Archivo de la categoría: Dinero

Exjurista del Banco Mundial revela cómo la élite domina el mundo

Estándar
Exjurista del Banco Mundial revela cómo la élite domina el mundo
Karen Hudes, exsoplona del Banco Mundial, despedida por haber revelado información sobre la corrupción en el banco, explicó con detalle los mecanismos bancarios para dominar nuestro planeta.

Karen Hudes es graduada de la escuela de Derecho de Yale y trabajó en el departamento jurídico del Banco Mundial durante 20 años. En calidad de ‘asesora jurídica superior’, tuvo suficiente información para obtener una visión global de cómo la élite domina al mundo. De este modo, lo que cuenta no es una ‘teoría de la conspiración’ más.
De acuerdo con la especialista, citada por el portal Exposing The Realities, la élite usa un núcleo hermético de instituciones financieras y gigantes corporaciones para dominar el planeta.
Citando un explosivo estudio suizo de 2011 publicado en la revista ‘Plos One’ sobre la “red de control corporativo global”, Hudes señaló que un pequeño grupo de entidades, en su mayoría instituciones financieras y bancos centrales, ejercen una enorme influencia sobre la economía internacional entre bambalinas. “Lo que realmente está sucediendo es que los recursos del mundo están siendo dominados por este grupo”, explicó la experta con 20 años de antigüedad en el Banco Mundial, y agregó que los “capturadores del poder corruptos” han logrado dominar los medios de comunicación también. “Se les está permitido hacerlo”, aseguró.
El estudio suizo que mencionó Hudes fue llevado a cabo por un equipo del Instituto Federal Suizo de Tecnología de Zúrich. Los investigadores estudiaron las relaciones entre 37 millones de empresas e inversores de todo el mundo y descubrieron que existe una “superentidad” de 147 megacorporaciones muy unidas y que controlan el 40% de toda la economía mundial.

La crisis y la Era Tecnotrónica

Estándar

La dramática crisis económica, el caos social, el fin de muchos “derechos” históricamente conquistados, la convenientemente aireada podredumbre del sistema capitalista, los conflictos bélicos, y muchas otros fenómenos bombardean nuestra mente a diario. La confusión es el elemento dominante de manera que no acertamos en atisbar cuál podría ser el verdadero trasfondo de todo ésto. Incitados por el incipiente, y no menos poderoso, brazo alternativo (o “conspiranoico”) del sistema, muchos se lo hemos atribuido al New World Order, al sionismo, a las élites financieras, etc. Y a pesar de las innumerables evidencias que les involucran de una manera u otra, éstos en realidad tan sõlo constituyen “un instrumento” y “un elemento ejecutor” para “algunos” cuyo transfondo permanece oculto como un ente completo (no se puede componer con las piezas del puzzle que inteligentemente nos revelan). Por tanto, tan sólo podemos percibir el conjunto de una manera borroso e incompleto. Dejemos, pues, las gran incógnita del “quién” para algún tiempo futuro.

De entre muchos posibles trasfondos para explicar este caos, todos tienen un elemento en común: el control del ser humano. Se está iniciando el anhelado regreso a un pasado de esclavitud generalizada? El incremento de la población mundial llevó a un momento crítico en la historia en la que la esclavitud forzosa no pudo seguir sosteniéndose. El miedo a una rebelión masiva que pudiera acabar con el status quo, probablemente hizo insostenible la aceptación social de la esclavitud por aquellas minorías que la habían practicado. La sucesión de eventos y personalidades como la Revolución Francesa, Charles Darwin y Sigmund Freud en el siglo XIX, y finalmente su sobrino Edward L. Bernays en el XX (designado por algunos como el padre de la manipulación de masas) acabó por culminar con una guinda el pastel llamado control social mediante refuerzo positivo.

Más recientemente,  Zbigniew Brzezinski en su libro “La Era Tecnotrónica”, escribió sobre cómo la globalización y los avances tecnológicos impactarían en la sociedad futura. Para ello escogió una sociedad paradigmática de esta transformación ya en los años 80, Japón, para definirla como una sociedad post-industrial, en la que la tecnología ha suprimido, o dañado seriamente, gran parte de los valores tradicionales mediante una estrategia de aislamiento social. Recordemos en este punto que las relaciones sociales constituyen la fuerza motriz más poderosa de cualquier comunidad. Es por este motivo que el asociacionismo ha sido perseguido por regímenes de diferente naturaleza. Sin relaciones sociales no hay sociedad y tampoco habrá resistencia para una progresiva vuelta a la esclavitud. Esto último ya los estamos viendo en Europa. Millones de personas sobreviven de la caridad del estado o de la comisión europea, de los ahorros, o de algunas formas recuperadas de agrupamkientos familiares. Otras han sido vilipendiadas por los bancos y entidades financieras, cuando no por el propio estado. Sin embargo en la aislada y alienada sociedad europea, no ha habido cualquier atisbo de resistencia espontánea. Tan sólo hemos asistido a una pseudo-resistencia FINANCIADA por el propio sistema que ha acabado por emplear metodos radícales para demonizar cualquier otro movimiento genuino.

