertilidad de las mujeres se están ampliando, “Durante gran parte del último medio siglo, el control de la población llegó primero y los derechos humanos tuvieron que ser sacrificados.” Además, la revista New Scientist escribió que Connelly “pone al desnudo los oscuros secretos de un ethos autoritario neo-maltusiano, que creó un programa internacional de población en torno a control”. Una idea así de espantosa fue “las políticas oficiales hicieron aceptable entregar la ayuda alimentaria a las víctimas del hambre sólo si la mujer accedía a ser esterilizada.” [43] En una triste ironía, este movimiento progresista aparentemente a favor de los derechos de la mujer en realidad tuvo el efecto de causar un desastre humanitario, que afectó desproporcionadamente a las mujeres del mundo en desarrollo.

En 1968, el biólogo Paul Ehrlich escribió su libro muy influyente, ‘The Population Bomb’, donde “predijo que la superpoblación mundial podría causar hambrunas masivas ya en la década de 1970.” [44] En su libro, se refiere a la humanidad como un “cáncer” en el mundo:

Un cáncer es una multiplicación incontrolada de las células, la explosión demográfica es una multiplicación incontrolada de las personas. Tratar sólo los síntomas de cáncer pueden hacer que la víctima se encuentre mucho más cómoda al principio, pero finalmente se muere – a menudo horriblemente. Un destino similar le espera un mundo con una explosión demográfica si sólo se tratan los síntomas. Debemos cambiar nuestros esfuerzos en el tratamiento de los síntomas para cercenar este cáncer. La operación exigirá muchas decisiones aparentemente brutales y despiadadas. El dolor puede ser intenso. Pero la enfermedad está tan avanzada que sólo con cirugía radical el paciente tendrá una oportunidad de sobrevivir [45].

La elite política de Estados Unidos abrazó totalmente este paradigma de población de observar al mundo y las relaciones con el resto del mundo. El presidente Lyndon Johnson fue citado diciendo, “No voy a mear lejos la ayuda extranjera en naciones que se niegan a lidiar con sus propios problemas de población”, mientras que su sucesor, Richard Nixon, fue citado diciendo que “el control de la población es un deber… el control de población debe ir de la mano de ayuda.”[46] Robert McNamara, Presidente del Banco Mundial y ex secretario de Defensa en el gobierno de Johnson, dijo que se oponía a la financiación de programas de atención de salud del Banco Mundial, “a menos que estuviesen estrictamente relacionados con instalaciones de control de la población, porque por lo general la salud contribuye a la disminución de la tasa de mortalidad, y con ello a la explosión demográfica.” [47]

Ehrlich también fue influyente en el seguimiento del acelerado crecimiento de la población de la India en la década de 1970. El rápido crecimiento demográfico en la India se atribuyó en su momento como resultado del sistema de salud pública que los británicos habían establecido bajo el gobierno colonial, así como el hecho de que, como un medio para mantener una relación de dependencia con Gran Bretaña, los británicos había desalentado la industrialización de la India. Cuando la hambruna estaba la vuelta de la esquina en India, el presidente “Johnson utilizó la ayuda alimentaria para presionar al Gobierno indio para alcanzar sus objetivos de planificación familiar” y “A principios de 1970, Bangladesh estaba gastando un tercio de su presupuesto de salud en planificación familiar y la India gastaba un 60 por ciento.” [48] Más información:

[E]ntre los años 1960 y 1980, millones de personas en la India y otros países asiáticos fueron esterilizadas o tenían dispositivos DIU [intrauterinos], así como otros anticonceptivos, colocados en condiciones antihigiénicas. Fueron reportados numerosos casos de perforación uterina, sangrado excesivo, infecciones, e incluso la muerte [49].

A sabiendas de ello, el Population Council envió DIU estériles a la India, y en la década de 1970, casi medio millón de mujeres en cuarenta y dos países en desarrollo fueron tratadas con DIU defectuosos que “elevaban riesgo de infección y perforación uterina”, después de que la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) había “comprado en silencio miles de dispositivos con descuento para su distribución en el extranjero”. Luego la esterilización fue introducida como un medio para “mantener las cuotas” de control de población en la India, puesto que “la esterilización era una condición para recibir la asignación de tierras y agua para riego, así como electricidad, certificados de conducir, y atención médica”. Un diplomático sueco de gira en un programa de población Suecia/Banco Mundial en aquel momento fue citado diciendo, “Es evidente que las historias… sobre la forma en que los hombres jóvenes y solteros son más o menos arrastrados a los locales de esterilización son verdaderas en muchos casos también.” [50]

En 1967, fue creado el Fondo de Población de Naciones Unidas, y en 1971, “la Asamblea General reconoció que el UNFPA [Fondo de Población de Naciones Unidas] debe desempeñar un papel principal dentro del sistema de las Naciones Unidas en la promoción de programas de población.” [51] En 1970, Nixon creó la Comisión sobre el Crecimiento de la Población y el Futuro de América, conocida como Comisión Rockefeller, por su presidente, John D. Rockefeller III. En 1972, se entregó a Nixon el informe final.

Entre los miembros de la Comisión (además de Rockefeller) estaban David E. Bell, vicepresidente de la Fundación Ford, y Bernard Berelson, Presidente del Consejo de Población. Entre las conclusiones estaban que, “el crecimiento de la población es uno de los principales factores afectando la demanda de recursos y el deterioro del medio ambiente en los Estados Unidos. Cuanto miramos más hacia el futuro, la población se vuelve más importante”, y que, “Desde el punto de vista ambiental y de los recursos, no existen ventajas en un mayor crecimiento”. Además, el informe advirtió:

El futuro de Estados Unidos no puede aislarse de lo que está sucediendo en el resto del mundo. Hay graves problemas en este momento en la distribución de los recursos, ingresos y riqueza, entre los países. El crecimiento de la población mundial va a agravar estos problemas en vez de mejorarlos. Estados Unidos necesita llevar a cabo un esfuerzo mucho mayor para entender estos problemas y desarrollar las políticas internacionales para tratar con ellos [52].

En 1974, fue publicado el National Security Study Memorandum (NSSM) 200 bajo la dirección del asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Henry Kissinger, también conocido como “Implicaciones del Crecimiento de la Población Mundial para la Seguridad de Estados Unidos y sus Intereses en el Exterior.” Entre las cuestiones recogidas en la exposición están que, “el crecimiento de la población tendrá un impacto serio sobre la necesidad de alimentos especialmente en los PMD [países menos desarrollados] más pobres y de más rápido crecimiento de los”, y “La consecuencia más grave en el corto y mediano plazo es la posibilidad de hambrunas masivas en algunas regiones del mundo, especialmente las regiones más pobres”. Además, “el crecimiento rápido de la población presiona un medio ambiente frágil en formas que amenazan la producción de alimentos a largo plazo.” El informe dijo claramente que, “existe un riesgo importante de daño severo al los sistemas económicos, políticos y ecológicos mundiales y, así, a medida que estos sistemas empiecen a fallar, a nuestros valores humanitarios.” [53]

El memorándum presenta recomendaciones de política clave para hacer frente a la “crisis” de la superpoblación. Afirmaron que “nuestro objetivo debe ser que el mundo consiga un nivel de reemplazo en la fecundidad, (una familia con dos hijos promedio), cerca del año 2000”, y que esta estrategia “requieren grandes esfuerzos de los países interesados, agencias de la ONU y otros organismos internacionales para que sea efectiva [y el liderazgo de EE.UU.] es esencial.” Sugirieron tomar atención en determinados países: India, Bangladesh, Pakistán, Nigeria, México, Indonesia, Brasil, Filipinas, Tailandia, Egipto, Turquía, Etiopía y Colombia [54].

En consecuencia, recomendó la “Integración de factores demográficos y programas de población en la planificación del desarrollo del país”, así como “Aumento de la asistencia en servicios de planificación familiar, información y tecnología”, y la “Creación de condiciones propicias para un descenso de la fecundidad.” El memorando incluso mencionó específicamente que, “Debemos tener cuidado de que nuestras actividades no le den a los PMD [países menos desarrollados] la impresión de que es una política de un país industrializado dirigida contra los países menos desarrollados.” [55] En esencia, el NSSM 200 hizo del control de población una estrategia clave en la política exterior estadounidense, relacionándola con la ayuda y el desarrollo. En otras palabras, era eugenesia como política exterior.

En 1975, Indira Gandhi, la Primer Ministro de India, declaró la ley marcial. Su hijo Sanjay fue designado como jefe del control de población en la nación. Sanjay “procedió a derrumbar las barriadas y luego le dijo a los residentes que podrían conseguir una casa nueva si estaban de acuerdo con ser esterilizados. A los funcionarios del gobierno se les pidió cuotas de esterilización. Dentro de un año, seis millones de hombres y dos millones de mujeres indias fueron esterilizados. Al menos 2.000 indios murieron como resultado de operaciones de esterilización fallidas. “Sin embargo, al año siguiente hubo elecciones, y el gobierno de Indira Gandhi fue expulsado del poder, donde este asunto jugó un papel importante [56].

A continuación, sin embargo, China se convirtió en el centro principal del movimiento de control de población, que “ofreció asistencia técnica a la política de “hijo único” en China de 1978-83, incluso ayudando a pagar los equipos que permitieron que los funcionarios chinos realizaran un seguimiento de los ” permisos de nacimiento”, el medio oficial por el cual el gobierno prohibió a las familias de tener más de un hijo y exigió abortar niños adicionales.” [57] Más información:

Incluso programas de población draconianos en China recibieron cierto apoyo en la década de 1980 de la Federación Internacional de Planificación Familiar financiada por Estados Unidos y el Fondo de Población de Naciones Unidas. Antes de que China lanzara su infame “One-Child-Policy” están surgiendo preocupaciones respecto a su programa “voluntario” de planificación familiar. En 1981, periódicos estadounidenses y chinos informaron que “vehículos que transportan mujeres cantonesas a hospitales para hacerse abortos estaban “repletos de llantos ruidosos”. Se informa que algunas mujeres embarazadas fueron ‘esposadas, atadas con cuerdas o colocados en jaulas de cerdo.”

