Archivo de la categoría: Revolución

Por el reconocimiento de los derechos de los asistemas.

Estándar

“Es curioso que, en los tiempos pasados, una pareja de amantes tuvieran total libertad para impedir el nacimiento de una criatura que había sido concebida ya en el vientre materno, o para separarse, cuando habían dejado ya de amarse, y no tuvieran la misma posibilidad para emanciparse de un ente no humano (ni siquiera natural) en el que no creían, como era el sistema, quedándoles como única alternativa el vagabundeo y la mendicidad, lo cual tampoco les garantizaba una independencia total con respecto a aquél.” (Reflexión futurista)

Igual que, en su día, los ateos exigieron que su derecho a no creer en Dios fuera respetado por aquellos que sí creían, actualmente, se hace necesaria la elaboración de un manifiesto que exija el respeto hacia aquellos que han dejado de creer en la necesidad de un sistema político, económico o social que les tutele (y su derecho a obrar en consecuencia); un Manifiesto Asistema que les proteja frente a la ira y el fanatismo de los fieles sistemáticos.

Igual que un ateo, un asistema no pretende convencer a nadie de sus creencias (o mejor dicho, de sus no creencias). Igual que un ateo no exige que la gente creyente deje de profesar sus cultos religiosos, un asistema no exige que la gente, que no quiera, deje de someterse a un determinado sistema, tan sólo reclama el derecho, de quien lo desee, a poder emanciparse de él. Desgraciadamente, igual que ayer los ateos fueron considerados como herejes, de igual modo hoy, los asistemas sufren el mismo cruel destino por culpa del fanatismo y la intolerancia dominante.

Para un asistema, la vida en los tiempos actuales es tan difícil (o más) a como lo fuera para un ateo en los tiempos de la Inquisición, pues, al igual que éste debía, entonces, hacer profesión de una fe en la que ya no creía si no quería ser condenado a la hoguera, un asistema se ve obligado a hacer mil cosas diferentes por un sistema en el que ya no cree, si no quiere acabar en la cárcel, en el manicomio o apaleado por el fanatizado vulgo sistemático. A las anteriores dificultades se añade la de que un asistema nace en un mundo totalmente sistemático (como un ateo del pasado nacía en un mundo totalmente teocéntrico), lo cual hace que, además de tener que enfrentarse a las dificultades exteriores, deba llevar a cabo una feroz lucha interior, para derribar los prejuicios adquiridos desde su nacimiento.

Lee el resto de esta entrada

¿Sabes cómo desarrollar una mente fuerte?

Estándar

¿Sabes cómo desarrollar una mente fuerte?

Durante todo el tiempo los ejecutivos están preocupados por la fortaleza física y la salud, cuando se llega a esto, la fortaleza mental puede significar aún más. En particular, para los emprendedores, numerosos artículos hablan sobre las características esenciales de la fortaleza mental: tenacidad, optimismo, y una habilidad infalible. Sin embargo, también podemos definir la fortaleza mental mediante la identificación de las cosas que los individuos mentalmente fuertes no hacen. El fin de semana, me quedé impresionada por esta lista compilada por Amy Morin, una psicoterapeuta y trabajadora social clínica, que la ha compartido en Lifehack.

1. Perder el tiempo sintiendo lástima por sí mismos:

No ves a las personas mentalmente fuertes sentir lástima por sus circunstancias o por la forma en que han sido maltratados. Ellos han aprendido a asumir la responsabilidad de sus acciones y resultados y tienen una comprensión innata del hecho de que con frecuencia la vida no es justa. Son capaces de salir de circunstancias difíciles con la auto conciencia y gratitud por las lecciones aprendidas. Cuando una situación termina mal, responden con frases tales como “Oh , bien”. O tal vez, simplemente con un, ” ¡Siguiente! “.

2. Regalar su energía:

Las personas mentalmente fuertes evitan dar a otros el poder de hacerles sentir inferiores o malos. Ellos entienden que tienen el control de sus acciones y emociones. Ellos saben que su fortaleza está en su capacidad para gestionar la forma en la que responden.

3. Rehuir el Cambio:

Las personas mentalmente fuertes aceptan el cambio y dan la bienvenida al desafío. Su mayor “miedo”, si lo tienen, no es lo desconocido, sino caer en la autocomplacencia y estancarse. Un entorno de cambio e incluso la incertidumbre pueden energizar a una persona mentalmente fuerte y actuar de la mejor manera posible.

