Onnouscachetout.com - Reproducción y distribución autorizadas citando la fuente

Prefacio

Un sondeo efectuado entre los alumnos de primer ciclo del INSA de Lyon arrojó resultados sorprendentes: de las 87 respuestas recibidas, unos 4 estudiantes eran capaces de aportar informaciones relativas a Nikola Tesla, lo que representa un 5% de los estudiantes encuestados. Es muy poco teniendo en cuenta en entorno científico en el que se realizó el estudio.

Es tanto más sorprendente en cuanto que Tesla dedicó su vida a la ciencia, permaneciendo soltero toda su vida para consagrarse plenamente a su pasión: la invención. En el curso de su vida, inventó numerosas máquinas, algunas de las cuales son revolucionarias, capaces de conmocionar al mundo entero. Nadie ha oído hablar nunca de ello.

Este es el motivo por el que hemos decidido escoger este tema para nuestra exposición. Nos ha parecido primordial para una carrera científica el conocer la existencia de este hombre notable, así como de su carrera, que estuvo sembrada de emboscadas. Estuvo presente en las iniciativas de numerosos progresos en las ciencias y las técnicas. Muchas de sus creaciones son utilizadas hoy en día cotidianamente sin que nadie se haga la pregunta de quién fue el científico que le ha permitido tener esta calidad de vida actual. El objetivo de nuestra exposición es el de conocer mejor a este genio desconocido, así como a sus ingeniosos inventos.

Centraremos nuestro dossier en la vida de Tesla y sus inventos, así como en sus aplicaciones, y no en los aspectos técnicos de todos sus inventos.   Necesitaríamos entonces muchos más tiempo y energía para comprender los detalles de todas sus invenciones. Todavía hoy los científicos retoman los trabajos de Tesla. Para todos los inventos nombrados en este dossier, nos es posible proporcionar una explicación científica incluso aunque no la incluyamos en el dossier. Queremos precisarlo ya que es posible que, en un primer momento, se pueda suponer que estas máquinas contradicen las leyes de la física.

Como conclusión, el debate nos ayudará a reflexionar sobre el desconocimiento que le envuelve, y la reacción de la sociedad, pública o científica, frente a los nuevos descubrimientos e invenciones.

Introducción

Carta de identidad de Nikola Tesla

Nikola Tesla nació el 10 de julio de 1856 en Smiljan, Croacia, cerca de la costa del Adriático, muriendo el 7 de enero de 1943. Su padre era un eclesiástico serbio ortodoxo y su madre era una mujer inteligente aunque analfabeta. Nikola es el penúltimo de una familia de cinco hijos. Sus padres querían que ingresase en la Iglesia o el ejército.

Posee numerosas cualidades intelectuales, tales como una gran memoria fotográfica, un genio inventivo, el don de visualizar con tal nitidez que no tiene necesidad de maquetas, ni de dibujos, ni siquiera de experimentar. Su representación mental convierte a los modelos en perfectamente reales. Además él mismo dice: ” todo lo que invento funciona como lo he imaginado, la experimentación se desarrolla tal como estaba previsto “. Desde pequeño inventa objetos originales. Tiene una infancia problemática debido a una historia familiar muy intensa que le creó problemas psicológicos y fobias. Es sólo a la edad de 17 años cuando empieza a interesarse realmente en sus inventos. Tesla aparece como un autodidacta.

Condecoraciones de Tesla

Recibió en vida numerosas distinciones académicas de universidades americanas y de otros países:

  • la medalla John Scott
  • la medalla Edison, considerada como el mayor reconocimiento en el terreno eléctrico.
  • Numerosos premios otorgados por los gobiernos europeos.

Pero no será hasta 1975 que su nombre entrará a formar parte del panteón de inventores americanos.

Documento n°1: retrato de Nikola Tesla

Parte 1: La electricidad

Sus inicios en la escuela

En 1875 ingresa en la escuela politécnica de Graz en Austria, donde estudia matemáticas, física y mecánica.

Su profesor de física le presenta un aparato de corriente continua que funciona a la vez como un motor y como una dínamo. El inconveniente es que esta máquina produce muchas chispas. Tesla la examina y propone reemplazar la corriente continua por corriente alterna, lo que según el profesor llevaría a obtener el movimiento perpetuo, es decir, un imposible.

La idea de transformar esta máquina no lo abandonará: “para mí es un voto sagrado, una cuestión de vida o muerte. Sé que moriré si fracaso. En el fondo de mi cerebro se encuentra la solución pero todavía no consigo expresarla”.

Invención del motor de corriente alterna


Documento n° 2: el motor de inducción
Seis años más tarde, en una conferencia en el Instituto Americano de Ingenieros Eléctricos, revela un nuevo principio científico de su simplicidad deslumbradora. Sus aplicaciones prácticas revolucionarán el mundo tecnológico.

Tesla acaba de descubrir un nuevo sistema, el principio del campo magnético rotativo, generado por corrientes alternas en número de una o más desfasadas las unas en relación a las otras. Acababa de inventarse el motor de corriente alterna.

Lucha por la investigación de un estándar eléctrico

En los meses posteriores a esta conferencia, se aplica totalmente al objetivo de inventar nuevas formas de máquinas de corriente alterna.

En 1883 consigue construir su verdadero primer motor de inducción de corriente alterna. Incapaz de lograr interesar a nadie en Europa con su radical procedimiento, Tesla aceptó el ofrecimiento de Thomas Edison, que le proponía ir a trabajar a Estados Unidos. Al año siguiente, con 28 años, decide embarcarse y probar suerte para trabajar con Edison en Estados Unidos, donde este último acaba de crear la red eléctrica que suministra a la ciudad de Nueva York.

Esta red, basada en la corriente continua, sufre importantes malfuncionamientos: frecuentes accidentes, averías regulares, varios incendios causados por la electricidad. Además, la corriente no puede ser conducida a larga distancia (hasta dos millas) ya que las líneas no podrían soportar tensiones elevadas, indispensables para transmisiones alejadas. Es necesaria una central cada dos millas.

Tesla interviene entonces hablando de su motor de inducción de corriente alterna, que según él es la tendencia del futuro: “Quién desarrolle esta técnica, se hará rico”.

Edison no está de acuerdo. Envía a Tesla para reparar la instalación eléctrica de un vapor, lo que realiza rápidamente. Descubre la manera de mejorar las primitivas dínamos de Edison, y le ofrecen 50.000 dólares para proseguir su trabajo.