Después de 1983, la coacción se convirtió en política oficial china. “Todas las mujeres con un hijo se introducirían un DIU de acero inoxidable, resistente a las manipulaciones; todos los padres con dos o más niños serían esterilizados, y serían abortados todos los embarazos no autorizados”, de acuerdo a la política de hijo único. Durante este tiempo, la Federación Internacional de Planificación Familiar y el Fondo de Población de Naciones Unidas continuaron apoyando a la Asociación de Planificación Familiar no gubernamental de China, a pesar de que algunos de sus altos funcionarios también trabajaron para el gobierno [58].

La ONU no fue un participante pasivo en las medidas de control de población, ya que apoyó activamente estos programas severos, y en muchos casos, los gobiernos fueron recompensados por sus viciosas tácticas para reducir el crecimiento de la población:

En 1983, Xinzhong Qian e Indira Gandhi recibieron el primer Premio de Población de Naciones Unidas para reconocer y premiar sus logros en la limitación del crecimiento de la población en China e India en la década anterior. Durante la década de 1970, funcionarios de estos países habían puesto en marcha programas de población extremadamente ambiciosos para presuntamente mejorar la calidad de la población y detener su crecimiento. Las medidas empleadas eran muy duras. Por ejemplo, la eliminación de arrabales resultaba en la erradicación de barrios urbanos enteros y la esterilización generalizada de sus habitantes era una parte importante de la “campaña de emergencia” de la India. En Delhi, cientos de miles de personas fueron expulsadas de sus hogares en los acontecimientos que dieron lugar a numerosos enfrentamientos, detenciones y muertes, mientras que un total de ocho millones de esterilizaciones se registraron en la India en 1976 [59].

Horriblemente, “entre los años 1960 y 1980, millones de personas en la India y otros países asiáticos fueron esterilizadas o tenían DIU, así como otros anticonceptivos, instalados en condiciones antihigiénicas. Fueron informados numerosos casos de perforación uterina, sangrado excesivo, infecciones, e incluso muertes, pero estos programas no hicieron mucho para tratar estas condiciones, o incluso determinar su frecuencia, por lo que no sabemos con precisión qué tan comunes eran.” [60]

A finales de 1980, revelaciones en Brasil mostraron que el NSSM 200 se puso en práctica en 1975 en Brasil bajo la presidencia de Ford. Una investigación oficial del gobierno se puso en marcha, y descubrió que, “se estima que el 44% de todas las mujeres brasileñas de entre 14 y 55 habían fueron esterilizadas permanentemente.” Además, los programas de esterilización, a cargo de un número de organizaciones internacionales, se coordinaron bajo la dirección de la USAID [61].

En la Conferencia Mundial de Población de Naciones Unidas de El Cairo en 1994, delegados del Tercer Mundo hicieron hincapié durante la conferencia en la necesidad de políticas de desarrollo en oposición a las políticas demográficas, donde la atención debe centrarse en el desarrollo, no en la población. Esto era esencialmente un revés para el movimiento radical del control de población, sin embargo, fue algo que no pudieron evitar. Todavía existía un importante apoyo de las élites occidentales a las élites del mundo en desarrollo para sus metas de control de población. Como Connelly explicó:

Se hizo un llamamiento a los ricos y poderosos, porque, con la difusión de los movimientos de emancipación y la integración de los mercados, comenzó a parecer más fácil y más rentable controlar poblaciones que controlar el territorio. Es por ello que los detractores tenían razón al considerarlo como otro capítulo en la historia inacabable del imperialismo [62].

Fue en este punto que el movimiento de control de la población, además de seguir en sus objetivos generales para contener el crecimiento de la población de las naciones del Tercer Mundo, comenzó a fusionarse a sí mismo con el movimiento ambientalista. Si bien siempre había trabajando junto al movimiento ecologista, este periodo vio el surgimiento de un enfoque más integrado a sus agendas políticas.

Ambientalismo como Eugenesia

Michael Barker cubre ampliamente la conexión entre las fundaciones Rockefeller y Ford en la financiación del movimiento ambientalista en la revista académica, Capitalism Nature Socialism. Como Barker destaca, tras la Segunda Guerra Mundial, el público estuvo cada vez más preocupado por el medio ambiente mientras el “complejo químico-industrial” crecía a una velocidad asombrosa. [63] Como los intereses de Rockefeller estaban muy involucrados en la industria química, la tendencia creciente de pensamiento y preocupaciones sobre el medio ambiente tenía que ser controlada rápidamente y dirigida en una dirección favorable a los intereses de la élite.

Dos importantes organizaciones en la conformación del movimiento ambientalista fueron la Conservation Foundation y Resources for the Future, que recibieron en mayor medida financiación de las Fundaciones Rockefeller y Ford, y ambas organizaciones conservacionista han ayudado de manera entusiasta a “difundir un enfoque explícitamente pro-empresarial de la conservación de los recursos.” [64] Laurance Rockefeller fue miembro del consejo de la Conservation Foundation, y ha donó 50.000 dólares anuales a lo largo de los años 50 y 60. Además, la Conservation Foundation fue fundada por Fairfield Osborn, cuyo primo, Frederick Osborn, se convirtió en otra voz importante del conservacionismo. [65] Frederick Osborn también estuvo trabajando con el Population Council de Rockefeller y fue Presidente de la Sociedad Americana de Eugenesia.

En 1952, la Fundación Ford creó la organización Recursos para el Futuro (RFF), (el mismo año en que los Rockefeller crearon el Population Council), y entre los fundadores originales también estaba “John D. Rockefeller Jr. como principal asesor en materia de conservación”. Laurance Rockefeller se unió a la junta directiva de la RFF en 1958, y la RFF recibió $500,000 de la Fundación Rockefeller en 1970. [66] La Fundación Ford también ha financiado al Environmental Defense Fund (EDF), el Natural Resources Defense Council (NRDC) y el Sierra Club Legal Defense Fund [67]. McGeorge Bundy, quien fuera presidente de la Fundación Ford desde 1966 hasta 1979, dijo una vez que, “todo lo que hizo la fundación podría ser considerado como “hacer el mundo seguro para el capitalismo”.”[68]

Sin duda una de las más prominentes organizaciones ambientalistas, si no la más prominente del mundo, es la World Wildlife Foundation (WWF). La WWF fue fundada el 11 de septiembre de 1961, por Sir Julian Huxley, el primer Director General de la Organización de las Naciones Unidas, la UNESCO [69]. Sir Julian Huxley era también un administrador vitalicio de la Sociedad Británica de Eugenesia desde 1925, y su Presidente entre 1959-62. En la biografía de Julian Huxley del sitio web de la Sociedad Británica de Eugenesia (ahora conocida como Instituto Galton – un centro de investigación genética), se señala que “Huxley creía que la eugenesia un día sería vista como el camino a seguir por la raza humana” y que, “Un evento catastrófico podría ser necesario para que la evolución avanzando a un ritmo más acelerado, como cuando la extinción de los dinosaurios dio la oportunidad a los mamíferos de apoderarse del mundo. Es lo mismo que pasa con ideas cuyo tiempo aún no ha llegado, que deben sobrevivir períodos en los que generalmente no son bienvenidas. Al igual que los mamíferos pequeños en el tiempo de los dinosaurios, hay que esperar la oportunidad.” [70]

En 1962, Rachel Carson, una bióloga marina estadounidense, publicó su obra fundamental, “Silent Spring”, a la que desde hace tiempo se le da el mérito de haber ayudado a lanzar el movimiento ambientalista moderno. Su libro estuvo basado principalmente en torno a las críticas de los plaguicidas, perjudiciales para el medio ambiente y la salud humana y animal. Cabe destacar que se la ve como la fuerza de partida para la campaña contra el DDT. Carson murió en 1964, pero su legado fue grabado en piedra por el auge del movimiento ambiental.

El Environmental Defense Fund fue fundado en 1967 con el objetivo específico de prohibir el DDT. Parte de su financiamiento inicial provino de la Fundación Ford. [71] Esto también estimuló la creación de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), una agencia oficial del gobierno de Estados Unidos, en 1970. En 1972, la EPA prohibió el uso del DDT en los Estados Unidos. Desde este momento, “la prohibición del DDT se han ampliado y forzado por la presión de ONGs, tratados coercitivas y amenazas de sanciones económicas por parte de fundaciones, naciones y organismos internacionales de ayuda.” [72]

El DDT es ampliamente considerado como carcinógeno, y la mayoría nunca ha cuestionado la prohibición del DDT hasta comprender los efectos del uso del DDT más allá del aspecto ambiental. Particularmente, tenemos que mirar a África para comprender el importante papel del DDT y por qué necesitamos que se vuelva a evaluar su uso potencial, sopesando los pros y los contras de hacerlo. Debemos colocar el “elemento humano” y equilibrarlo con el “elemento ambiental” en lugar de simplemente omitir el aspecto humano de la cuestión.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló en 2000, que “la malaria infectó a más de 300 millones de personas. Causó la muerte de cerca de 2.000.000 – la mayoría de ellos en el África subsahariana. Más de la mitad de las víctimas son niños, que mueren a razón de dos por minuto o 3.000 por día”, y que, “Desde 1972, más de 50 millones de personas han muerto a causa de esta terrible enfermedad. Muchos se ven debilitados por el sida o la disentería, pero en realidad mueren de malaria”. Sólo en 2002, 80.000 ugandeses murieron a causa de la malaria, la mitad de los cuales eran niños. [73] El hecho es, que:

