Los inversores huyen de Rusia y el rublo sufre una espectacular caída

Estándar

Detrás de esta inestabilidad se encuentra el abaratamiento delpetróleo

La moneda rusa ha roto la barrera de las 100 unidades por euro

Largas colas para comprar muebles o electrodomésticos ante el temor a una escalada de los precios

El rublo sigue su caída libre y ha roto la barrera psicológica de los 100 rublos por euro. Tras una caída de un 10% del valor del rublo el lunes, el Banco Central decidió esta noche subir los tipos de interés en 6,5 puntos: del 10,5% al 17%, en una sola jornada. Se trata de una maniobra que ha repetido en varias ocasiones durante el presente año, con un éxito sólo momentáneo. La moneda nacional ha perdido el 60% de su valor durante este año.

La principal razón de esta caída, según los analistas, es la debacle del precio del petróleo, que es un elemento esencial para la economía rusa. Tan pronto como el precio del crudo se estabilice, el rublo puede recuperarse, pero para entonces los daños pueden ser cuantiosos si la situación se prolonga. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) informó de que su barril de crudo se cotizó el viernes a 58,65 dólares. Es la primera vez que se sitúa por debajo de los 60 dólares en más de un lustro.

Ahora mismo los rusos tienen más difícil que nunca hacerse con productos extranjeros: sus precios se han disparado y en muchos casos ya estaban vetados por las ‘contransanciones’ ideadas por Moscú para responder a las medidas punitivas que le impuso la UE. Hay que tener en cuenta que Rusia compra al extranjero la mitad de la comida que consume.

Largas colas ante el temor a una subida de precios

Pero otro efecto está siendo la incertidumbre. “Estoy en una cola hasta las dos de la mañana para pagar en las cajas de Ikea”, lamentaba Natalia, una moscovita que osó ayer acudir a estos grandes almacenes suecos dos días antes de una prevista subida de precios. Los rusos se apresuran a comprar lavadoras o televisiones. Y el acceso a la vivienda está mucho peor que el año pasado. “El casero ya está nervioso, quiere subirnos el alquiler una vez más”, relata Ania, que trabaja para una multinacional en la capital rusa. La población repite los mismos tics de la hiperinflación de los noventa.

Los vendedores también se han visto afectados por este miedo a la depreciación y están volviendo a la práctica de la década de los noventa, fijando en moneda extranjera (dólares o euros) los precios de los artículos, una práctica que está perseguida por la ley. En algunas etiquetas se lee un precio en “unidades condicionales”, que es una manera de referirse a una moneda distinta del rublo.

La pregunta que atormentaba esta mañana a las casas de cambio era si se rompería el techo de los 100 rublos por euro, algo para lo que no están preparados ni los marcadores electrónicos de las casas de cambio. Ahora que el rublo ha superado esta barrera psicológica algunos bancos rusos se plantean la posibilidad de sustituir los carteles electrónicos de cuatro dígitos por los de cinco en sus casas de cambio.

Según el diario ‘Izvestia’, varios bancos moscovitas buscan una solución porque tienen solo cuatro dígitos y por lo tanto son incapaces de mostrar una cotización igual o superior a 100 rublos. Otra opción, relataba la agencia RIA Novosti, consiste en mover el separador decimal pero en este caso los bancos tendrán que redondear el cambio hasta las décimas del rublo. La propia reprogramación del cartel supondrá gastos y problemas logísticos.

Fuente: El Mundo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s