A Edison no le gusta el genio de Tesla, se siente amenazado por sus talentosas invenciones. El problema entre los dos hombres se agrava, lo que obliga a Tesla a dimitir.

Un grupo de financieros, conscientes del potencial económico, propone a Tesla que funde una sociedad, lo que él hace. Desgraciadamente se los pone en contra y se encuentra sin dinero, ya que los financieros recuperan su empresa, en la que había invertido sus ahorros.

Un dirigente de una gran sociedad, Westinghouse, se interesa de inmediato en su corriente alterna. En 1886 se asiste a la primera inauguración comercial del sistema de corriente alterna. Su motor de inducción es rápidamente reconocido como un elemento de nueva tecnología. Westinghouse, el rival directo de Edison, sueña con abastecer a Estados Unidos con la corriente alterna, y firma un contrato con Tesla, en calidad de consultor. Se inicia una lucha titánica entre Westinghouse-Tesla y Edison, que se decanta a favor de Westinghouse-Tesla.

Instalación de la corriente alterna en Estados Unidos


Documento n° 3:
una de las primeras versiones de su turbina

En enero de 1893 Westinghouse anuncia que su empresa acaba de obtener el contrato de instalación de toda la infraestructura eléctrica. Pronto se utilizará exclusivamente la corriente alterna de Tesla, el sistema tan encarnecido y calumniado. Toda la electricidad utilizada en el mundo en aquella época será producida, transmitida, distribuida y transformada por medio del sistema polifásico de Tesla. La transmisión de la corriente durante centenares o miles de kilómetros ya no será un problema.   Las dos primeras fábricas generadoras de corriente sobre el Niágara se construyen a partir de octubre de 1893, una de las cuales directamente sobre las cataratas del Niágara. La primera quedará concluida en 1896, y alimentará a Buffalo. En Nueva York los tranvías y los metros funcionan con corriente alterna, y la electrificación de las vías de tren está en camino.

La industria metalúrgica también necesita altas tensiones que sólo la alterna puede proporcionar, se asistente entonces a un desarrollo fulgurante de la aeronáutica. La electricidad permite disponer de una gran energía mecánica, calorífica, electromagnética, lo que conducirá a una extraordinaria revolución para la industria.

En 1906 Tesla inventa una turbina: 4,5 Kg. y 30 caballos de vapor. Tesla piensa que podría rebajar el coste de la electricidad dado su bajo coste de fabricación en relación a lo que se hace en aquella época.

Parte 2: La luz

Lámpara de pastilla de carbono – luz de alta frecuencia

El punto fuerte de sus demostraciones en este campo es la lámpara de pastilla de carbono, presentada en 1891. Está formada por un tubo al vacío (pero que contiene algunos iones en estado gaseoso) de 15 cm. Acabada por un pequeño globo de cristal dotado de una pieza minúscula de material sólido, montada en el extremo de un hilo de conexión única con la fuente de alta frecuencia. La pastilla central del material propulsa electrostáticamente las moléculas del gas que la rodea hacia el globo de cristal, luego las atrae de la misma manera, al ritmo de la fuente de alta frecuencia. Al golpear la pastilla a su regreso, las moléculas la calientan hasta la incandescencia, en un proceso que se repite millones de veces por segundo. El calor de la pastilla incandescente se transfiere a las moléculas de la pequeña cantidad de gas del tubo, y así se produce la luz.

Esta bombilla es muy barata, y con el mismo gasto energético, es 20 veces más brillante que la bombilla de Edison, la que utilizamos en la actualidad. El único problema es que se necesita una fuente de corriente de alta frecuente, lo que desgraciadamente no es compatible con los 50 Hz tradicionales. El tubo de neón se inspira en los descubrimientos de Tesla, pero su rendimiento no es tan interesante.

Microscopio electrónico

La lámpara con pastilla de carbono también contiene el concepto del microscopio electrónico. Se generan partículas que son enviadas en línea recta a partir de un minúsculo punto de actividad sobre la pastilla, mantenida a un potencial elevado. Con la corriente continua sólo se consigue expulsar las partículas. En la superficie del globo, las partículas reproducen con una imagen fosforescente el dibujo del punto microscópico desde el que son emitidas.

Inspirándose en esta constatación hecha por Tesla, los científicos descubren en 1939 la posibilidad de utilizar un microscopio no ya con luz, sino que gracias a un flujo de electrones da una resolución mucho más grande. La descripción de Tesla del efecto obtenido con su lámpara de pastilla de carbono se encuentra casi sin cambios en los términos para describir al microscopio electrónico.

Acelerador de partículas

La lámpara de partículas contiene también ciertos aspectos de los aceleradores de partículas. En efecto, la expulsión de partículas de alta velocidad en los aceleradores lineales se encuentra en la lámpara. Además, el fenómeno de resonancia (ver parte mecánica) interviene en los aceleradores de tipo ciclotrón.

Parte 3: La mecánica

Invención de un avión de despegue y aterrizaje vertical

Fue en 1928, a sus 72 años, cuando Tesla construyó un modelo de avión de despegue y aterrizaje vertical. El modelo de Tesla es un primer paso innegable en la búsqueda en este terreno. Es notable que hubiera tenido esa idea en una época en la que la aviación estaba en mantillas. Los planos de Tesla han sido posteriormente utilizados en las investigaciones americanas para el desarrollo de sus aviones. En 1980 todavía impactaba la posibilidad de construir aviones con esta especificidad.

Las oscilaciones mecánicas y las vibraciones armónicas: la resonancia

En 1898 prueba un oscilador minúsculo que acopla a un pilar de hierro fundido que atraviesa un inmueble. Se produce una vibración en todo el inmueble y el pánico de todos los inquilinos que creen que se trata de un terremoto.

Tesla acaba de demostrar el efecto de la resonancia ” esta viga no hubiera podido ser destruida con mazas, ni incluso con palancas: ha bastado una ráfaga de pequeños golpes que, por separado, no hubieran podido lastimar ni a una mosca”.

Es posible que un alfeñique impulse a una persona corpulenta en un balancín, si le empuja siempre en el momento preciso para permitir una amplificación del movimiento.

Este fenómeno también tiene aplicaciones en electricidad.