No hay otro producto químico se iguale al DDT como un medio accesible y eficaz para repeler a los mosquitos de las casas, exterminar a cualquiera en el suelo o en las paredes, y desorientar a cualquiera que no muera o sea repelido, eliminando en gran parte su necesidad de morder en los hogares que son tratados una o dos veces al año con pequeñas cantidades de este insecticida milagroso. [74]

Donald Roberts, profesor de Salud Pública Tropical de la Universidad de Servicios Uniformados de Ciencias de la Salud, explicó que, “El DDT es de acción prolongada; las alternativas no lo son”, y que, en última instancia, cuando se trata el asunto en países y pueblos pobres, “El DDT es barato, las alternativas no lo son. Fin de la Historia. “[75]

Richard Tren, Presidente de Africa Fighting Malaria, dice que, “En los 60 años desde que el DDT fue introducido por primera vez, ni un solo artículo científico ha sido capaz de evidenciar un solo caso de daño humano real por su utilización”. Al final de la Segunda Guerra Mundial, el DDT se utilizó en casi todos los sobrevivientes de campos de concentración para prevenir el tifus y el “uso extendido del DDT en Europa y los Estados Unidos desempeñó un papel vital en la erradicación de la malaria y el tifus en ambos continentes.” Además, en 1979, una revisión del uso del DDT de la Organización Mundial de la Salud (OMS) no fue capaz de encontrar “posibles efectos adversos en el DDT”, y dijo que era el más seguro de los plaguicidas “utilizados para el rociamiento de acción residual y programas de control vectorial.” [76]

Sin embargo, organizaciones como la OMS, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el Banco Mundial, Greenpeace, el World Wildlife Fund, y una variedad de otros grupos todavía se oponen rotundamente a la utilización del DDT. Si bien el DDT no está lisa y llanamente prohibido, es extremadamente difícil de utilizar en lugares como África debido a la financiación. La financiación de la asistencia sanitaria y los programas relacionados con la enfermedad viene en gran parte de las agencias de ayuda occidentales y organizaciones no gubernamentales, y “La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional [USAID] no financiará ninguna fumigación residual y la mayoría de los otros donantes tampoco”, explicó Richard Tren, lo que “significa que la mayoría de los países africanos tienen que usar lo que [estos donantes] están dispuestos a financiar (mosquiteros), que pueden no ser la herramienta más apropiada.” [77]

Un ministro de Salud de Uganda, señaló en 2002 que “la vida de nuestro pueblo es de primera importancia. Occidente está preocupado por el medio ambiente porque lo compartimos con ellos. Pero no están preocupados por la malaria, porque no es un problema allá. En Europa, se utilizó el DDT para matar mosquitos anofeles que causan la malaria. ¿Por qué no podemos usar el DDT para matar al enemigo en el terreno?” [78]

Michael Crichton, escritor y PhD en biología molecular, dijo claramente: “La prohibición del DDT es uno de los episodios más vergonzosos en la historia estadounidense del siglo XX. Nosotros sabíamos más, y lo hicimos de todas maneras, y dejamos que las personas mueran en el mundo, y no nos importa un bledo”. Como explicó elocuentemente el autor Paul Driessen, Occidente “no toleraría que se dijiera que tenían que proteger a sus hijos exclusivamente mediante el uso de mosquiteros, peces se alimentan de larvas y tratamientos medicinales. Pero ellos han permanecido en silencio sobre las condiciones en África, y sobre las actitudes intolerables de grupos ambientalistas, organismos de ayuda y sus propios gobierno[s].” [79]

James Lovelock, un científico, investigador, ecologista y futurista, se hizo famoso por popularizar la idea conocida como Hipótesis Gaia. La primera vez que empezó a escribir sobre esta teoría en revistas fue principios de 1970, pero saltó a la fama con la publicación de su libro de 1979, “Gaia: Una Nueva Mirada a la Vida en la Tierra”. La teoría general es que la Tierra se comporta como un único organismo, donde todas las facetas interactúan y reaccionan de una manera particular que promueve un ambiente óptimo para la Tierra. Así, la teoría fue nombrada en honor a la diosa griega de la Tierra, Gaia. En el primer párrafo de su libro, declaró que, “la búsqueda de Gaia es un intento de encontrar a la criatura viviente más grande en la Tierra.” [80] Su teoría provocó bastantes críticas dentro de la comunidad científica, con algunos refiriéndose a ella simplemente como una descripción metafórica de los procesos de la Tierra [81].

Lovelock también se ha vuelto conocido por realizar salvajes afirmaciones predictivas. En 2006, escribió un artículo para The Independent, donde afirmaba que, “Mi teoría Gaia ve a la Tierra comportándose como si estuviera viva, y claramente cualquier cosa viva puede gozar de buena salud, o sufrir de enfermedades”, y que la Tierra está “gravemente enferma, y pronto sufrirá una fiebre mórbida que podría durar casi 100.000 años.” [82]

En 2008, The Guardian entrevistó a Lovelock, quien sostuvo que era “demasiado tarde” para hacer algo sobre el calentamiento global, que la catástrofe era inevitable, y que, “aproximadamente el 80%” de [la población mundial] será eliminado para el 2100.” [83] En agosto de 2009, Lovelock se convirtió en mecenas de la Optimum Population Foundation, una organización de control de población británica. A su mecenazgo, declaró que: “Aquellos que no logran ver que el crecimiento demográfico y el cambio climático son dos caras de la misma moneda o son ignorantes o se esconden de la verdad. Estos dos grandes problemas del medio ambiente son inseparables y discutir uno sin tener en cuenta que el otro es irracional”. Y añadió: “¿Cómo podemos disminuir las emisiones de carbono y el uso de la tierra mientras el número de emisores y el espacio que ocupan aumenta implacablemente? ¿Cuándo los ecologistas que dicen ser verdes reconocerán la verdad y lo dirán?”[84]

Los impuestos y el comercio de carbono y los créditos de carbono prácticamente mercantilizan nuestra atmósfera, de modo que el aire que respiramos se convierte en propiedad que se compra y se vende. Un impuesto sobre el carbono es un impuesto sobre la vida. Desde que el alma de una sociedad industrial es el petróleo, esta requiere de emisiones de carbono si quiere desarrollarse. Las restricciones sobre el carbono, en particular la noción de comercio de créditos de carbono – es decir, negociar el “derecho” para contaminar una cierta cantidad – afectarán desproporcionadamente a los países en desarrollo, que no pueden darse el lujo de financiar su propio desarrollo. Corporaciones y bancos comerciarán y poseerán los créditos de carbono del mundo, se les concedería el derecho exclusivo de contaminar y controlar de los recursos y el medio ambiente del mundo. El mercado de comercio de carbono podría llegar a ser del doble del tamaño del mercado mundial de petróleo en el transcurso de diez años [85].

En lo que respecta a las conversaciones de Copenhague sobre el Clima, que esencialmente se desbarataron en diciembre de 2009, la verdadera fuente de este fracaso se encuentra en un documento que revela la verdadera naturaleza de las negociaciones, y que se como el “Texto Danés” [Danish Text]. El ‘Texto Danés’ fue un documento filtrado del gobierno danés, que esbozó un proyecto de acuerdo “que otorgaba más poder a los países ricos”, puesto que “El proyecto otorgaba el control efectivo de las finanzas del cambio climático al Banco Mundial” y “no entregaría dinero alguno para ayudar a los países pobres para adaptarse al cambio climático dependiendo de que tomen o no una serie de acciones.”[86] En otras palabras, se convierte en un nuevo camino para ejercer la “condicionalidad” del desarrollo, y empoderar al mundo desarrollado. La “condicionalidad” implica – por supuesto – una reestructuración de la sociedad siguiendo las líneas dictadas por el Banco Mundial.

Si bien estos son sólo algunos ejemplos de la influencia de la ciencia para moldear a la sociedad y controlar a la humanidad, será necesario mucho más debate sobre estos temas. Mientras que la ciencia puede ser utilizada para beneficio de la humanidad, así también puede ser utilizado para controlar y oprimir a la humanidad. Las personas que dirigen nuestras sociedades nos ven como si tuviésemos la necesidad de ser controlados, por lo que reorientar el aparato social de los sistemas de control y coerción. La ciencia puede permitirnos entender una idea o un organismo, pero al hacerlo, también nos puede permitir entender cómo dominar y controlar que a esa idea u organismo. Debemos participar continuamente en debates sobre los cambios de la sociedad para comprender mejor la naturaleza de sus cambios y cómo eso nos puede afectar tanto positiva como negativamente.

Si no fuera por la Revolución Tecnológica (o “tecnotrónica”), las élites no tendrían acceso a medios de control tan poderosos, pero, al mismo tiempo, las personas nunca han accedido a tan grande entre sí a través de la comunicación masiva y el Internet. Así que mientras la ciencia ambiental nos puede permitir entender mejor nuestro medio ambiente, algo que parece aún estar en la etapa de adolescencia, también puede dar rienda suelta a una habilidad, y lo que es mayor – una tentación – de controlar y modelar el medio ambiente. La ciencia puede ser utilizada tanto para liberar como para aprisionar a la mente humana. Es imperativo que nos acerquemos y discutamos las ciencias (y todos los asuntos) desde esta perspectiva, no a partir un mundo intolerante y divisorio de blanco y negro, de ‘izquierda’ y ‘derecha’, de la religión o la ciencia. No podemos limitarnos a critircar y oponernos a los esfuerzos sociales y científicos con “la doctrina inversa”, ni basarnos en lo “religioso”. Hay razones y objetivos racionales para la crítica y el debate sobre todas estas cuestiones, y posiciones racionales de disidencia.