Las reformas legales que se están introduciendo en las naciones europeas están intentando legitimar las condiciones para regresar al pasado. Pero además, los imparables avances tecnológicos facilitarán el control de los futuros esclavos. En nuestra opinión, aquellos que renunciaron en algún momento de la historia al refuerzo negativo se saben poseedores ya de los suficientes recursos tecnológicos y de conocimiento como para empezar a revertir el camino. El New World Order, como tal, es una herramienta para conseguir ese objetivo. La era tecnotrónica permitirá implantar un nuevo orden en el que regresaremos progresivamente a nuestro papel de esclavos (los que sean útiles y sobrevivan).

Pero la cohesión social no es el único objetivo a destruir por los avances tecnológicos. La riqueza acumulada en los años de refuerzo positivo debe ser vilipendiada. Ser esclavo significa tener que trabajar duramente para conseguir la mera subsistencia. Eso implica la ausencia de medios económicos y de apoyos sociales. Una clave para limitar la “libertad económica” del individuo es acabar con el dinero físico. La crisis financiera actual, además de tener muchos otros objetivos, es un acelerador hacia el fin del mismo. La crisis, a pesar de su artificialidad, está acabando con los modelo de negocio y con las relaciones comerciales clásicas. Todos los dias ejemplos en los medios de empresarios tachados de emprendedores, innovadores o pioneros, simplemente porque abren “otra tienda más” en internet.

La estrategia es hacer creer apasionadamente que la solución a la crisis es transformar el modelo comercial tradicional en otro articulado completamente en internet. El éxito de esta estrategia requiere que la crisis económica no haya afectado a ciertas zonas del planeta. De esta manera, a través del acceso a un mercado global a través de internet, se generará un flujo económico que recompense a los “emprendedores” y potencie la ansiada recuperación. Por lo tanto recuperación=digitalización del modelo comercial. Cuando el modelo comercial se haya trasladado a internet de manera masiva (quizá se tarden 10 o 15 años…o quien sabe si no se alcanzará en el próximo lustro), el dinero físico dejará de ser necesario. No será ya muy dificil convencer a las masas de su prescindibilidad (al igual que se hizo con las reservas de oro de las naciones europeas de la zona euro).

En ese momento, la mayor parte de las transacciones se efectuarán de manera virtual y el dinero dejará simplemente de ser necesario. De manera análoga a como nos fué presentado en la película “In Time”, bastará con un dispositivo tecnológico que descuente nuestro dinero virtual (estos dispositivos ya existen en los telepeajes o se podrían implementar en futuros descendientes de los smartphones… por ejemplo, recientemente google creó google-wallet un monedero virtual que se dió a conocer recientemente por la decisión de la aplicación whatsapp que hasta el momento había sido gratuita). En este contexto, aislados mental y físicamente (preparense para el fin del transporte individual que se avecina como consecuencia de la lucha por la protección del planeta), y sin libertades legales ni económica, la tecnología habrá permitido la implementación de un nuevo orden para someter a todas las clases humildes del planeta y se seguirá utilizando para monitorizar que todo continue de la misma manera. Todavía no hemos llegado a ese punto, pero se están dando los pasos básicos decisivos hacia estos objetivos mientras que grandes cortinas de humo políticas, bélicas, etc nublan nuestra visión.

http://www.elblogdeantropofilia.es/?p=2144

La reserva federal,el colapso y el sistema económico mundial

Estándar

PARTE 1

Dijo una vez Henry Ford, fundador de la Ford Motor Company y padre de las cadenas de producción modernas utilizadas para la producción en masa; “Si la gente entendiera cómo funciona nuestro sistema financiero, creo que habría una revolución mañana por la mañana”.

Henry Ford junto a una de las creaciones que le hicieron muchimillonario

No lo dijo ningún telepredicador, ningún lunático ni ningún frikazo con un blog miserable que no llega a las 1000 visitas mensualeslo dijo uno de los empresarios más conocidos y exitosos de todos los tiempos. La gran duda que surge ante una afirmación tan grave es ¿que hay de verdad en lo que afirma Henry Ford?. La verdad, como bien dice Ford, justificaría la mayor revolución de nuestra historia, y vamos a ver por qué.

Para entender todo este sistema, primero tenemos que remontarnos a la Inglaterra del Siglo XVI para saber el origen de los billetes, ese papelito por el que nos matamos a trabajar y que cada vez podemos hacer menos cosas con él.

No están fumando heroína no, son orfebreros haciendo orfebreradas

Por aquellos tiempos, los orfebres (las personas que trabajan el oro) fabricaban las monedas de oro que se utilizaban en el comercio por toda Europa. Para guardar el oro que ganaba por su trabajo, el orfebre mandaba construir una cámara donde su oro estuviera bien protegido. Cuando la gente se dio cuenta de la importancia de tener el dinero en un lugar seguro, muchos empezaron a pedirle al orfebre si podía guardarles su oro y objetos valiosos. El orfebre accedía a cambio de una comisión por los servicios de custodia.

Lee el resto de esta entrada