Documento n° 4 : el avión de despegue   vertical

Parte 4: La energía libre

Introducción

Fue en el transcurso de la conferencia del 20 de mayo de 1891 en el Instituto Americano de Ingenieros Eléctricos de Nueva York, que Testa habló por primera vez de energía libre. He aquí lo que dijo:” Dentro de algunas generaciones, nuestras máquinas serán propulsadas por esta energía disponible en cualquier parte del universo (.) En el espacio existe una forma de energía ¿Es estática o cinética? Si es estática, todas nuestras investigaciones habrán sido en vano. Si es cinética -y sabemos que lo es – es tan sólo cuestión de tiempo, y la humanidad pondrá en armonía sus técnicas energéticas con los grandes engranajes de la naturaleza “.

El 30 setiembre de 1894 Tesla publica un artículo en el que expone su teoría de la luz, la materia, el éter y el universo, y afirma que el 90% de la energía de las luces eléctricas es malgastado: “espero vivir lo suficiente para ser capaz de colocar una máquina en el centro de esta habitación, y hacerla funcionar únicamente con la energía del entorno “.

Noción de éter y de energía del campo del vacío

El concepto de éter fue introducido por Aristóteles para designar al quinto elemento. Este término englobaba en su origen a todos los objetos que se encontraban en el exterior de la atmósfera terrestre. Los físicos de la Edad Media postulaban que el éter es una sustancia que llena el espacio. Newton también se refirió al mismo. Posteriormente, Maxwell pensaba que ” no hay duda de que los espacios interplanetarios e interestelares no están vacíos, sino llenos de una sustancia que existe en grandes cantidades y es regular “.

Se realizaron experiencias para intentar demostrar la existencia del éter. Un experimento se hizo famoso. Si el éter existía, debían existir “vientos de éter” debidos a la rotación de la tierra, suponían los físicos de la época. Se enviaron dos señales: una contracorriente de los vientos del éter, y la otra en la misma dirección. Los científicos esperaban una separación entre los tiempos empleados por las dos señales en recorrer una misma distancia. El experimento no reveló diferencia alguna. Debido a ello se produjo un rechazo del concepto de éter. Pero muchos científicos piensan todavía que el concepto de éter no es una ficción. Por lo demás, he aquí la lista de científicos que postulan la existencia de este elemento, por nombrar sólo a los más conocidos:

  • Paul Dirac (Premio Nobel, 1933)
  • De Broglie (Premio Nobel,1929)
  • A. Michelson (Premio Nobel,1907)
  • A. Einstein (Premio Nobel,1921)
  • Sir Oliver Lodge
  • Muchos otros Premios Nobel

De este éter se puede sacar energía. El espacio presente entre los átomos no está vacío, sino lleno de energía. Su concentración es altamente elevada, del orden de los 5.000 Kwh. por cm3 según algunos cálculos. Es difícilmente perceptible, a menos de hacerlo actuar con campos electromagnéticos o con materia. Sería imposible no tener energía, ya que es omnipresente. Como analogía, se puede citar este ejemplo: un hombre sentado en el fondo del mar, con una taza en la mano, se pregunta como puede llenar su taza de agua. En esta analogía, el agua hace el papel del éter, y el hombre en el fondo del mar, el de la Humanidad que vive en la Tierra. La omnipresencia de esta energía nos hace olvidar que existe y que es infinita.

Pero el concepto de éter tiende a borrarse del pensamiento de los grandes físicos de la época. A los 15 años, Albert Einstein (1879-1955) pensaba como muchos otros científicos, que existía sin duda un éter y que el espacio no estaba vacío. Más tarde abandonó esta idea, que continuó rechazando durante muchos años. Fue en ese momento cuando desarrolló la teoría relativista que se impuso entre los físicos. Se ignoró todo lo que Einstein dijo más tarde acerca del éter. En 1934 retomó esta teoría diciendo que el espacio no podía estar vacío, que el espacio es un medio dinámico.

Las máquinas de energía libre


Documento n° 5 : la N-máquina de Bruce DePalma

Tesla es pionero en este terreno. Fue el primero en inventar una máquina que extraía su energía de una fuente infinita e inagotable, la energía del punto cero, o más vulgarmente llamada la energía libre.

Tesla inventó una máquina que no solo es capaz de autoalimentarse, sino que saca la energía del aire que la rodea. Su aparato era una bobina de electroimanes, para la cual obtuvo una patente en 1894. La forma de su bobina permitía a un sistema de almacenaje de una enorme cantidad de energía, utilizando tan solo una parte ínfima de esta energía para su propio funcionamiento. Se la puede comparar a un vehículo que tuviese un enorme depósito de gasolina siempre lleno, y que consumiera sólo dos litros por cada cien kilómetros.

En nuestros días se han construido máquinas de energía libre y funcionan con el aire ambiente como único carburante. Bruce DePalma   es el inventor más conocido en energía libre, con su máquina-N. En ella utiliza imanes muy potentes para hacer que la energía del espacio trabaje en la tierra, ya que considera que ” el imán es una ventana a la energía libre del espacio “.

También existe otra forma de energía libre: la energía radiante. Tesla intentó un aparato capaz de captar la energía directamente del sol. Este procedimiento no es muy ventajoso ya que su rendimiento no es demasiado alto.

Actualidades y puesta al día

Es muy raro ver en revistas artículos relativos al éter, y todavía menos a la energía libre, ya que un 95% de personas nunca han oído hablar de ello. Pero en Sciences et Avenir de enero de 2002, en el dossier «Los herejes de la ciencia», Jean Pierre Vigier , considerado probablemente como el mayor físico francés vivo, defiende la idea de un éter material:   «existe un éter material, físico, portador de ondas y partículas, exactamente igual como el mar es portador de un navío». Luego continúa evocando sucintamente la idea de una energía infinita: «Extraer energía del vacío para convertirla en fuente inagotable: viejo sueño o fantasía».

Se realizó un experimento para intentar hacer evidente la fuerza del vacío: «Construyeron un columpio de 500 micrómetros cuadrados suspendido a algunos nanómetros del suelo. Luego se aproxima una esfera a menos de un micrómetro. Incluso sin que haya contacto, el columpio se inclina». En física cuántica, el vacío no está realmente vacío, de hecho es la sede de fluctuaciones que crean partículas virtuales engendrando una fuerza de presión atractiva sobre las placas.