Cuestiones como el cambio climático dividen generalmente en aquellos que “creen” en el cambio climático, y los que se denominan “negacionistas”, lo que constituye una aproximación divisoria y poco sincera a un debate racional. Silencian a los científicos críticos, que no reciben fondos de gobiernos o corporaciones. Califican a los que disienten como “negacionistas”, empleando la retórica como la utilizada contra quienes niegan el Holocausto, mientras que la mayoría de la disidencia dentro de la comunidad científica viene de aquellos que simplemente analizan el papel de otras fuerzas (a menudo naturales) en la modelación y el cambio de nuestro clima, como la radiación solar. Ellos no “niegan” el cambio climático, pero disienten sobre las causas y consecuencias. ¿No vale la pena escuchar su opinión? Si estamos remodelando todas nuestras esferas políticas y económicas a nivel mundial como consecuencia de nuestra supuesta percepción “colectiva” del asunto – como sin duda lo es – ¿Acaso no es de tremenda importancia que escuchemos otras voces, sobre todo las de los disidentes, con objeto de comprender mejor el tema?

Fusionando Hombre y Máquina: El Futuro de la Humanidad

Eisenhower advirtió: “La perspectiva de que los académicos de la nación puedan ser dominados por el Gobierno federal, por la concesión de proyectos y por el poder del dinero, está más presente que nunca, y es un riesgo que debe considerarse muy seriamente” y que “también debemos estar alerta ante el peligro contrario e igualmente serio de que la política pública se vuelva cautiva de una élite científico-tecnológica.”[87]

Bill Joy, un científico de la computación y cofundador de Sun Microsystems, que fue copresidente de la comisión presidencial sobre el futuro de la investigación en tecnologías de la información (IT), escribió un artículo para la revista Wired en el 2000 titulado “Por Qué el Futuro No nos Necesita”. Joy explicó las posibilidades dentro de una sociedad tecnológica de un futuro cercano, en que “las nuevas tecnologías como la ingeniería genética y la nanotecnología nos están dando el poder de rehacer el mundo”. Un desarrollo sorprendente en el mundo es el de la tecnología robótica y su impacto potencial sobre la sociedad. Joy explica:

Acostumbrados a vivir con avances científicos casi de rutina, todavía no hemos llegado a un acuerdo con el hecho de que las tecnologías más atractivas del siglo XXI – la robótica, la ingeniería genética y la nanotecnología – implican una amenaza muy diferente a las tecnologías que han aparecido antes. En concreto, robots, organismos de ingeniería genética y nanobots comparten un peligroso factor amplificador: pueden auto-replicarse. Una bomba está destruirlos de una vez – pero un solo robot puede convertirse en muchos, y rápidamente salirse de control [88].

Joy explica que, si bien estas tecnologías pueden, y constantemente son promovidas y justificadas en nombre de hacer el bien (como la cura de enfermedades, etc.), “con cada una de estas tecnologías, una secuencia de pequeños avances, de forma individual y sensible llevan a una gran acumulación de poder y, subsecuentemente, a un gran peligro”. Joy advierte ominosamente que:

Las tecnologías del siglo 21 – la genética, la nanotecnología y robótica (GNR) – son tan poderosas que pueden generar toda una nueva clase de accidentes y abusos. Más peligroso, por primera vez, estos accidentes y abusos están al alcance cercano de individuos o grupos pequeños. No se les exigirá grandes instalaciones o materias primas extrañas. El conocimiento por sí solo permitirá el uso de ellos.

Así pues, tenemos la posibilidad no sólo de armas de destrucción masiva, sino de conocimientos de destrucción masiva (KMD), este enorme poder destructivo amplificado por el poder de la auto-replicación.

Creo que no es exagerado decir que estamos ante la cúspide de la mayor perfección del mal extremo, un mal cuyas posibilidades se extiende mucho más allá de lo que las armas de destrucción masiva otorgan a los estados-nación, hacia un empoderamiento sorprendente y terrible de individuos extremistas [89].

En otras palabras: estamos entrando en una época que enfrentará a los “dictadores científica” de la visión de pesadilla de Huxley en “Un mundo feliz”. Joy explicó que en 2030, “es probable que seamos capaces de construir máquinas, en cantidad, un millón de veces más potente que las computadoras personales de hoy.” Por lo tanto:

Como esta enorme potencia de cálculo combinada con los avances de la manipulación de las ciencias físicas y los entendimientos nuevos y profundos de la genética, se libera un enorme poder transformador. Estas combinaciones abren la oportunidad de rediseñar completamente el mundo, para bien o para mal: La repetición y evolución de los procesos que han sido confinados al mundo natural está a punto de ingresar al campo de la actividad humana [90].

Joy examina la naturaleza transformadora de la robótica, en como un robot inteligente puede ser construido en 2030, “Y una vez que exista un robot inteligente, es sólo un pequeño paso hacia una especie robots – hacia un robot inteligente que pueda hacer copias de sí mismo evolucionado”. Además, “Un segundo sueño de la robótica es que poco a pocoiremos sustituyéndonos a nosotros mismos con la tecnología robótica, cerca de alcanzar la inmortalidad mediante la descarga de nuestras conciencias.” Joy además alerta sobre la posibilidad de una carrera de armamentos en el desarrollo de estas tecnologías, al igual que tuvo lugar con las armas nucleares, radiológicas y biológicas del siglo XX [91].

Joy explica acertadamente que en el siglo XX, esas tecnologías fueron en mayor medida producto de los gobiernos, mientras que en el siglo XXI, las nuevas tecnologías de la ingeniería genética, la nanotecnología y la robótica (GNR), serán producto de las corporaciones y el capitalismo. Por lo tanto, la fuerza impulsora es la competencia, el deseo, y el sistema económico. Por lo tanto, existirán menos normativas y discusiones respecto a estas nuevas tecnologías que no son las tecnologías del siglo XX, puesto que las nuevas tecnologías se desarrollan en los laboratorios de propiedad privada, no pública. Joy a menudo cita un pasaje del Manifiesto del Unabomber de Kaczynski relacionado con una distopía futura, donde Joy siente que tiene “mérito en el razonamiento.” En el caso de que el control humano sobre las máquinas se mantenga (a diferencia de las máquinas tomen el poder):

El [C]ontrol sobre grandes sistemas de máquinas estará en manos de una pequeña elite – como lo es hoy, pero con dos diferencias. Gracias a las técnicas mejoradas de la élite, ésta tendrá mayor control sobre las masas; y puesto que el trabajo humano ya no será necesario, las masas serán superfluas, una carga inútil en el sistema. Si la élite es despiadada, simplemente puede decidir exterminar a la masa de humanidad. Si son humanos podrían utilizar propaganda u otras técnicas psicológicas o biológicas para reducir la tasa de natalidad hasta que la masa de humanidad se extinga, dejando el mundo a la élite.

O bien, si la elite está formada por liberales de corazón blando, pueden decidir desempeñar el papel de buenos pastores con el resto de la raza humana. Velarán por que las necesidades físicas de todo el mundo estén satisfechas, que todos los niños se críen bajo condiciones psicológicamente higiénicas, que todo el mundo tenga un hobby sana para mantenerse ocupado, y que cualquier insatisfecho que pueda llegar a ser sometido a “tratamiento” para curar a su “problema”. Por supuesto, la vida estará tan carente de sentido que la gente tendrá que ser biológica o psicológicamente ingenierizada para eliminar su necesidad por el proceso del poder o de hacerlos “sublimar” su impulso por el poder en una afición inofensiva. Estos seres humanos diseñados pueden ser felices en una sociedad así, pero con toda seguridad, no serán libres. Quedarán reducidos a la condición de animales domésticos. [92]

Una visión horrible de hecho; pero una basada en las ideas de Huxley, Russell y Brzezinski, quienes conciben un pueblo que – a través de medios biológicos y psicológicos – es capaz de amar su propia servidumbre. Huxley veía el surgimiento de un mundo en el que la humanidad, siendo un animales salvajes, se domestica, donde sólo la élite sigue siendo salvaje y tiene libertad para tomar decisiones, mientras que las masas son domesticadas como mascotas. Huxley opinó que, “Hombres y mujeres crecerán amando su servidumbre y nunca soñaran con la revolución. No parece haber ninguna buena razón por la que una dictadura científica pueda ser derrocada alguna vez.”[93]

Podemos Tener una Dictadura Científica, o…

Podemos crear una alternativa. Usamos, fortalecemos, descentralizamos, y movilizamos al despertar político global hacia un movimiento global de personas no sólo políticamente consciente, sino que políticamente activo y comprometido. Un mundo donde la gente no limite a observar a los aparatos de poder político, económico y social que influyen en sus vidas, sino uno donde las personas trata de cambiarlo activamente para satisfacer mejor sus vidas y su libertad. Tenemos que entendernos mejor, pero para hacer eso, no podemos mirarnos el uno al otro a través de la dura y engañosa lente del poder.

Para entendernos, debemos conocernos unos a otros. Las personas deben comunicarse entre sí en todo el mundo, las ideas deben ser intercambiadas entre las personas y discutidas, debatidas y decididas; el pueblo debe determinar su propio futuro. Saca a las élites de la ecuación: si ustedes no quieren que dominen sus vidas, no les den el poder para hacerlo. Discutan entre ustedes y determinen sus propios sistemas políticos, económicos y sociales. No confíen en ideas moribundas e instituciones enfermas para determinar su futuro propio futuro.

