Habemus antipapam

Estándar

Ya tenemos nuevo Papa: Jorge Mario Bergoglio. Al final, el Cónclave sólo fue una mera farsa, un teatrillo barato en el que ya se conocía quien sería el nuevo Papa desde que las puertas de la Capilla Sixtina fueron cerradas. No es por casualidad que la “fumata” blanca haya aparecido en la noche romana, haciéndola coincidir con la mañana en América.  Todo estaba preparado y planeado y todos sabían quien sería el nuevo Papa… y es que todo este asunto solo fue un “pequeño” golpe de estado dentro del Vaticano.

 Ya en 2005, informes secretos del gobierno de EE.UU.  veían a Bergoglio como futuro Papa aunque lo habían descartado por ser, precisamente, jesuita. Según estos informes filtrados por WikiLeaks el Papa de Roma debería haber sido Bergoglio en detrimento de Ratzinger, a quien el informe definía, textualmente  como: “… sorprendentemente humilde, espiritual y fácil de manejar. Será un Papa de transición“ . No estaban equivocados. Benedicto XVI fue un simple Papa alternativo mientras se preparaba en Roma el advenimiento de Jorge Mario Bergoglio, y una vez que las tiranteces entre las facciones de poder de la curia vaticana se solucionaron, sacaron al publico los informes deVatiLeaks, obligaron a Ratzinger a dimitir y sentaron a Bergoglio en el trono de Pedro. Como he dicho antes, un “pequeño” golpe de Estado en el seno del Vaticano.

Jorge Mario Bergoglio (Francisco I). Imagen cortesía de vanidades.com

 Existen además varias circunstancias que apuntan a quien realmente esta detrás del escándalo de VatiLeaks sea el propio Bergoglio, quien habría acabado con la vida política de Ratzinger para coronarse como Papa. Y es que las filtraciones de otros secretos vaticanos a la prensa constan en el curriculum de este jesuita argentino. En el año 2008 se produjo en América latina una filtración publica vaticana altamente confidencial. Rogelio Livieres, Obispo de Paraguay, entrega una carta confidencial a Benedicto XVI durante una visita de este. En ella se manifiesta la preocupación de Livieres en lo referente a la situación del nombramiento de nuevos Obispos en Paraguay. Esta carta sellada y entregada al Sumo Pontífice era de contenido exclusivamente secreto y solo el propio Livieres conocía su contenido. Sin embargo, esta carta, fue filtrada a la prensa con la consiguiente desacreditación publica de dicho Obispo; Obispo que, dicho de paso, tampoco era el adalid del progresismo. Informaciones bastante fidedignas acusan directamente a Bergoglio de esta filtración a la prensa ayudándose de su “amigo” y compinche, el sacerdote Pedacchio que, por aquel entonces, era el oficial de la Congregación de los Obispos en Paraguay.

 La dimisión de Ratzinger:

 Mucho se ha especulado sobre los motivos que llevaron a Ratzinger a dimitir aunque, las fuentes mas oficialistas, apuntan a las informaciones filtradas por VatiLeak; un escándalo que salpicaría al Papa Benedicto XVI al hacerse públicos los conocimientos de abusos sexuales por parte de la Legión de Cristo en México, así como el cobrar suculentas primas (hasta de 10.000 €) por una audición papal.

 Y es que Ratizinger se había vuelto molesto para la facción mas ultra-conservadora de la Iglesia. Ratzinger fue nombrado Papa portando consigo la etiqueta de conservador y duro con los postulados mas liberales y reformistas de la Iglesia aunque, poco a poco, fue tomando inclinaciones mas progresistas. Esto, paulatinamente,  le habría convertido en un Papa incomodo dentro de la estructura mas “ultra” de la curia romana.

 Como ejemplo, en 2005, el teólogo Hans Küng (con quien Benedicto había tenido en el pasado varios enfrentamientos por las ideas progresistas de este) afirmo abiertamente que Ratzinger podría llegar a ser el renovador como Papa que no fue como cardenal. Hay que sumarle a esto, ademas, que en 2010 Joseph Ratzinger llegó a legitimar el uso del preservativo en algunos casos puntuales como la prostitución o el SIDA, definiendo el anticonceptivo como: “…la vía a una sexualidad mas humana…”.

 Estos gestos comenzaron a levantar ampollas en los despachos más conservadores del gobierno vaticano . Pero, en 2012, se abriría definitivamente la caja de los truenos cuando Ratzinger se atrevió a tocar algo intocable dentro de la Iglesia: El Banco del Vaticano.

 El jueves 24 de mayo de 2012 fue expulsado del Banco Vaticano Ettori Gotti Tedeschi por sus continuas y amplias irregularidades en la gestión de dicho Banco. La expulsión de este economista de 67 años y muy cercano al Opus Dei fue promovida por el propio Benedicto XVI. Con ello, Joseph Ratzinger estaba sellando su propia tumba política.