Las posibles consecuencias

Evidentemente, se pueden encontrar multitud de campos en los que el uso de una energía limpia e infinita sería muy benéfico. Se puede citar al automóvil, a la calefacción de las habitaciones y en general a la industria. Sería muy beneficioso utilizarla en el terreno espacial. «El genio inventor del hombre nos permitirá no sólo viajar por el universo a una velocidad inimaginable, en una trayectoria fija, sino que nos permitirá también, gracias a la energía que podrá obtenerse del espacio, tener autonomía y mantenernos durante largos períodos con un consumo mínimo de energía»

Estos aparatos de energía infinita podrían otorgar la independencia energética a la población. Se pueden imaginar construcciones privadas de aparatos, de medidas variables: desde el generador en el jardín, hasta la central con potencia suficiente para iluminar toda una ciudad. Algunos científicos piensan que es el camino a seguir para el futuro. Otros, por el contrario, piensan que «el hecho de dar a la sociedad una energía abundante, barata e inofensiva, sería lo peor que podría ocurrir en el planeta, porque las personas podrían utilizarla con fines no necesariamente positivos».

Reflexionemos un poco en cuanto a los beneficios que pueden aportarnos una energía limpia e infinita: todos los bosques, lagos y océanos dejarían de estar amenazados de ser contaminados con residuos radioactivos, o por petróleo. El aire de las ciudades sería más puro, el ruido incesante de los coches se reduciría. Las industrias emitirían menos productos polucionantes al aire. En resumen, se llegaría a aumentar la vitalidad de las personas, ya que respirarían aire puro, beberían agua descontaminada y se nutrirían con alimentos sanos.

Parte 5: las radiocomunicaciones y la transmisión por ondas

Tesla abrió camino a la transmisión de la energía y de la información, así como a la electrónica moderna.

En la base de todo: la bobinaTesla


Documento n° 7: una bobina Tesla en funcionamiento

Es un transformador de aire con bobinas primarias y secundarias alineadas sobre la resonancia que convierte a las altas frecuencias de las corrientes elevadas de tensiones relativas débiles, en corriente débil de altas tensiones.

Mientras las frecuencias sean elevadas, las corrientes alternativas de las tensiones muy altas se deslizan ampliamente sobre la superficie de la piel, sin causar daños. ¡Los miliamperios que penetran los tejidos nerviosos pueden matar mientras que muchos amperios en la superficie de la piel pueden ser tolerados durante breves instantes!

La bobina de Tesla sirve como dispositivo de producción de altas tensiones. Utilizada en la actualidad de una u otra forma en todo receptor de radio o de televisión; se convertirá muy rápidamente en parte del equipo de todo laboratorio de investigación universitaria.

Su bobina tiene varias aplicaciones médicas. En 1890, se publicó un artículo que otorga valores terapéuticos para el cuerpo humano al calentamiento interno por medio de corrientes de altas frecuencias. Este fenómeno será conocido con el término de diatermia . Los médicos se interesan cada vez más en el oscilador terapéutico de Tesla, una pequeña bobina de Tesla. Vende bobinas médicas a hospitales y laboratorios, lo que le proporciona mucho dinero.

El radar

El radar es el instrumento base de defensa en todos los países modernos del mundo.

Tesla descubre el principio del radar en 1900, lo pone a punto y, a pesar de sus problemas financieros, publica los principios de lo que se convertirá, casi tres décadas después, en el radar.

Funciona como los ultrasonidos de los murciélagos: se envía un rayo concentrado de una corriente de minúsculas cargas eléctricas vibrando a una frecuencia muy grande, para que rebote en el objetivo, luego se recibe de nuevo el rayo y, tras analizarlo, se obtiene una imagen del objetivo.

Quince años después de la descripción del radar por Tesla, equipos de investigadores americanos y franceses trabajan paralelamente sin descanso para poner a punto un sistema de funcionamiento según sus principios. En 1934, un equipo francés pone a punto e instala el radar en barcos y en estaciones terrestres, utilizando aparatos concebidos precisamente según los principios enunciados por Tesla. El radar fue de gran ayuda a los ingleses durante la segunda Guerra Mundial para prevenir los ataques aéreos de los alemanes.

Los robots teledirigidos

Documento n° 8:
una nave teledirigida

Tesla sentó las bases de los tele-automatismos. Concibió que un día se podrían dirigir vehículos a centenares de kilómetros sin que estuvieran tripulados, utilizando la telegrafía sin hilos. Creó naves-robot teledigiridas, una de las cuales era sumergible.

Sus patentes de 1895 contienen en realidad las especificaciones de un barco torpedero no tripulado, equipado con seis torpedos de 4,30 metros. Afirma que un reducido número de estos ingenios basta para ” atacar y derrotar a toda una armada en una hora, y sin que el enemigo pueda nunca localizar ni identificar la potencia que le ha destruido “. Pero las ideas de Tesla se hallan demasiado avanzadas para la época, y los responsables de la defensa americana consideran su proyecto como un sueño irrealizable, que califican como experimento de laboratorio.

Documento n° 9 :una nave teledirigida

Tesla, que tanto trabajó para inaugurar la era de la automatización, siente que está en un mundo que no está claramente preparado.

Sus investigaciones le impulsan especialmente hacia algunas bases de la informática: los inventores que en la segunda mitad del siglo veinte querían registrar patentes en el terreno informático se dieron cuenta de que Tesla les había precedido. ” Me sorprende la repugnancia que manifiestan las personas que trabajan en el campo de los ordenadores en reconocer la prioridad de Tesla, mientras que   la Sra.   Brattain, Bardeen y Schockley han sido cubiertos de honores por la invención del transistor, que ha hecho de las calculadoras electrónicas una realidad física “.

Radio y telecomunicaciones

En 1893 Tesla dio un nuevo paso por el progreso de la ciencia describiendo con detalle los principios de la emisión de radio. En Saint-Louis, realizó la primera demostración pública de comunicación por radio, hecho que generalmente se atribuye a Marconi en 1895. Lo que siguió fue una encarnizada competición entre los dos hombres.


Documento n° 10: su primer aparato de radio

Marconi llega a Londres con un receptor TSF. Su aparato es idéntico al que Tesla describió en 1893. Marconi niega haber tenido conocimiento del sistema de Tesla, pero el servicio encargado de examinar las solicitudes de patentes en Estados Unidos rechazará esta inverosímil negativa. Marconi transmitió el 12 de diciembre de 1901 la letra S a través del océano Atlántico. La prensa mundial se hace eco de la noticia. En realidad, utilizó la patente básica de Tesla (n°645.576), solicitada en 1897 y homologada el   20 de marzo de 1900. También ha utilizado 17 de sus otras patentes. Pero en 1943 se acabó la confusión: la corte suprema de Estados Unidos estableció que Tesla era el autor del descubrimiento inicial de la radio, injustamente atribuido a Marconi. Esta información todavía no se ha incorporado a las enciclopedias pero los ingenieros de radio concuerdan en decir que es Tesla quien se halla en el origen de la radio.