Las herramientas y sistemas de control social son muy amplios y evasivos, puesto que penetran en la psicología y la biología misma de la persona. Las élites sienten que se les encomienda – debido a su supuesta inteligencia superior y especialización “innata” – el controlar la sociedad y construirla nuevamente como lo estimen necesario, para moldear y construir activamente la opinión e ideas públicas. Ellos poseen la creencia de que las personas son seres emocionales esencialmente irracionales, y que deben ser controlados por una élite o de lo contrario el mundo sería un caos. Esto es lo que sustenta las ideas de “estabilidad” y “orden”. El Estado se ha utilizado para luchar contra toda forma de cambio progresista que haya desarrollado la sociedad para su propio beneficio: derechos de la mujer, derechos raciales, derechos civiles, el movimiento contra la guerra, derechos homosexuales, etc. Inicialmente, el impulso – la reacción inmediata de del Estado – es reprimir los movimientos sociales y suprimir las libertades humanas. Este enfoque conduce a menudo a una situación en la que los movimientos sociales sólo son aceptados por el Estado cuando han sido cooptados por el Estado o por poderosas fuerzas económicas, que luego ejercen su influencia sobre el Estado, alterando la política.

Si ganamos estabilidad y orden a costa de nuestra propia humanidad, ¿vale la pena? ¿Realmente necesitamos esta guía eterna, la cual ha sido constante a través de casi toda la historia humana, de tratar a la especie humana como si permaneciera en un estado constante de adolescencia, nunca dispuesta a tomar sus propias decisiones o salir del mundo en por sí misma? Bueno, es hora de que la humanidad crezca, que deje la extraña comodidad del autoritarismo mental. El impulso por la autonomía humana no ha hecho más que empezar, y sólo ahora toda la humanidad está políticamente despierta, y sólo ahora – y nunca antes – toda la humanidad ha conocido tan grande y perfecta oportunidad de rehacer el mundo, recuperar el poder, re-imaginar la individualidad y revitalizar la libertad.

Nuestro mundo no es gobernado por una conspiración, sino que por ideas: ideas de poder, dinero, Estado, militares, imperio, raza, religión, sexo, género, política y personas. El único desafío a las ideas, son nuevas ideas. Hay aproximadamente 6.000 miembros de la “elite global”, [94] hay más de 6,8 mil millones de personas en el mundo. Eso suena como un gran potencial para las nuevas ideas. El principal recurso para el futuro de la humanidad no está en el «control» de la humanidad, que está condenado al fracaso final, sino que en la liberación y el estímulo de la mente y el espíritu humano.

La gente puede entender la ciencia y la mecánica del cerebro, las funciones de la psicología, la capacidad de la fuerza humana, pero todavía, hoy, no sabemos cómo toda la biología pudo crear 9 ª Sinfonía de Beethoven. La humanidad, en mayor medida, es todavía un misterio para los seres humanos, y parece probable que las mejores respuestas a las preguntas sobre “¿cómo debemos vivir?” y “¿cómo deberían funcionar nuestras sociedades? Se responden mejor con la pregunta más importante de “¿por qué estamos aquí?”

Si el propósito del pueblo y la humanidad es consumir y dominar, entonces nuestra situación actual parece natural. Si estamos para ser más, entonces debemos ser más. Si estamos destinados a ser libres, debemos ser libres. Las ideas son cosas poderosas: pueden crear imperios, y hacerlos colapsar con la misma facilidad.

En 1967, el Dr. Martin Luther King pronunció uno de sus discursos más conmovedores e importantes, “Más allá de Vietnam”, donde habló contra de la guerra y el imperio. El dejó a la humanidad con palabras aleccionadoras:

Estoy convencido de que si nosotros estamos del lado correcto de la revolución mundial, nosotros, como nación debemos pasar por una revolución radical de valores. Rápidamente se debe comenzar el cambio desde una sociedad orientada a objetos a una sociedad orientada a las personas. Cuando las máquinas y las computadoras, el afán de lucro y los derechos de propiedad son considerados más importantes que las personas, los trillizos gigantescos del racismo, el materialismo y el militarismo son incapaces de ser conquistados. [95]

_______________________________________________________________________________

Andrew Gavin Marshall es investigador asociado de Centre for Research on Globalization(CRG) , y está estudiando Economía Política e Historia en Canadá. Es coeditor, con Michel Chossudovsky, del reciente libro “La Crisis Económica Global: La Gran Depresión del Siglo XXI“, disponible en Globalresearch.ca.

Original en: Global Research
_______________________________________________________________________________

5.Referencias

1.Notas

[1] Zbigniew Brzezinski, The Global Political Awakening. The New York Times: December 16, 2008:http://www.nytimes.com/2008/12/16/opinion/16iht-YEbrzezinski.1.18730411.html; “Major Foreign Policy Challenges for the Next US President,” International Affairs, 85: 1, (2009); The Dilemma of the Last Sovereign. The American Interest Magazine, Autumn 2005: http://www.the-american-interest.com/article.cfm?piece=56; The Choice: Global Domination or Global Leadership. Speech at the Carnegie Council: March 25, 2004:http://www.cceia.org/resources/transcripts/4424.html; America’s Geopolitical Dilemmas. Speech at the Canadian International Council and Montreal Council on Foreign Relations: April 23, 2010:http://www.onlinecic.org/resourcece/multimedia/americasgeopoliticaldilemmas

[2] Embassy Tunis, TROUBLED TUNISIA: WHAT SHOULD WE DO?, WikiLeaks Cables, 17 July 2009:http://www.wikileaks.ch/cable/2009/07/09TUNIS492.html

[3] Mona Eltahawy, Tunisia’s Jasmine Revolution, The Washington Post, 15 January 2011:http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2011/01/14/AR2011011405084.html

[4] Eileen Byrne, Protesters make the case for peaceful change, The Financial Times, 15 January 2011:http://www.ft.com/cms/s/0/82293e38-20ae-11e0-a877-00144feab49a.html#axzz1C08RDtxu

[5] Marc Lynch, Tunisia and the New Arab Media Space, Foreign Policy, 15 January 2011:http://lynch.foreignpolicy.com/posts/2011/01/15/tunisia_and_the_new_arab_media_space

[6] Jillian York, Activist crackdown: Tunisia vs Iran, Al-Jazeera, 9 January 2011:http://english.aljazeera.net/indepth/opinion/2011/01/20111981222719974.html

[7] Steven Cook, The Last Days of Ben Ali? The Council on Foreign Relations, 6 January 2011:http://blogs.cfr.org/cook/2011/01/06/the-last-days-of-ben-ali/

[8] Angelique Chrisafis, Sarkozy admits France made mistakes over Tunisia, The Guardian, 24 January 2011:http://www.guardian.co.uk/world/2011/jan/24/nicolas-sarkozy-tunisia-protests

[9] Hillary Rodham Clinton, Interview With Taher Barake of Al Arabiya, U.S. Department of State, 11 January 2011: http://www.state.gov/secretary/rm/2011/01/154295.htm

[10] Algeria set for crisis talks, Al-Jazeera, 8 January 2011:http://aljazeera.co.uk/news/africa/2011/01/2011187476735721.html

[11] Alexandra Sandels, JORDAN: Thousands of demonstrators protest food prices, denounce government, Los Angeles Times Blog, 15 January 2011: http://latimesblogs.latimes.com/babylonbeyond/2011/01/jordan-protests-food-prices-muslim-brotherhood-tunisia-strike-thousands-government.html

[12] AP, Thousands demand ouster of Yemen’s president, Associated Press, 22 January 2011:http://www.google.com/hostednews/ap/article/ALeqM5g3b2emEy39Bn52Z_haypKxNPGMSw?docId=d324160638a74e84b874baeada16bb4c

[13] Abigail Fielding-Smith, North-south divide strains Yemen union, The Financial Times, 12 January 2011:http://www.ft.com/cms/s/0/c7c59322-1e80-11e0-87d2-00144feab49a.html#axzz1C08RDtxu

[14] EurActiv, ‘Jasmine’ revolt wave reaches Albania, 24 January 2011:http://www.euractiv.com/en/enlargement/jasmine-revolt-wave-reaches-albania-news-501529

[15] Clemens Höges, Bernhard Zand and Helene Zuber, Arab Rulers Fear Spread of Democracy Fever, Der Spiegel, 25 January 2011: http://www.spiegel.de/international/world/0,1518,741545,00.html

[16] Shibley Telhami, Results of Arab Opinion Survey Conducted June 29-July 20, 2010, 5 August 2010:http://www.brookings.edu/reports/2010/0805_arab_opinion_poll_telhami.aspx

[17] Shibley Telhami, A shift in Arab views of Iran, Los Angeles Times, 14 August 2010:http://articles.latimes.com/2010/aug/14/opinion/la-oe-telhami-arab-opinions-20100814

[18] Clemens Höges, Bernhard Zand and Helene Zuber, Arab Rulers Fear Spread of Democracy Fever, Der Spiegel, 25 January 2011: http://www.spiegel.de/international/world/0,1518,741545,00.html

[19] Merav Michaeli, Israel may be on the eve of revolution, Ha’aretz, 17 January 2011:http://www.haaretz.com/print-edition/opinion/israel-may-be-on-the-eve-of-revolution-1.337445

[20] Ibid.