 No es casualidad que, al día siguiente (obraron muy rápido) , el viernes 25 de mayo de 2012, explota el escándalo de VatiLeaks con la detención, por parte de la gendarmería italiana, de quien había sido mayordomo de Benedicto XVI y la publicación del libro donde se denunciaban los abusos de poder papal y el trafico de influencias bajo el protectorado del propio Ratzinger, quien llegó a afirmar sentirse traicionado y se comparó con Jesucristo, vendido a las autoridades judías por treinta monedas de plata… ¿Fue Bergoglio el “Judas” de Ratzinger?

 Desde ese mismo instante la cúpula vaticana ya tenia claro que se le había obligado dimitir y ya se comenzó a conspirar sobre quien debería ser el nuevo Sumo Pontífice. Bergoglio había sido el elegido, el mismo personaje que, presuntamente, filtró los documentos secretos vaticanos a la prensa.

Joseph Ratzinger. Imagen cortesía de epistheme-tonydemoya.blogspot.com

 Bergoglio, el AntiPapa:

 Por primera vez en la historia de la Iglesia moderna conviven dos Papas. En un acto de profunda hipocresía,  el primer acto que el nuevo Pontífice Francisco I hace, es dedicar una oración a quien fue su antecesor y el mismo derrocó.

Ahora llega a la Iglesia un hombre del ala dura de la misma. Un hombre acusado de la desaparición y el trafico de bebes durante la dictadura de Videla en Argentina, un hombre que colaboro con las dictaduras del país andino, en especial con el almirante Emilio Eduardo Massera.

 Los vínculos de Massera con Bergoglio hay que buscarlos allá por el años 70, cuando Bergoglio militaba en la Guardia de Hierro, una importante organización conservadora de la época de Juan Domingo Perón formada por 15.000 militantes adoctrinados en la mas dura ortodoxia derechista y que posteriormente colaboraró con la apropiación de los bienes de los desaparecidos del régimen. Dicha organización se autodisolvió oficialmente en 1974, aunque se siguió manteniendo en la clandestinidad gracias a Bergoglio, convirtiendola luego en fiel cooperante de Massera.

 En 1973 Bergoglio fue designado provincial de la Compañía de Jesús (Jesuitas) y sus planes en la misma eran claros. Se conserva un archivo de la Cancillería en el que se dice, textualmente, que el propósito de Bergoglio era limpiar la Compañía de Jesús “de zurdos”.

 Y no solo eso, Bergoglio fue acusado por otros compañeros sacerdotes de haberles acusado ante la dictadura militar de realizar acciones y manifestaciones contra el régimen e incluso, en algunos casos, se le acuso de haber participado en la sombra en la detención y puesta en prisión de algunos de ellos.

 En un libro publicado en 1986 llamado “Iglesia y dictadura“  y escrito por Emilio Mignone se acusa abiertamente a Bergoglio de haber colaborado estrechamente con el régimen de Videla y Massera. El autor defiende a esta asociación como una “siniestra complicidad” entre Iglesia y militares que “…se encargaron de cumplir la tarea sucia de limpiar el patio interior de la Iglesia con la aquiescencia de los prelados”.

 Como último ejemplo, cabe destacar que Bergoglio fue uno de los que apoyaron fervientemente el nombramiento de Massera como “doctor honris causa” de la Usal el 25 de noviembre de 1977 donde nuestro actual Papa se encontraba entre los presentes jaleando cada una de las consignas que Massera pronunciaba.

Bergoglio (Francisco I) dandole la comunión a Jorge Rafael Videla. Imagen cortesía de codigosecretos.com.ar

 Conclusiones:

No quisiera extenderme más en este articulo, aunque daría para muchísimo más. Desearía  al final del mismo, hacer un pequeño ejercicio de reflexión y unas pequeñas conclusiones al respecto de todo lo expuesto hasta ahora: un golpe de estado dentro del Vaticano donde se destrona a un Papa que resultó no ser tan duro como la curia esperaba y que se atrevió a “meter las narices” en los asuntos del Banco Vaticano.

 En su lugar, llega ahora Jorge Mario Bergoglio, el que ayer algunos medios calificaban como “el Papa de los pobres” con lo que la Iglesia se vuelve hacia una facción tan dura que no se veía en años. Un personaje tremendamente conservador, misogeno, homofobo, quien probablemente haya sido el “garganta profunda” del caso VatiLeaks, un hombre hipocritamente populista y cargado de buenas palabras (al estilo Perón) pero tremendamente dictatorial, conservador y duro, un hombre que colaboro en su día con la “limpieza” izquierdista dentro y fuera de la Iglesia y de los jesuitas, un hombre que colaboró con el régimen dictatorial de su país y con la logia P2

 No se si Nostradamus tendría razón con sus profecías sobre un “Papa negro”, pero creo que difícilmente se pueda encontrar un personaje más “negro” que este… Prepárense los cristianos a lo que se les viene encima, porque, con este curriculum, solo faltaría a Francisco I reinstaurar el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición en la Iglesia.

 Habemus AntiPapam… ¡que Dios nos asista!

http://www.mundodesconocido.es/habemus-antipapam/

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s