Fueron numerosos los que, a continuación, iban a utilizar las patentes de Tesla para desarrollar la radio comercial.

Gracias a su potente receptor de radio escucha extraños sonidos rítmicos. De hecho parece ser que escuchó ondas de radio emitidas por las estrellas. Será preciso esperar a 1920 para que los astrónomos aíslen de nuevo estas señales, conocidas como ondas cósmicas. Hoy en día la escucha de las estrellas es una práctica corriente.

El   proyecto de radiodifusión mundial

Tesla no abandonará nunca la idea de una red mundial de telecomunicaciones. Sabe sin embargo que su época no está todavía preparada, y que la financiación es un problema insuperable: «la Humanidad no ha logrado un estadio suficientemente avanzado para dejarse arrastrar de buen grado por el instinto agudo del descubridor»

Tesla construye la torre de Wardenclyffe que pretender ser un centro mundial de radiodifusión disponiendo de todos los servicios que hoy en día se utilizan: interconexiones telefónicas, sincronización de husos horarios, difusión de boletines de informaciones sobre la marcha de la Bolsa, receptores de bolsillo, redes de comunicaciones privadas. Habla de ello como de un sistema mundial de transmisión de informaciones.


Documento n° 11: el proyecto de la torre de Wardenclyffe

Parte 6: La transmisión de energía y la utilización de las
ondas de alta y baja frecuencia

Introducción

En 1899, Tesla se retira a las montañas de Colorado Springs para experimentar con las ondas electromagnéticas. Construye un laboratorio de alta tensión, de gran altura que rodea la más grande de las bobinas Tesla del mundo. Sus investigaciones sobrepasan a todas las realizadas sobre electromagnetismo, «sus experiencias presentan una sorprendente similitud con los trabajos más tardíos en materia de comunicaciones a muy bajas frecuencias».

En el transcurso de sus múltiples estancias en su laboratorio, consigue concebir un sistema de transmisión de energía sin hilos, y descubre el fenómeno de las ondas estacionarias. Veremos a continuación cuáles son las aplicaciones de las invenciones y descubrimientos de Tesla.

Transmisión de energía sin hilos

Durante una conferencia, Tesla anuncia que puede ver realizado su sueño más querido: la transmisión de energía sin ningún cable de conexión.


Documento n° 12 :
Un ejemplo de transmisión de energía

Tesla no sólo cree que el globo es un buen conductor, sino que las altas capas de la atmósfera son conductoras, y que están situadas a altitudes muy moderadas fácilmente accesibles, constituyendo una vía conductora perfecta. Así pues, piensa probar que se pueden transmitir grandes cantidades de energía eléctrica hacia las capas superiores de la atmósfera, a no importa qué distancia.

Además del proyecto de radiocomunicaciones, que pensaba poner en marcha con la torre de   Wardenclyffe, quiere establecer un sistema de transmisión de energía sin hilos. Con ello se dispondría de energía eléctrica en cualquier punto del planeta. Es precisamente con este proyecto que Morgan, el acreedor de Tesla   por aquel entonces, no estaba de acuerdo. Morgan decidió retirar su apoyo financiero. La excusa era: «si todos pueden obtener energía, ¿dónde colocamos el contador?». Fue destruida en 1917.

Algunos de sus experimentos en Colorado Springs son explicados por periodistas. Según ellos, Tesla consiguió encender 200 lámparas incandescentes de 50 vatios a 42 Km. de distancia.

Si este procedimiento llega a instalarse en el mundo un día,   “provocará una revolución industrial de una amplitud inigualada”.


Documento n° 13: analogía sobre el principio de la transmisión de energía sin hilos

Descubrimiento de la onda estacionaria

El 3 de julio de 1899 es el día que Tesla descubre el fenómeno de las ondas estacionarias. He aquí las observaciones que le permitieron deducir la existencia de este fenómeno.

En Colorado, se pueden observar regularmente numerosas descargas naturales de relámpagos. Ese 3 de julio observó que a veces sus aparatos reaccionaban más fuerte a las descargas muy lejanas que a las más cercanas. Estalla una violenta tormenta: las señales se intensificaron, luego después de haber pasado por un máximo, decrecen para acabar cesando. Tesla ha observado este fenómeno a intervalos regulares. Luego la tempestad se desplaza. El se encuentra a 300 Km. y este fenómeno continúa manifestándose con una fuerza constante.

También llamada “onda Tesla”, la onda estacionaria, como su nombre indica, no se desplaza, al contrario de las ondas hertzianas. Es adicionando dos ondas hertzianas como se obtiene una onda estacionaria. Si se define un punto del espacio, y una onda pasando por este punto, el punto recorrerá toda la onda y por tanto, el punto y la onda tendrán un movimiento relativo. Si a ello se añaden dos ondas hertzianas de igual frecuencia, se obtiene una onda estacionaria. El punto definido con anterioridad, quedará fijo en relación a la nueva onda así formada.


Documento n° 14


Documento n° 15

Se ve con claridad que la curva negra sólo se desplaza en vertical, y que no tiene movimiento de traslación, mientras que las curvas verde y roja se desplazan horizontalmente.

Explotación de los descubrimientos de Tesla en el terreno de las ondas

Los descubrimientos de Tesla a propósito de las ondas electromagnéticas pueden tener repercusiones importantes para la Humanidad, si son utilizados con fines destructivos. He aquí algunos de los fenómenos que pueden ser provocados con la utilización de ondas electromagnéticas de muy baja frecuencia:

  • Influencia sobre el clima.
  • perturbación de las conexiones por radio, y destrucción de los aparatos electrónicos.
  • interferencias en las ondas emitidas por el cerebro, provocando problemas, zumbidos sonoros.

Veremos cómo estas ondas probablemente son utilizadas por las grandes instituciones gubernamentales para controlar el clima, influir sobre la población y sobre ciertos comportamientos.

La guerra metereológica: el proyecto HAARP

El HAARP es un centro de investigación americano instalado en Alaska, sobre la ionosfera. Las siglas HAARP significan “High-frequency Active Auroral Research” (Investigación de la Aurora Activa de Alta Frecuencia). El HAARP está basado en las investigaciones de Bernard Eastlund , quien a su vez se inspiró en los trabajos Nikola Tesla.

Oficialmente, los científicos de este centro de investigación trabajan sobre un emisor de radio para estudiar la ionosfera.