[21] Yagil Levy, Israeli NGOs are entrenching the occupation, Ha’aretz, 11 January 2011:http://www.haaretz.com/print-edition/opinion/israeli-ngos-are-entrenching-the-occupation-1.336331?localLinksEnabled=false

[22] Richard Falk, Ben Ali Tunisia was model US client, Al-Jazeera, 25 January 2011:http://english.aljazeera.net/indepth/opinion/2011/01/201112314530411972.html

[23] Jack Khoury and Haaretz Service, Two decades of secret Israeli-Palestinian accords leaked to media worldwide, Ha’arets, 23 January 2011: http://www.haaretz.com/news/diplomacy-defense/two-decades-of-secret-israeli-palestinian-accords-leaked-to-media-worldwide-1.338768

[24] Haaretz Service and The Associated Press, Hamas urges Palestinian refugees to protest over concessions on right of return, Ha’aretz, 25 January 2011: http://www.haaretz.com/news/diplomacy-defense/hamas-urges-palestinian-refugees-to-protest-over-concessions-on-right-of-return-1.339120

[25] Alan Greenblatt, Palestinian Papers May Be Blow To Peace Process, NPR, 24 January 2011:http://www.npr.org/2011/01/24/133181412/palestinian-papers-may-cause-blow-to-peace-process?ps=cprs

[26] Johannes Stern, Egyptian regime fears mass protests, World Socialist Web Site, 15 January 2011:http://www.wsws.org/articles/2011/jan2011/egyp-j15.shtml

[27] Simon Tisdall, Egypt protests are breaking new ground, The Guardian, 25 January 2011:http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2011/jan/25/egypt-protests

[28] Ibid.

[29] MATT BRADLEY, Rioters Jolt Egyptian Regime, The Wall Street Journal, 26 January 2011:http://online.wsj.com/article/SB10001424052748704698004576104112320465414.html

[30] Catrina Stewart, Violence on the streets of Cairo as unrest grows, The Independent, 26 January 2011:http://www.independent.co.uk/news/world/middle-east/violence-on-the-streets-of-cairo-as-unrest-grows-2194484.html

[31] IBT, Suzanne Mubarak of Egypt has fled to Heathrow airport in London: unconfirmed reports, International Business Times, 25 January 2011: http://www.ibtimes.com/articles/104960/20110125/suzanne-mubarak-of-egypt-has-fled-to-heathrow-airport-in-london-unconfirmed-reports.htm

[32] Angela Balakrishnan, IMF chief issues stark warning on economic crisis. The Guardian: December 18, 2008:http://www.guardian.co.uk/business/2008/dec/16/imf-financial-crisis

[33] Stephen C. Webster, US intel chief: Economic crisis a greater threat than terrorism. Raw Story: February 13, 2009: http://rawstory.com/news/2008/US_intel_chief_Economic_crisis_greater_0213.html

[34] DCDC, The DCDC Global Strategic Trends Programme, 2007-2036, 3rd ed. The Ministry of Defence, January 2007: page 3

[35] Ibid, page 81.

[36] Rev. Martin Luther King, Beyond Vietnam: A Time to Break Silence. Speech delivered by Dr. Martin Luther King, Jr., on April 4, 1967, at a meeting of Clergy and Laity Concerned at Riverside Church in New York City: http://www.hartford-hwp.com/archives/45a/058.html

2.Notas Finales

[1] Zbigniew Brzezinski, The Global Political Awakening. The New York Times: December 16, 2008:http://www.nytimes.com/2008/12/16/opinion/16iht-YEbrzezinski.1.18730411.html

[2] Zbigniew Brzezinski, “Major Foreign Policy Challenges for the Next US President,” International Affairs, 85: 1, (2009), page 53 (emphasis added)

[3] AFP, A new brain for Barack Obama. The Economist: March 14, 2007:http://www.economist.com/blogs/democracyinamerica/2007/03/a_new_brain_for_barack_obama

[4] Zbigniew Brzezinski, The Dilemma of the Last Sovereign. The American Interest Magazine, Autumn 2005:http://www.the-american-interest.com/article.cfm?piece=56

[5] Ibid.

[6] Ibid.

[7] Ibid.

[8] Ibid.

[9] Ibid.

[10] Ibid.

[11] Ibid.

[12] Michael Collins, Brzezinski: On The Path To War With Iran. Global Research: February 25, 2007:http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=4920

[13] Andrew Gavin Marshall, Origins of the American Empire: Revolution, World Wars and World Order. Global Research: July 28, 2009: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=14552 ; see sections, “World War Restructures World Order,” and “Empire, War and the Rise of the New Global Hegemon,” for a look at this interlocking network of think tanks.

[14] John Stauber and Sheldon Rampton, The Father of Spin: Edward L. Bernays & The Birth of PR. PR Watch, Second Quarter 1999, Volume 6, No. 2: http://www.prwatch.org/prwissues/1999Q2/bernays.html

[15] Andrew Gavin Marshall, Origins of the American Empire: Revolution, World Wars and World Order. Global Research: July 28, 2009: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=14552 ; Andrew Gavin Marshall, Controlling the Global Economy: Bilderberg, the Trilateral Commission and the Federal Reserve. Global Research: August 3, 2009: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=14614

[16] Andrew Gavin Marshall, Controlling the Global Economy: Bilderberg, the Trilateral Commission and the Federal Reserve. Global Research: August 3, 2009: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=14614

[17] Zbigniew Brzezinski, Between Two Ages: America’s Role in the Technetronic Era. (Viking Press, New York, 1970), page 10

[18] Ibid, page 12.

[19] Ibid, page 29.

[20] Ibid, page 97.

[21] Ibid.

[22] Andrew Gavin Marshall, Controlling the Global Economy: Bilderberg, the Trilateral Commission and the Federal Reserve. Global Research: August 3, 2009: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=14614

[23] Michel J. Crozier, Samuel P. Huntington and Joji Watanuki, The Crisis of Democracy. (Report on the Governability of Democracies to the Trilateral Commission, New York University Press, 1975), page 61

[24] Ibid, page 62.

[25] Ibid, page 71.

[26] Ibid, pages 74-75

[27] Ibid, page 77.

[28] Ibid, page 93.

[29] Ibid, pages 113-114.

[30] Ibid, page 115.

[31] Andrew Gavin Marshall, Forging a “New World Order” Under a One World Government. Global Research: August 13, 2009: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=14712

[32] Anne-Marie Slaughter, The Real New World Order. Foreign Affairs: September/October, 1997: pages 184-185

[33] Richard N. Gardner, The Hard Road to World Order. Foreign Affairs: April, 1974: page 556

[34] Ibid, page 558.

[35] Ibid.

[36] Strobe Talbott, America Abroad. Time Magazine: July 20, 1992:http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,976015,00.html

[37] Ibid.

[38] David Rothkopf, Superclass: The Global Power Elite and the World They are Making. (Toronto: Penguin Books, 2008), pages 315-316

[39] Gideon Rachman, And now for a world government. The Financial Times: December 8, 2008:http://www.ft.com/cms/s/0/7a03e5b6-c541-11dd-b516-000077b07658.html

[40] Ibid.

[41] Jeff Gates, Statistics on Poverty and Inequality. Global Policy Forum: May 1999:http://www.globalpolicy.org/component/content/article/218/46377.html

[42] Social & Economic Injustice, World Centric, 2004: http://worldcentric.org/conscious-living/social-and-economic-injustice

[43] Ibid.

[44] GPF, Press Release: Pioneering Study Shows Richest Own Half World Wealth. Global Policy Forum: December 5, 2006: http://www.globalpolicy.org/component/content/article/218/46555.html

[45] UN, The Millennium Development Goals Report 2009. United Nations, New York, 2009: page 4

[46] G20 Summit: Bank bailout would end global poverty, says Oxfam. The Telegraph: April 1, 2009:http://www.telegraph.co.uk/finance/financetopics/g20-summit/5087404/G20-Summit-Bank-bailout-would-end-global-poverty-says-Oxfam.html

[47] Press Release, 100 people every minute pushed into poverty by economic crisis. Oxfam International: September 24, 2009: http://www.oxfam.org/en/pressroom/pressrelease/2009-09-24/100-people-every-minute-pushed-poverty-economic-crisis

[48] Press Release, Financial crisis to deepen extreme poverty, increase child mortality rates – UN report. UN News Center: March 3, 2009: http://www.un.org/apps/news/story.asp?NewsID=30070

[49] Andrew Gavin Marshall, Western Civilization and the Economic Crisis: The Impoverishment of the Middle Class. Global Research: March 30, 2010: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=18386

[50] Andrew Gavin Marshall, Debt Dynamite Dominoes: The Coming Financial Catastrophe. Global Research: February 22, 2010: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=17736

[51] Reuters, G20 communique after meeting in South Korea. G20 Communiqué: June 5, 2010:http://www.reuters.com/article/idUSTRE6540VN20100605

[52] Andrew Gavin Marshall, Forging a “New World Order” Under a One World Government. Global Research: August 13, 2009: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=14712 ; or for a more succinct analysis, Andrew Gavin Marshall, The Financial New World Order: Towards a Global Currency and World Government. Global Research: April 6, 2009: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=13070

[53] Andrew Gavin Marshall, Western Civilization and the Economic Crisis: The Impoverishment of the Middle Class. Global Research: March 30, 2010: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=18386

[54] Andrew Gavin Marshall, The Global Economic Crisis: Riots, Rebellion and Revolution. Global Research: April 7, 2010: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=18529

[55] Matthew Rothschild, Chomsky Warns of Risk of Fascism in America. The Progressive: April 12, 2010:http://www.progressive.org/wx041210.html

[56] Justine Sharrock, Naomi Wolf Thinks the Tea Parties Help Fight Fascism — Is She Onto Something or in Fantasy Land? Alternet: March 30, 2010:http://www.alternet.org/news/146184/naomi_wolf_thinks_the_tea_parties_help_fight_fascism_–_is_she_on_to_something_or_in_fantasy_land__

[57] Ibid.

[58] Zbigniew Brzezinski, The Choice: Global Domination or Global Leadership. Speech at the Carnegie Council: March 25, 2004: http://www.cceia.org/resources/transcripts/4424.html

[59] Ibid.

[60] Ibid.