4. Desperdiciar su energía en cosas que no pueden controlar:

Las personas mentalmente fuertes no se quejan por el tráfico, por el equipaje perdido o, especialmente, acerca de otras personas, ya que reconocen que todos estos factores están en general fuera de su control. En una situación mala, reconocen que la única cosa que siempre se puede controlar es su propia respuesta y la actitud y usan bien estos atributos.

5. Preocuparse por agradar a los demás:

¿Conoces a algunas personas que agradan? O, por el contrario, ¿a personas que se dedican a desagradar a los demás como una forma de reforzar una imagen de fortaleza? Ni una ni otra posición es buena. Una persona mentalmente fuerte se esfuerza por ser amable y por complacer a los demás, pero también no tiene miedo de hablar alto. Son capaces de soportar la posibilidad de que alguien se enfade y lidiarán con la situación, siempre que sea posible, con gracia.

6. Tener miedo a tomar riesgos calculados:

Una persona mentalmente fuerte está dispuesta a asumir riesgos calculados. Esto es una cosa totalmente diferente de saltar de cabeza sobre riesgos estúpidos. Pero con fortaleza mental, un individuo puede sopesar los riesgos y beneficios a fondo y se evaluarán plenamente las desventajas potenciales e incluso los peores escenarios antes de tomar acción.

7. Vivir en el pasado:

Hay fortaleza en reconocer el pasado y, especialmente, en el reconocimiento de las cosas aprendidas de experiencias pasadas, una persona mentalmente fuerte es capaz de evitar llenar con lodo su energía mental en decepciones pasadas o en las fantasías de los “días de gloria” pasados. Ellos invierten la mayor parte de su energía en la creación de un presente y un futuro óptimo.

8. Cometer los mismos errores una y otra vez:

Todos sabemos la definición de locura, ¿verdad? Es cuando tomamos las mismas acciones una y otra vez, con la esperanza de un resultado diferente y mejor del que hemos llegado antes.

Una persona mentalmente fuerte acepta toda la responsabilidad por el comportamiento pasado y está dispuesto a aprender de los errores. Las investigaciones muestran que la capacidad de ser auto-reflexivo de una manera precisa y productiva es una de las mayores fortalezas de los ejecutivos y empresarios con un éxito espectacular.

9. Estar resentido por el éxito de la gente:

Se necesita fortaleza de carácter para sentir auténtica alegría y emoción por el éxito de los demás. Las personas mentalmente fuertes tienen esta capacidad. Ellos no se ponen celosos o resentidos cuando otros tienen éxito (aunque pueden tomar los primeros apuntes sobre lo que hizo el individuo bien). Ellos están dispuestos a trabajar duro para sus propias posibilidades de éxito, sin depender de los atajos.

10. Abandonar después de un error:

Cada fracaso es una oportunidad para mejorar. Incluso los más grandes empresarios están dispuestos a admitir que sus primeros esfuerzos, invariablemente, trajeron muchos fracasos. Las personas mentalmente fuertes están dispuestos a fracasar una y otra vez, si es necesario, siempre y cuando la experiencia de aprendizaje de cada “fracaso” pueda acercarlos más a sus objetivos finales.

11. Temer estar tiempo a solas:

Las personas mentalmente fuertes disfrutan e incluso guardan como un tesoro el tiempo que pasan solos. Usan su tiempo de inactividad para reflexionar, planificar y para ser productivos. Lo más importante es que no dependen de otros para aumentar su felicidad y los estados de ánimo. Pueden ser felices con los demás y también pueden ser felices solas.

12. Sentir que el mundo les debe algo:

Especialmente en la economía actual, los ejecutivos y empleados de todos los niveles están ganando reconociendo que el mundo no les debe un sueldo, un paquete de beneficios y una vida cómoda, sin tener en cuenta su preparación y educación. Las personas mentalmente fuertes entran en el mundo preparadas para trabajar y tener éxito por sus méritos , en todas las fases del juego.

13. Esperar resultados inmediatos:

Ya se trate de un plan de entrenamiento, un régimen alimenticio o de empezar un negocio, las personas mentalmente fuertes están “en el largo plazo”. Saben que no deben esperar resultados inmediatos. Aplican su energía y tiempo en dosis medidas y celebran cada hito y el incremento del éxito en el camino. Y entienden que los cambios verdaderos toman tiempo.