Oficiosamente, el HAARP quiere sacar partido de la ionosfera para convertirla en un arma de energía. La ionosfera está constituida por partículas ionizadas altamente cargadas de energía. Las investigaciones realizadas durante un siglo por una serie de científicos han puesto en evidencia el hecho que esta “capa energética” que protege a la Tierra podría, con la tecnología adecuada, convertirse en un arma estratégica de capital importancia.

El proyecto estudia un potente dispositivo para emisiones de altas frecuencias, que podría modificar localmente la ionosfera a fin de neutralizar radares y radios. Pero, según un investigador del Ministerio de Defensa, este tipo de emisiones permitiría actuar sobre la formación de fenómenos metereológicos. Es el inicio de la manipulación del clima.

Es un proyecto con un coste anual de 30 millones de dólares, que el ejército americano presente como inocentes investigaciones sobre la ionosfera. Los promotores no escatiman dinero en campañas de relaciones públicas y publicidad para dar seguridad a la opinión pública americana. Sin embargo, es difícil creer que no se trata de un proyecto con fines miliares cuando se sabe que los verdaderos socios capitalistas son la Marina, la Fuerza Aérea, Raython (gigante americano de armamento) y el Ministerio de Defensa.

Algunas instituciones europeas están inquieras y piden “que se establezca un acuerdo internacional para prohibir a escala mundial cualquier desarrollo y despliegue de armas que podría abrir la puerta a toda forma de manipulación del hombre “. Consideran que “el proyecto HAARP, en razón de su impacto general sobre el medio ambiente, es un problema de alcance mundial “.

La guerra invisible de las ondas

La investigación en este terreno es una preocupación importante, antigua y permanente de los militares. Estas formidables armas llevan desarrollándose desde hace varios decenios, en particular en laboratorios americanos y rusos. Las armas electromagnéticas son desarrolladas en el marco de inquietantes colaboraciones entre el Ministerio de Defensa, y el de Justicia. Existe un tipo de arma muy interesante: las armas de baja y de muy baja frecuencia. Es la tecnología ELF (Extremely Low Frequencies).

La frecuencia de resonancia de la ionosfera es casi idéntica a la del cerebro humano. La ionosfera es pues una onda portadora perfecta a partir de la cual se puede alcanzar al cerebro, sin cambiar la frecuencia de emisión. Es el lazo entre la esfera electromagnética de la Tierra y las frecuencias de resonancias del cerebro lo que forma la base de las armas estratégicas.

En el transcurso del siglo XX, se pueden distinguir algunas utilizaciones de estas ondas. De forma general, son utilizadas para enfríar los ardores de asociación o de órganos políticos y sindicales considerados demasiado militantes por ciertos dirigentes. He aquí un inventario:

  • 1962: la señal de Moscú: las autoridades americanas constataron que el personal de su embajada en Moscú estaba expuesto a niveles elevados de radiación electromagnética. Se precisaron años para darse cuenta de que los soviéticos buscaban inducir efectos biológicos, psicológicos y fisiológicos.
  • 1983-84: los soviéticos querían utilizarlas contra las fuerzas rebeldes afganas.
  • 1987: «un tipo de arma radicalmente nuevo, capaz de degradar los sistemas electrónicos o pudiendo ser utilizada en modo antipersonal» (informe del Ministerio de Defensa americano).
  • 1989: Boris Eltsin reconocía que en su tiempo la KGB había estudiado el recurso de las emisiones ELF para matar a distancia por paro de la función cardíaca.
  • 1996: aparición de un artículo del Comité Científico Consejero de la Fuerza Aérea de EE.UU.: «se puede contemplar el desarrollo de fuentes de energías electromagnéticas, cuya señal puede ser pulsada, puesta en forma y dirigida, que podrían acoplarse con el cuerpo humano de manera que impidiera los movimientos musculares voluntarios y el control de las emociones (y las acciones), adormecer, transmitir sugestiones, interferir con la memoria a corto y largo plazo, producir adquisiciones de experiencias o borrar las experiencias adquiridas»

Efectos de estas ondas sobre el cuerpo humano

A principio de los años 60, el Profesor Herbert König, puso de relieve un cierto número de efectos de las frecuencias bajas y muy bajas. En los años 70, el ejército americano dirigió secretamente programas de investigación sobre estos efectos. Confirmaron la realidad de los terribles efectos inducidos por estos campos, es decir, problemas cardíacos, la alteración de reflejos, un estado de aturdimiento. Una irradiación crónica o continua puede hallarse en el origen de las tendencias depresivas, los problemas de memoria, las afecciones cutáneas, las hemorragias oculares e incluso los cánceres.

Daniel Depris, físico, da algunas explicaciones: «el componente magnético de las radiaciones [.] puede modificar el proceso físico-químico que rige el metabolismo endocriniano, particularmente a nivel de la glándula tiroides».

También se ha podido constatar la publicación de un memorando titulado «Adiestramiento biológico del cerebro por radiaciones de baja frecuencia», redactado para la NASA.

Ejemplo de utilización de estas armas psicotrónicas en tiempo de guerra

El principio de utilización es sencillo: con estas armas, es fácil privar de la conciencia de vigilia a todo soldado que ataca, y quitarle toda agresividad.

La revista 2000 , n°97, de diciembre 93, indicaba a propósito de las armas psicotrónicas:

«¿Se acuerdan ustedes de las imágenes de la Guerra del Golfo, cuando millares de soldados iraquíes salieron de sus trincheras rindiéndose? Se rindieron incluso a los periodistas, a los que tomaron por soldados, y fueron la presa bienvenida de los cañones de la artillería americana, a pesar de que habían enarbolado bandera blanca. Cada vez más y más expertos militares se han convencido de que no fue el insuficiente reabastecimiento de las tropas de Saddam Hussein lo que provocó esta rendición repentina y masiva, sino que fueron las armas psicotrónicas de Estados Unidos».

Se puede asistir a la puesta a punto de un arma capaz de paralizar al enemigo. Con este tipo de arma, el primer objetivo es cortar los sistemas electrónicos enemigos. Otros artilugios producen ultrasonidos, ondas de sonidos ELF, que provocan náuseas, vómitos, y perturban completamente el sentido de la orientación de las personas alcanzadas.

Las armas de «energía dirigida»

Tesla había escrito su teoría sobre las armas de energía dirigida antes del inicio del siglo veinte. Su famoso «rayo de la muerte», pensaba, instalaría la paz en la Tierra porque podría destruir ciudades enteras en todo el mundo, e instantáneamente.