[61] Zbigniew Brzezinski, America’s Geopolitical Dilemmas. Speech at the Canadian International Council and Montreal Council on Foreign Relations: April 23, 2010:http://www.onlinecic.org/resourcece/multimedia/americasgeopoliticaldilemmas

3.Notas Finales
[1] Lev Grossman, Why the 9/11 Conspiracy Theories Won’t Go Away. Time Magazine: September 3, 2006:http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,1531304,00.html

 [2] Andrew Gavin Marshall, State-Sponsored Terror: British and American Black Ops in Iraq. Global Research: June 25, 2008: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=9447; Andrew Gavin Marshall, Breaking Iraq and Blaming Iran. Global Research: July 3, 2008: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=9450 ; Andrew Gavin Marshall, Operation Gladio: CIA Network of “Stay Behind” Secret Armies. Global Research: July 17, 2008: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=9556 ; also see: Daniele Ganser, NATO’s secret armies: operation Gladio and terrorism in Western Europe, (Frank Cass: 2005).
 [3] Chris Steller, Minneapolis Federal Reserve draws third protest in six months. The Minnesota Independent: April 25, 2009: http://minnesotaindependent.com/33400/end-the-fed-minneapolis
 [4] Andrew Gavin Marshall, The Transnational Homeland Security State and the Decline of Democracy. Global Research: April 15, 2010: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=18676
 [5] Peter Dale Scott, Supplanting the United States Constitution: War, National Emergency and “Continuity of Government”. Global Research: May 19, 2010: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=19238 ; Peter Dale Scott, Martial Law, the Financial Bailout, and War. Global Research: January 8, 2009: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=11681
 [6] Marvin R. Shanken, General Tommy Franks: An exclusive interview with America’s top general in the war on terrorism. Cigar Aficionado Magazine: December 1, 2003:http://www.cigaraficionado.com/Cigar/CA_Profiles/People_Profile/0,2540,201,00.html
 [7] Amy Goodman, Broadcast Exclusive: Declassified Docs Reveal Military Operative Spied on WA Peace Groups, Activist Friends Stunned. Democracy Now! July 28,2009:http://www.democracynow.org/2009/7/28/broadcast_exclusive_declassified_docs_reveal_military
 [8] Joshua Rhett Miller, ‘Fusion Centers’ Expand Criteria to Identify Militia Members. Fox News: March 23, 2009: http://www.foxnews.com/politics/2009/03/23/fusion-centers-expand-criteria-identify-militia-members/
 [9] Joshua Rhett Miller, ‘Fusion Centers’ Expand Criteria to Identify Militia Members. Fox News: March 23, 2009: http://www.foxnews.com/politics/2009/03/23/fusion-centers-expand-criteria-identify-militia-members/

[10] Andrew Gavin Marshall, Tyrants and Traitors: The “Evolution by Stealth” of a North American Union. Global Research: August 7, 2007: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=6475

 [11] Joshua Rhett Miller, ‘Fusion Centers’ Expand Criteria to Identify Militia Members. Fox News: March 23, 2009: http://www.foxnews.com/politics/2009/03/23/fusion-centers-expand-criteria-identify-militia-members/

 [12] Stephen C. Webster, Missouri retracts police memo which labeled activists as ‘militia’. The Raw Story: March 26, 2009: http://rawstory.com/news/2008/Missouri_retracts_police_memo_which_labeled_0326.html
 [13] Stephen C. Webster, Fusion center declares nation’s oldest universities possible terror threat. The Raw Story: April 6, 2009:http://www.rawstory.com/news/2008/Virginia_terror_assessment_targets_enormous_crosssection_0406.html
 [14] Press Release, ACLU Calls For Internal DHS Investigations On Fusion Centers. ACLU: April 1, 2009:http://www.aclu.org/technology-and-liberty/aclu-calls-internal-dhs-investigations-fusion-centers
 [15] Press Release, ACLU Calls For Internal DHS Investigations On Fusion Centers. ACLU: April 1, 2009:http://www.aclu.org/technology-and-liberty/aclu-calls-internal-dhs-investigations-fusion-centers
 [16] Jonathan Turley, Camps for Citizens: Ashcroft’s Hellish Vision. Los Angeles Times: August 14, 2002:http://www.commondreams.org/views02/0814-05.htm
 [17] Christopher Ruddy, FEMA’s Plan for Mass Destruction Attacks: Of Course It’s True. Newsmax: August 6, 2002: http://archive.newsmax.com/archives/articles/2002/8/6/183147.shtml
 [18] Press Release, KBR Awarded U.S. Department of Homeland Security Contingency Support Project for Emergency Support Services. KBR: January 24, 2006: http://www.kbr.com/Newsroom/Press-Releases/2006/01/24/KBR-Awarded-US-Department-of-Homeland-Security-Contingency-Support-Project-for-Emergency-Support-Services/
 [19] Ibid.
 [20] Peter Dale Scott, 10-Year U.S. Strategic Plan For Detention Camps Revives Proposals From Oliver North. New American Media: February 26, 2006: http://news.ncmonline.com/news/view_article.html?article_id=9c2d6a5e75201d7e3936ddc65cdd56a9
 [21] Lewis Seiler and Dan Hamburg, Rule by fear or rule by law? The San Francisco Chronicle: February 4, 2008: http://articles.sfgate.com/2008-02-04/opinion/17140386_1_martial-law-kbr-national-defense-authorization-act
 [22] Peter Dale Scott, Homeland Security Contracts for Vast New Detention Camps. Global Research: February 6, 2006: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=1897
 [23] Cindy Sutherland, Italy City Council hears proposal for commercial development. Italy Neotribune: May 18, 2010: http://www.italyneotribune.com/stories/italy-city-council-hears-proposal-for-commercial-development
 [24] Thelma Grimes, Council ‘nay’ on detention center; City wants project funding assurance. Benson News: May 11, 2010: http://www.bensonnews-sun.com/articles/2010/05/12/news/news03.txt
 [25] Forrest Wilder, For the Lucios, Private Prison Consulting is a Family Affair. Texas Observer: April 23, 2010: http://www.texasobserver.org/forrestforthetrees/for-the-lucios-private-prison-consulting-is-a-family-affair
 [26] Angela Balakrishnan, IMF chief issues stark warning on economic crisis. The Guardian: December 18, 2008:http://www.guardian.co.uk/business/2008/dec/16/imf-financial-crisis
 [27] Military.com, Study: DoD May Act On US Civil Unrest. McClatchy-Tribune Information Services: December 29, 2008: http://www.military.com/news/article/study-dod-may-act-on-us-civil-unrest.html
 [28] Stephen C. Webster, US intel chief: Economic crisis a greater threat than terrorism. Raw Story: February 13, 2009: http://rawstory.com/news/2008/US_intel_chief_Economic_crisis_greater_0213.html
 [29] Tom Philpott, MILITARY UPDATE: Official: Financial crisis a bigger security risk than wars. Colorado Springs Gazette: February 1, 2009: http://www.gazette.com/articles/mullen-47273-military-time.html
 [30] AFP, WTO chief warns of looming political unrest. AFP: February 7, 2009:http://www.google.com/hostednews/afp/article/ALeqM5gpC1Q4gXJfp6EwMl1rMGrmA_a7ZA
 [31] Heather Scoffield, ‘There will be blood’. The Globe and Mail: February 23, 2009:http://www.theglobeandmail.com/report-on-business/article973785.ece
 [32] BBC, World Bank warns of social unrest. BBC News: May 24, 2009:http://news.bbc.co.uk/2/hi/business/8066037.stm
 [33] Press TV, Economic Crisis: Brzezinski warns of riots in US. Global Research: February 21, 2009:http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=12392
 [34] Ambrose Evans-Pritchard, Moody’s fears social unrest as AAA states implement austerity plans. The Telegraph: March 15, 2010: http://www.telegraph.co.uk/finance/economics/7450468/Moodys-fears-social-unrest-as-AAA-states-implement-austerity-plans.html
 [35] DCDC, The DCDC Global Strategic Trends Programme, 2007-2036, 3rd ed. The Ministry of Defence, January 2007: page 3
 [36] Ibid, page 81.
 [37] Andrew Gavin Marshall, War, Racism and the Empire of Poverty. Global Research: March 22, 2010:http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=18263
 [38] Ibid.
 [39] Ibid.
 [40] Dr. Javier Solana, “Securing Peace in Europe”, NATO speech: November 12, 1998:http://www.nato.int/docu/speech/1998/s981112a.htm
 [41] Ibid.
 [42] Zbigniew Brzezinski, “Major Foreign Policy Challenges for the Next US President,” International Affairs, 85: 1, (2009), page 54 (emphasis added)
4.Notas Finales

[1] Aldous Huxley, Brave New World and Brave New World Revisited. (Harper Perennial, New York, 2004), page 255

[2] Ibid, page 259.

[3] Bertrand Russell, The Impact of Science on Society, (Routledge, 1985), page 40

[4] Ibid, page 66.

[5] Ibid, page 62.

[6] Ibid, page 58.

[7] Ibid, page 117.

[8] Ibid, page 118.

[9] Ibid, page 63.