Tesla anunció: «Mi dispositivo proyecta partículas de dimensión relativamente grande o, por el contrario, microscópica, permitiéndonos transmitir sobre una pequeña superficie, a gran distancia, una energía trillones de veces superior a la de cualquier otro rayo».


Documento n° 16: «el rayo de la muerte»

Conclusión

Nikola Tesla trabajó durante toda su vida para la ciencia, para el avance del conocimiento y de las técnicas. Toda su vida estuvo dedicada al estudio de la electricidad y del magnetismo, así como a sus posibles aplicaciones que, en gran parte se utilizan en nuestra sociedad moderna.

En su muerte, llegaron mensajes del mundo entero, deplorando la pérdida de un gran genio. Tres laureados con el Premio Nobel, Millikan, Compton, y James Frank, le dedicaron un último homenaje: «uno de los espíritus más extraordinarios del mundo, que ha mostrado el camino de importantes desarrollos técnicos de la era moderna».

Es difícil encontrar otro hombre cuyas visiones e invenciones hayan tenido tantas repercusiones directas como las de Nikola Tesla sobre el estilo de vida de todas las poblaciones de los países industrializados. Como bien dijo B.A. Behrend, presidente del Instituto Americano de Ingenieros Eléctricos: «Si debiéramos tomar y eliminar de nuestro mundo industrial los resultados de los trabajos del señor Tesla, las ruedas de la industria se detendrían, los trenes se inmovilizarían, nuestras ciudades quedarían en la penumbra y nuestras fábricas morirían [.] Su nombre marca una época en el avance de la ciencia eléctrica. De este trabajo surge una revolución.»

Informe del debate

A continuación seguia un debate que no reproducimos aqui. Quienes estén interesados pueden verlo en Onnouscachetout.com

Bibliografía

Libros

  • Coucou c’est Tesla, l’énergie libre , auteurs collectifs internationaux, Editions Felix, 1997.
  • Le livre jaune n°5 , auteurs collectifs internationaux, Editions Felix, 1997.
  • Energie libre et technologies, Jeane Manning, Louise Courteau éditrice, 2001.

Vídeo

  • Cassette vidéo, NikolaTesla, le génie qui éclaire le monde, Editions Felix, 1998.

Revistas

  • Science et Vie , dossier La guerre des ondes , mensuel n°1009, octobre 2001.
  • Sciences et Avenir, dossier Les hérétiques de la science, mensuel, Janvier 2002.
  • Sciences et Avenir, article Gare à l’effet Casimir, mensuel, Décembre 2001.

Sites Internet

En el transcurso de nuestra búsqueda hemos creado un anuario que reúne los enlaces con páginas conteniendo informaciones sobre la energía libre, y sobre una forma de complot que hemos evocado en el curso de nuestra exposición: http://secretlinks.free.fr

Fichas de lecturas

Energie libre et technologies
de Jeane Manning
Último trimestre de 2001, Louise Courteau Editrice

El mundo se encuentra actualmente en una búsqueda puntual de nuevos medios de producción de energía que respeten el medio ambiente. Este libro, aparecido a finales del 2001, fue escrito en este marco, y presenta inventores que están convencidos de que estamos rodeados por un mar de energía, con la cual podemos conectarnos. He escogido este libro porque aborda ampliamente la noción de energía del vacío, llamada energía libre, que hemos detallado en nuestra exposición.

Jeane Manning   es una periodista independiente que desde 1981 viaja a través de América del Norte y de Europa, para dar a conocer las tecnologías en nuevas energías. Sus artículos y ensayos han sido publicados en numerosas revistas especializadas.

El libro empieza presentando los fundamentos de la nueva energía. La parte histórica de la nueva energía aparece narrada, y presenta a aquellas personas del pasado cuyos trabajos se anticiparon a su tiempo. Nikola Tesla   está incluso considerado como el padre de la energía libre.

La segunda parte analiza de cerca la energía del espacio, la física subyacente, y se asoma hacia algunos inventores que han conseguido captarla. Se presentan numerosas máquinas y procedimientos, explicados en términos técnicos.

La siguiente parte explora las demás tecnologías de nueva energía, como la fusión fría y la tecnología térmica. Se presentan nuevos medios de producción de energía: energía hidráulica, energía solar, energía térmica. Pero los procedimientos que ponen en marcha estas energías más convencionales son completamente revolucionarios.

Como conclusión, la autora trata los problemas y ventajas relacionadas con el desarrollo de las nuevas energías. Se pregunta cómo puede pasar la sociedad de una economía basada en las energías fósiles, a una economía basada en las nuevas energías. Los científicos e inventores se ven obstaculizados, esencialmente por las persecuciones relativas a la puesta en el mercado de sus inventos. El poder de ver un día aparecer en el mercado máquinas de energía libre está en nuestras manos.

La primera frase que se lee en el prefacio, escrito por el Dr. Brian O’Leary, físico y antiguo astrónomo, dice: «Éste podría ser uno de los libros más importantes que jamás hayan leído». Hay que decir que este libro presenta informaciones fuera de lo común, que no pueden dejarnos indiferentes.

Este libro es un homenaje a todos los inventores y científicos que fueron pioneros en el escenario de las nuevas energías. Estas energías son infinitas y están en armonía con la naturaleza. Sigue los pasos de la vida de numerosos inventores, que se dedicaron plenamente a la investigación de nuevos equipamientos, sacrificando casi sus vidas en aras de la ciencia.

Fueron víctimas de persecuciones, y algunos incluso encontraron en ello la muerte. Es absolutamente necesario que estas informaciones alcancen al gran público para que todo el mundo sepa lo que realmente pasa en relación al sector de las nuevas energías. El “Síndrome de la Represión” se infiltra en cada aspecto de todo desarrollo revolucionario. Es necesario informar al gran público del tema de la existencia de tales medios de producción, y actuar para la puesta en marcha de una economía basada en las nuevas energías.

También me sorprendió mucho ver que tantos inventos que están en armonía con la naturaleza, han sido construidos y funcionan, sin que nadie haya llegado nunca a saberlo. Estas informaciones tan preciosas han sido bien escondidas del gran público. La posibilidad de una independencia total frente a la energía no es ninguna utopía.

Si todos nos tomásemos la molestia de informarnos, y de tomar conciencia de las informaciones que se dan en este libro, la sociedad podría verse inmersa en una transformación sin precedentes.