[10] Aldous Huxley, The Ultimate Revolution, March 20, 1962. Berkeley Language Center – Speech Archive SA 0269: http://sunsite.berkeley.edu/Speech/VideoTest/audiofiles.html#huxley

[11] Dwight D. Eisenhower, Eisenhower’s Farewell Address to the Nation. January 17, 1961:http://mcadams.posc.mu.edu/ike.htm

[12] Zbigniew Brzezinski, Between Two Ages: America’s Role in the Technetronic Era. (Viking Press, New York, 1970), page 97

[13] Edwin Black, Eugenics and the Nazis — the California connection. The San Francisco Chronicle: November 9, 2003:
http://articles.sfgate.com/2003-11-09/opinion/17517477_1_eugenics-ethnic-cleansing-master-race

[14] Michael Barker, The Liberal Foundations of Environmentalism: Revisiting the Rockefeller-Ford Connection. Capitalism Nature Socialism: Volume 19, Number 2, June 2008

[15] Bruno Waterfield, Dutch Prince Bernhard ‘was member of Nazi party’. The Telegraph: March 5, 2010:
http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/europe/netherlands/7377402/Dutch-Prince-Bernhard-was-member-of-Nazi-party.html

[16] Julian Huxley, UNESCO Its Purpose and Its Philosophy (1946). Preparatory Commission of the United Nations Educational, Scientific and Cultural Organisation, page 61.

[17] Ibid, page 21.

[18] Ibid, pages 37-38.

[19] Ibid,page 38.

[20] Ibid.

[21] Ibid, page 18.

[22] Edwin Black, War Against the Weak: Eugenics and America’s Campaign to Create a Master Race. (New York: Thunders’s Mouth Press, 2004), page 418

[23] MARTIN MORSE WOOSTER, The War Against Fertility. The Wall Street Journal: April 1, 2008:
http://online.wsj.com/article/SB120700566688178565.html?mod=hpp_europe_leisure

[24] Garland E. Allen, “Is a New Eugenics Afoot?” Science Magazine, October 5, 2001: Vol. 294, no. 5540:
http://www.sciencemag.org/cgi/content/full/294/5540/59

[25] Ibid.

[26] Ibid.

[27] Niall Firth, Human race will ‘split into two different species’. The Daily Mail: October 26, 2007:
http://www.dailymail.co.uk/sciencetech/article-489653/Human-race-split-different-species.html

[28] Edwin Black, War Against the Weak: Eugenics and America’s Campaign to Create a Master Race (New York: Thunder’s Mouth Press, 2004), 11-12

[29] Ibid, pages 12-13.

[30] Ibid, page 19.

[31] Ibid, page 28.

[32] Ibid, page 416.

[33] Ibid, page 418.

[34] Simon Butler, The Dark History of Population Control. Climate and Capitalism: November 23, 2009:http://climateandcapitalism.com/?p=1293

[35] History, ABOUT THE POPULATION COUNCIL. The Population Council: September 10, 2008:http://www.popcouncil.org/about/history.html

[36] MARTIN MORSE WOOSTER, The War Against Fertility. The Wall Street Journal: April 1, 2008:http://online.wsj.com/article/SB120700566688178565.html?mod=hpp_europe_leisure

[37] History, ABOUT THE POPULATION COUNCIL. The Population Council: September 10, 2008:http://www.popcouncil.org/about/history.html

[38] Review, Horrid History. The Economist: May 24, 2008

[39] Heli Kasanen, BOOK REVIEW: Fatal misconception: the struggle to control world population, By Matthew Connelly: The Electronic Journal of Sustainable Development, 2009, 1(3), page 15

[40] Review, Horrid History. The Economist: May 24, 2008

[41] Helen Epstein, The Strange History of Birth Control. The New York Review of Books: August 18, 2008:http://www.powells.com/review/2008_08_18.html

[42] Dominic Lawson, Fatal Misconception: The Struggle to Control World Population by Matthew Connelly. The Sunday Times: May 18, 2008:
http://entertainment.timesonline.co.uk/tol/arts_and_entertainment/books/non-fiction/article3938455.ece

[43] Fred Pearce, Fatal Misconception by Matthew Connelly. The New Scientist: May 21, 2008:
http://www.newscientist.com/article/mg19826572.400-review-ifatal-misconceptioni-by-matthew-connelly.html

[44] Jack M. Hollander, The Real Environmental Crisis: Why Poverty, Not Affluence, Is the Environment’s Number One Enemy. (University of California Press: Berkeley, 2003), page 30

[45] Lara Knudsen, Reproductive Rights in a Global Context. (Vanderbilt University Press: 2006), page 3

[46] Simon Butler, The Dark History of Population Control. Climate and Capitalism: November 23, 2009:http://climateandcapitalism.com/?p=1293

[47] Nicholas D. Kristof, Birth Control for Others. The New York Times: March 23, 2008:http://www.nytimes.com/2008/03/23/books/review/Kristof-t.html

[48] Helen Epstein, The Strange History of Birth Control. The New York Review of Books: August 18, 2008:http://www.powells.com/review/2008_08_18.html

[49] Ibid.

[50] Ibid.

[51] UNFPA, UNFPA and the United Nations System. About UNFPA: http://www.unfpa.org/about/unsystem.htm

[52] Population and the American Future, The Report of The Commission on Population Growth and the American Future. The Center for Research on Population and Security: March 27, 1972:
http://www.population-security.org/rockefeller/001_population_growth_and_the_american_future.htm#Commission

[53] NSSM 200, Implications of Worldwide Population Growth for U.S. Security and Overseas Interests. National Security Study Memorandum (NSSM) 200: April 24, 1974: http://www.population-security.org/11-CH3.html#summary

[54] Ibid.

[55] Ibid.

[56] MARTIN MORSE WOOSTER, The War Against Fertility. The Wall Street Journal: April 1, 2008:
http://online.wsj.com/article/SB120700566688178565.html?mod=hpp_europe_leisure

[57] Ibid.

[58] Helen Epstein, The Strange History of Birth Control. The New York Review of Books: August 18, 2008:http://www.powells.com/review/2008_08_18.html

[59] Heli Kasanen, BOOK REVIEW: Fatal misconception: the struggle to control world population, By Matthew Connelly: The Electronic Journal of Sustainable Development, 2009, 1(3), page 15

[60] Helen Epstein, The Strange History of Birth Control. The New York Review of Books, August 18, 2008:http://www.powells.com/review/2008_08_18.html

[61] F. William Engdahl, Seeds of Destruction: The Hidden Agenda of Genetic Manipulation. (Global Research, Montreal: 2007), page 65

[62] Simon Butler, The Dark History of Population Control. Climate and Capitalism: November 23, 2009:http://climateandcapitalism.com/?p=1293

[63] Michael Barker, The Liberal Foundations of Environmentalism: Revisiting the Rockefeller-Ford Connection. Capitalism Nature Socialism: Volume 19, Number 2, June 2008: page 15

[64] Ibid, pages 19-20.

[65] Ibid, page 20.

[66] Ibid, page 22

[67] Ibid, page 25.

[68] Ibid, page 26.

[69] WWF, A History of WWF: The Sixties. World Wildlife Fund: November 13, 2005: http://www.panda.org/about_wwf/who_we_are/history/sixties/index.cfm

[70] John Timson, Portraits of the Pioneers: Sir Julian Huxley, FRS. The Galton Institute: December 1999 Newsletter: http://www.galtoninstitute.org.uk/Newsletters/GINL9912/julian_huxley.htm

[71] Michael Barker, The Liberal Foundations of Environmentalism: Revisiting the Rockefeller-Ford Connection. Capitalism Nature Socialism: Volume 19, Number 2, June 2008: page 25

[72] Paul Driessen, Eco-Imperialism: Green Power, Black Death. (Merril Press: 2004), page 67

[73] Ibid, page 66.

[74] Ibid, page 67.

[75] Ibid, page 68.

[76] Ibid, page 69.

[77] Ibid, page 71.

[78] Ibid, page 72.

[79] Ibid, page 73.

[80] James Lovelock, Gaia: A New Look at Life on Earth. (Oxford: 1979), page 1

[81] S.J. Gould, Kropotkin was no crackpot. Natural History, June 1997: pages 12-21

[82] James Lovelock, The Earth is about to catch a morbid fever that may last as long as 100,000 years. The Independent: January 16, 2006:
http://www.independent.co.uk/opinion/commentators/james-lovelock-the-earth-is-about-to-catch-a-morbid-fever-that-may-last-as-long-as-100000-years-523161.html

[83] Decca Aitkenhead, ‘Enjoy life while you can’. The Guardian: March 1, 2008:
http://www.guardian.co.uk/theguardian/2008/mar/01/scienceofclimatechange.climatechange

[84] OPT, GAIA SCIENTIST TO BE OPT PATRON. News Release: August 26, 2009:
http://www.optimumpopulation.org/releases/opt.release26Aug09.htm

[85] Terry Macalister, Carbon trading could be worth twice that of oil in next decade. The Guardian: November 29, 2009:
http://www.guardian.co.uk/environment/2009/nov/29/carbon-trading-market-copenhagen-summit

[86] John Vidal, Copenhagen climate summit in disarray after ‘Danish text’ leak. The Guardian: December 8, 2009:
http://www.guardian.co.uk/environment/2009/dec/08/copenhagen-climate-summit-disarray-danish-text

[87] Dwight D. Eisenhower, Eisenhower’s Farewell Address to the Nation. January 17, 1961:http://mcadams.posc.mu.edu/ike.htm

[88] Bill Joy, Why the future doesn’t need us. Wired Magazine: April 2000:http://www.wired.com/wired/archive/8.04/joy.html

[89] Ibid.

[90] Ibid.

[91] Ibid.

[92] Ibid.

[93] Time, The Press: Brave New Newsday. Time Magazine: June 9, 1958:http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,868521,00.html

[94] Laura Miller, The rise of the superclass. Salon: March 14, 2008:http://www.salon.com/books/review/2008/03/14/superclass

[95] Rev. Martin Luther King, Beyond Vietnam: A Time to Break Silence. Speech delivered by Dr. Martin Luther King, Jr., on April 4, 1967, at a meeting of Clergy and Laity Concerned at Riverside Church in New York City: http://www.hartford-hwp.com/archives/45a/058.html

http://decepcionobama.blogspot.com/

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s