La guerra de las ondas

Sciences et vie n°1009 – octubre 2001

El artículo trata de la utilización de las ondas en el terreno militar. Estas armas “del futuro” son de energía dirigida, envían ondas electromagnéticas a una dirección precisa. Neutralizan al enemigo, material o humanamente, sin destruir la zona a la que se han apuntado. Se clasifican según la frecuencia de su radiación.

Las armas de frecuencias bajas o muy bajas (ELF Extremely Low Frequencies [0-30Hz ], o SLF – Súper Low Frequencies [30-300Hz]) son producidas gracias a grandes antenas parecidas a relés hertzianos. Son no-ionizantes, y no pueden producir daños celulares. Los estudios demuestran, sin embargo, que engendran problemas cerebrales (interacción con la memoria, alteración de los reflejos y movimientos voluntarios, control de las emociones, problemas cardíacos) ya que tienen frecuencias cercanas a las cerebrales; fueron particularmente utilizadas en 1962: la «Señal de Moscú». No ocasionan daños materiales.

Las armas de microondas (3.1010-3.1013Hz, es decir, una longitud de onda de 10-6m à 1cm) son ionizantes: destruyen los tejidos y calientan las moléculas de agua (principio del horno microondas). Son temibles y pueden alcanzar, a través de gigantescas antenas o de compresores de flujo terrestres (una explosión o una potente fuente de energía crean una fuerte corriente en una bobina de cobre, lo que induce un impulso electromagnético), transportadas por misiles o en el espacio (« Guerra de las Estrellas »), una potencia de algunos miles de millones de Watts, lo que equivale a la explosión de una bomba de hidrógeno (la radiación no tiene la misma frecuencia, pero los efectos son parecidos). Bajo una intensidad tal de microondas, los seres vivos son literalmente cocidos, y todo el material electrónico e informático queda instantáneamente destruido en un amplio perímetro. Se parece a una explosión nuclear, sin el soplo ni la radioactividad (las emisiones electromagnéticas ocupan un lugar importante en la devastación producida por una bomba H). Estas terribles armas ya han sido utilizadas por los soviéticos contra los rebeldes afganos en 1984, y por los americanos durante la operación Tormenta del Desierto, de la Guerra del Golfo, contra los sistemas de defensa antiaéreos y los puestos de mando iraquíes.

También existen las ondas de alta frecuencia, que EE.UU. estudia en el marco del proyecto HAARP. Estas ondas pueden modificar localmente la ionosfera y neutralizar el radar y la radio (que utilizan a la ionosfera como reflector); también podrían influir en el clima y convertrse en terribles armas climáticas.

Podríamos preguntarnos por qué la existencia de armas electromagnéticas, teniendo efectos tan importantes y peligrosos, es tan poco divulgada, tanto por parte de militares como de científicos. Las ondas, invisibles, difícilmente detectables, pasan prácticamente desapercibidas en la panoplia de los miliares, en tanto que pueden ser mucho más destructivas que las armas que el siglo XX nos ha traído: control de personas (bajas frecuencias), mismos efectos que la bomba atómica, sin explosión (microondas), control climático.

Es sorprendente ver que las opiniones de los científicos sobre los efectos de las bajas frecuencias en el hombre se hallan divididas, en tanto que los militares las utilizan desde hace ya tiempo (Señal de Moscú: 1962). Los compresores de flujo y sus microondas son operacionales (Guerra del Golfo: 1991) y sin embargo pocas personas parecen interesarse en sus devastadores efectos. El artículo habla de un “grueso muro de silencio” alrededor de estas investigaciones, lo que redunda en la idea de que las fuerzas armadas y los gobiernos buscan esconder estas armas que pueden hacer actuar a las personas en contra de su voluntad, lo que resulta contrario a los Derechos Humanos, o tener consecuencias terribles, sin que obligatoriamente se pueda conocer el origen (compresores de flujo). Estas armas electromagnéticas tienen apuestas militares, estratégicas y operacionales considerables, y los gobiernos se cuidan muy mucho de divulgar su conocimiento.

Esta idea viene a unirse a la tesis implícita que sostiene nuestro dossier. Algunos descubrimientos o invenciones, algunos hechos, permanecen ocultos a los ojos del gran público por intereses militares, económicos o políticos. Y esto queda claro cuando se desvelan las incoherencias en las informaciones que se nos dan (el “quién” nos las da queda por determinar), por ejemplo sobre los siguientes temas: energía, asesinato de Kennedy, Tesla, atentado al World Trade Center, extraterrestres.

Conclusión General

Esta exposición, mientras la realizábamos, nos ha hecho reflexionar mucho sobre la relación entre la ciencia y el mundo moderno.

Nikola Tesla, que hizo un montón de descubrimientos y que en su época (a principios del siglo XX) era uno de los científicos más reconocidos, ha pasado al olvido y ni siquiera se le menciona en los libros científicos o en los manuales escolares. Las reseñas escritas que hablan de él son escasas; pocos libros lo mencionan, y si lo hacen es de forma sucinta. Por el contrario, en Internet abundan las páginas sobre él, presentándolo como inventor de una máquina que permite crear energía a partir del vacío: la máquina de energía libre. Según esas personas, varias máquinas de este tipo habrían sido construidas y estarían ya funcionando. Afirman,sin embargo, que los lobbies petroleros y algunas instituciones intentan esconder desde hace mucho tiempo esta invención, que permitiría obtener energía gratuita y a voluntad. Una de las hipótesis explicando el olvido en que se ha sumergido a Tesla es la del “complot” contra el conocimiento de este invento, que sería formidable si realmente existiera.

La ausencia de documentos ha sido un obstáculo para la realización de nuestro dossier, pero a base de buscar, principalmente en Internet, hemos conseguido encontrar algunas informaciones. La dificultad que se nos presentó fue la de permanecer objetivos antes algunas páginas que hablaban demasiado a la ligera de “complot”. Lo que es seguro es que ha influido enormemente en el avance tecnológico de nuestro siglo, ya sea por sus inventos (la corriente alterna, las radiocomunicaciones.), ya sea por los principios que ha planteado, que han permitido a otros hacer avanzar a la ciencia (el principio del radar).

Continuamos nuestra búsqueda para ver si así podemos llegar algún día a comprender un poco mejor su obra.

Esperamos que esta exposición despierte la suficiente intriga para que algunas personas tengan la curiosidad de ver por sí mismos que hay algo que no está claro en relación a Nikola Tesla

http://free-news.org/htm/ciencia_oculta-02.htm

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s